Jorge Newbery (1875/1914) aviador, deportista y notable personalidad internacional, era supersticioso y llevaba consigo amuletos.

“Señoras y señores: Brindo para que los presagios fatalistas no sucedan. Somos trece en la mesa. Uno tiene que morir…” Así se expresaba – sorpresivamente ante los presentes – el pionero de la aviación Ingeniero Jorge Newbery, en un banquete homenaje que le fuera dado durante su último viaje a París. Puesto que – en efecto – el vaticinio se cumpliría sobre su persona. Habría de morir poco tiempo después en un accidente de aviación ocurrido en Los Tamarindos, zona situada en las afueras de la ciudad de Mendoza, Argentina.

Jorge Alejandro Newbery (1875/1914) fue una personalidad notable, de reconocimiento internacional: aviador, deportista, funcionario público, ingeniero, destacado en la ciencia y tecnología argentina. También fue artífice y fundador de la Aeronáutica Militar Argentina; cofundador del Aero Club Argentino y uno de los primeros en advertir que la aviación comercial privada tendría un enorme despliegue mundial llamado a modificar las formas de viaje cotidianos.

¿Acaso este hombre, tan dispuesto a la aventura extrema, sobre todo si esta se desarrollaba en los por entonces tan poco explorados cielos, intuyó su propia muerte?

Todo hace pensar que sí, pues la anécdota que acabamos de referir, no fue la única. Hubo más.

“He visto un aviso que acaso podría tener positiva influencia en un espíritu supersticioso. Es de unos cigarrillos y tiene dibujado un aeroplano, en una de cuyas alas se leen varios nombres: Origone, Eusebione, Pérez Arzeno, Newbery, Fels, Mascias… Por cierto que he pensado pedir a la casa que ha puesto ese aviso que lo modifique. ¡Caramba! Podrían haber separado con una raya, en cualquier forma, los nombres de los muertos; porque así, leída de corrido esa lista, que en un comienzo es una lista necrológica, hecha de acuerdo con un orden cronológico riguroso, diríase que resulta, por simple consecuencia de mi interpretación desde luego una sentencia de muerte. ¿Me tocará el turno ahora?” Así se manifestaba Newbery cuando, un diario de la época, publicó un aviso publicitario de los cigarrillos “Libres de Trust.” Otra vez más, la muerte presentida…

Tanto molestó esto al aviador que instruyó a su secretario – quien también era buen amigo– Manuel Ramos Vivot para que enviara una carta con una enérgica queja a la empresa tabacalera… ¡por haber presagiado su muerte! Los responsables le enviaron, de inmediato, una carta de disculpas y cambiaron el aviso.

Newbery estaba seguro de la existencia de lo que entonces se conocía como “la jettatura”; es decir, aceptaba que había situaciones o personas que podían – por su esencia – causar daño a otros sin desearlo conscientemente. El tema de este posible tipo de “maleficio” alcanzó tanta fama que hasta dio lugar a una popular obra teatral escrita por el destacado dramaturgo argentino Gregorio de Laferrère (1867 - 1913), titulada, precisamente “¡Jettatore!”, estrenada en Buenos Aires el 30 de mayo de 1904.

Para aventar tales posibilidades tenebrosas, bien conocía su círculo cercano, que Newbery no subía ni a ningún avión ni a globo aerostático alguno sin llevar consigo un cuadrito con la fotografía de su madre, quien había fallecido por la depresión que le provocó la desaparición de Eduardo quien embarcado en el globo Pampero, jamás fue hallado. Se supuso que cayó en algún alejado lugar sobre las aguas del Río de la Plata. Cuando ella desencarnó, él se juramentó que jamás emprendería ninguna experiencia aérea sin tener en la máquina misma – como protección – aquel objeto.

Así fue. En cada una de las hazañas que protagonizó, Jorge Newbery llevaba ese cuadro con la fotografía materna cual real talismán y amuleto que lo protegiera de cualquier fracaso, desastre o problema. Estaba atado en la cesta del globo “El Huracán” cuando batió el récord sudamericano de duración y distancia – 550 kilómetros en 13 horas – uniendo Argentina, Uruguay y Brasil. De idéntica manera, pero aferrado cerca del motor del monoplano Morane-Saulnier, al superar el récord mundial de altitud alcanzando 6225 metros . Lo mismo ese 24 de noviembre de 1912 cuando cruzó el Río de la Plata en el monoplano Centenario, un Bleirot Gnome de 50 HP, para convertirse en el primero en cruzar el río y volver en el mismo día.

Así, siempre. Consultado al respecto no vacilaba en responder con énfasis: “Tengo el presentimiento de que si no llevo ese retrato, me voy a morir.” Además, en una fosforera de oro atesoraba unos cabellos blancos que habían sido de la cabellera materna. “Siempre temo morir del corazón… Pero tengo el presentimiento de que si conservo los cabellos de mi madre sobre mi corazón, moriré de otra cosa…”, solía decir.

Tras el accidente aéreo que lo llevó a la muerte, la fosforera que había sido de su padre y llevaba cual marca distintiva un zafiro, fue rescatada junto con el cadáver. Y, dentro, los cabellos sin que sufrieran daño alguno. Su profecía se cumplió por partida doble. Llevando esas reliquias no moriría por una causa cardíaca. También quedó en claro que la protección contra penurias era el recordado retrato… que, esa vez, el aviador, no llevaba consigo puesto que lo había dejado en el avión que usaba en Buenos Aires. ¿Hemos de llamar a esto pura coincidencia? ¿Una casualidad? Bien afirmaba el sabio Leibniz que “casualidad es el rótulo que damos a aquellos acontecimientos cuyas causas ignoramos.”

En efecto, tal como lo suponía, sin esa protección, su muerte podía concretarse. Y ocurrió.

Fue a las 18.40 del 1 de marzo de 1914 cuando el avión que pilotaba se estrelló, tras una maniobra fallida, sobre la superficie terrestre.

¿Acaso Jorge Newbery intuyó su propia muerte?

Prof. Doctor Antonio Las Heras - Historiador - Escritor - Director del Instituto de Estudios e Investigaciones Junguianas de la Sociedad Científica Argentina

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados