Las esperadas vacaciones con su esposo e hijo se transformaron en un verdadero drama, tras la serie de cancelaciones sufridas por el avance de la pandemia, que la dejaron varada en Colombia, aunque al final pudo volver

El drama de los argentinos para volver al país, en el marco del avance de la pandemia del coronavirus en el mundo, se transformó en moneda corriente en las últimas semanas. Tal es así que Tatiana Perez, una turista que estuvo varada en Colombia, aseguró que la gente “estaba desesperada” por retornar a la Argentina.

Todo comenzó cuando Tatiana viajó con su familia para vacacionar y distenderse en las cálidas tierras colombianas, pero lejos de todo pronóstico, lo que parecía ser unos días de tranquilidad, se transformó en una verdadera odisea que, sostuvo, nunca va a olvidar.

“Llegamos a Cartagena, después de que pasaron dos o tres días me llama una compañera y me dice “mirá que el crucero que vas a tomar se canceló porque cerraron los puertos’”.

“Al otro día me levanto y me cancelaron una excursión por el mismo motivo, y luego tampoco pudimos ir a la playa porque estaba cerrada”, relata Tatiana, quien continuó: “Después de eso, tuve que cancelar la reserva del hotel porque no había playas. Te encerraban en las piletas, lo que no era bueno porque hicieron que los pasajeros queden todos adentro de una pileta”.

Acto seguido, indicó, se decidió “poner una ley seca, nadie podía consumir bebidas alcohólicas, y se separaron los espacios públicos. En las áreas comunes, como la parte del buffet o del desayunador, nos dividieron en dos partes y no podía haber más de 50 personas por sector, y los demás tenían que estar haciendo fila, aunque estábamos todos amontonados también”.

De esta manera, relató que, una vez que le cancelaron el hotel, fue al “aeropuerto a pedir un cambio de fecha, porque me dijeron que lo mejor era que regrese al país”. No obstante, la respuesta le sorprendió. “Fui a LATAM y me querían cobrar 3.600 dólares y, por supuesto, no tenía esa plata. Entonces fui y le dije a Emiliano (su esposo) que nos teníamos que quedar en Colombia, amén de que tuvimos que pagar más noches en Cartagena y seguir gastando más plata. Nos cruzamos más argentinos que le pasaron situaciones similares, muchos que les reprogramaban los vueltos o que se los cancelaban”, explayó.

“Luego, comenzó el cierre de fronteras, cerró primero Lima (Perú), al otro día Chile. Ahí LATAM me manda un mensaje diciéndome que el vuelo tenía una reprogramación. Cuando miro, leo que el vuelo de Bogotá a Chile estaba cancelado y me ofrecían el siguiente vuelo el 25 de marzo volando por Chile. Como ya sabía la situación (del coronavirus), le dije a Emiliano “tenemos que sacar otro vuelo, esto no puede más”.

A todo eso me manda un mensaje una compañera (del trabajo), diciéndome que el gobierno va a decretar una cuarentena oficial en todo el país, le va a pedir a los hoteles qué pasajeros se están quedando y van a tener que quedarse obligatoriamente 15 días allá, con gastos a cargo del pasajero”, añadió.

Y, con la amenaza del Covid-19 a la vuelta de la esquina y la imperiosa necesidad de regresar a su casa, Tatiana tomó la decisión de pagar una considerable suma de dinero para volver. “El vuelo me terminó saliendo 2.200 dólares. Gastamos todos los ahorros que teníamos, si pasaba algo quedábamos a la deriva”, sostuvo la turista.

No obstante, otra vez aparecieron las trabas. “Al otro día me levanto, voy a hacer el check-in para salir al siguiente día, pero cuando lo estoy haciendo dice que el vuelo fue cancelado. Fui al aeropuerto completamente desesperada y les pedí que por favor necesitaba irme, que no la estaba pasando bien, que necesitaba urgentemente volver a la Argentina y que me reubiquen, ya que necesitaba volverme. Las oficinas estaban repletas de personas quejándose, había gente que estaba haciendo fila desde las siete de la mañana hasta las diez de la noche y no los atendían”, lamentó.

Finalmente, logró que le reubicaran el vuelo y, para no quedarse en el aeropuerto por muchas horas, tomó la decisión de gastar lo único que le quedaba en un alojamiento de una noche con el fin “de no estar tan expuestos, en especial por mi hijo (de seis años)”.

“Estuvimos encerrados en una habitación, no teníamos nada, ni una ventana ni aire acondicionado. Mi hijo empezó a estresarse y cuando llegó al aeropuerto vomitó”, rememoró Tatiana, quien al final retornó al país tras siete horas de viaje.

“Llegamos a la Argentina, estaba el aeropuerto desierto, excepto por algunas pocas personas que estaban, literalmente, tapadas. Nos examinaron con unos aparatos para ver la temperatura corporal. Y por suerte, pudimos salir”, afirmó al tiempo que puntualizó: “Vivimos todo esto con mucha angustia y nervios”.

Sin embargo, aún queda una lucha que todavía no terminó. “Estamos tratando de pasar la cuarentena como todos, de hacer pasar el tiempo con el nene, limpiando y acomodando todo para que no haya ningún problema o alguna cosa que se nos esté pasando. La cuarentena la estamos cumpliendo como todo el mundo”, expresó Tatiana, quien concluyó que, más allá de la cuarentena, ella y su familia están “contentos porque estamos mejor que allá”.

ADEMÁS:

Otro aplausazo tronó a lo largo y ancho del país: esta vez fue para pedir conciencia

Habrá una campaña de vacunación antigripal con un esquema de distribución

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados