Los recitales en el Monumental y la construcción de pasos bajo las vías del ferrocarril Mitre vienen con angustia para los vecinos del barrio. Encima, el 13 de diciembre hará un show Madonna.
El próximo recital de Madonna en el estadio Monumental y la construcción de pasos bajo las vías del ferrocarril Mitre vienen con angustia para vecinos de Núñez, que siguen sufriendo rajaduras en sus casas y veredas.

Nadie sabe a ciencia cierta por qué los deterioros se multiplicaron en los últimos años pero todos señalan como gran sospechoso a las vibraciones desde los estadios cercanos en ciertas ocasiones, combinadas con la presencia de al menos dos grandes edificios sobre un suelo que al parecer carece de la resistencia suficiente.

‘Para nosotros está clara la relación directa entre la presencia de esas moles de hormigón y las rajaduras y otros problemas que sufren las casas de la zona”, dijo Gerardo Gómez Coronado, defensor adjunto del pueblo de la Ciudad que recibió denuncias vecinales al respecto.

La preocupación de los vecinos se concentra no sólo en el 13 de diciembre, cuando la “Chica material” haga vibrar a sus seguidores en el estadio “Antonio Liberti”, sino ante cada gol de River de local, cada recital potente en Obras o en el Club Ciudad, y cada martillo neumático que repiquetee sobre el asfalto de la zona.

‘Hay lugares en que los daños son terribles. Las veredas se hunden significativamente, las paredes se rajan. Son casas viejas, pero no debería ocurrir”, dijo Liliana Daloia, propietaria de una fábrica de pastas de Crisólogo Larralde y Grecia.

Daloia integra “Alerta Núñez”, una asociación vecinal que se constituyó para reclamar seguridad y, cuando este problema irrumpió, se hizo cargo.

Hubo casos, como el edificio de Iberá 1599, en que debió actuar la guardia de emergencia porteña para apuntalarlo, ante el riesgo de derrumbe.

La Defensoría del Pueblo constató decenas de daños a lo largo de las calles Montañeses, Arribeños, 11 de Septiembre, Guaira, Iberá y Quesada, en viviendas y calles prácticamente a la sombra de dos grandes torres.

El reclamo y la protesta de los vecinos tuvo cierto eco en el Gobierno de la Ciudad que impuso mayores exigencias a los organizadores de espectáculos en la zona, a las que tuvieron que ajustarse, por ejemplo, las presentaciones de Roger Waters en marzo pasado en River.

También lograron que el gobierno porteño dejara sin efecto la apertura de dos de los seis pasos bajo nivel programados para ese sector de la ciudad, y suspendiera habilitar Libertador para cierto tránsito pesado, pero el problema persiste y no se avizora una salida.

Hay túneles nuevos bajo las vías en Manuela Pedraza y Crisólogo Larralde; está en construcción un tercero en Iberá y en proyecto el cuarto en Congreso. Quedaron suspendidos los de Quesada y General Deheza.

Tras constatar los deterioros, Gómez Coronado solicitó al ministro porteño de Desarrollo Urbano, Daniel Chaín, un estudio de suelos en el polígono comprendido por la avenida Congreso, las vías del Mitre, Crisólogo Larralde y la Avenida del Libertador”.

También le pidió al subsecretario de Emergencias, Néstor Nicolás, que “mantenga seguimiento sobre los inmuebles de la zona” e informe.

El defensor adjunto explicó que hasta el siglo 19, la zona era lecho del río o terreno costero alcanzado por las mareas, y que a medida que se fue secando por obras como el tendido del ferrocarril General Belgrano y el estadio Monumental, fue llenándose de casas modestas de inmigrantes.

Esas viviendas, aunque muchas de ellas autoconstruidas por sus moradores, fueron lo suficientemente sólidas para no tener problemas por décadas, pero nunca estuvieron preparadas para los efectos de las vibraciones de los últimos años.

‘El movimiento de suelos para erigir grandes edificios y la extracción continua del agua que anega las excavaciones van debilitando el suelo en torno”, explicó.

Otro factor de ablandamiento del terreno es la elevación de las napas freáticas, que ya no se compensa con la ahora vedada extracción de agua subterránea con bombeadores.

Gómez Coronado reveló que expertos de la Ciudad admiten que el suelo tiene particularidades, pero le aseguran que si se construye con buenas técnicas, no debería haber consecuencias.

‘Tal vez, los edificios nuevos no tengan estos problemas, pero se los están causando a las viejas casas del barrio, porque los proyectaron sin prever que se trataba de un suelo arcilloso”, concluyó el defensor adjunto del pueblo de la ciudad.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados