El anuncio lo hizo el propio presidente de Estados Unidos, Joe Biden, al encabezar una cumbre internacional. Serán para países de ingresos medios y bajos.

Estados Unidos anunció este miércoles que donará otras 500 millones de dosis de Pfizer contra la Covid-19 a países de ingresos medios y bajos, en medio de renovadas críticas por el acopio de las naciones ricas ante estadísticas que muestran que si no se acelera la redistribución podría haber unas 241 millones de vacunas que se desperdiciarán antes de fin de 2021.

El presidente Joe Biden encabezó una cumbre internacional para relanzar su imagen como líder del esfuerzo global contra la pandemia y su anuncio central fue la compra adicional de 500 millones de inmunizantes de Pfizer, por lo que el total donado por Washington ascenderá a 1.100 millones de acá a un año.

"Mantengo la promesa que seremos el arsenal de vacunas como fuimos el arsenal de la democracia durante la Segunda Guerra Mundial", dijo Biden, en alusión al eslogan usado por el entonces mandatario Franklin D. Roosevelt para referirse al apoyo industrial para aportar suministros militares a los países que lucharon contra la Alemania nazi.

"Por cada dosis que administramos en este país hasta ahora, vamos a donar tres a nivel global", indicó el demócrata, que subrayó que hasta el momento Estados Unidos regaló unos 160 millones de inoculantes a más de 100 países. Biden también quiere establecer un "objetivo ambicioso" para que cada país, incluyendo los más pobres, "alcance el 70% de vacunados" en su población dentro de un año, dijo la Casa Blanca.

ADEMÁS:

Uruguay: un hombre se prende fuego frente a la Casa de Gobierno

Haití: deportados intentan volver a subirse a los aviones

Pfizer y BioNtech precisaron en un comunicado conjunto que las vacunas, fabricadas en Estados Unidos, serán distribuidas a 92 países en vía de desarrollo identificados por el mecanismo internacional Covax, el instrumento creado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para mejorar el acceso a los fármacos. El anuncio no acalló la exhortación que viene realizando la agencia sanitaria para que las naciones ricas donen a un ritmo más acelerado sus excedentes a los países más pobres, en vez de suministrar terceras dosis a sus propios ciudadanos, algo que contempla el gobierno de Biden.

Un informe publicado esta semana por Airfinity, una empresa de análisis de datos científicos sobre el suministro global de fármacos, expuso otra cara de esta desigualdad: al ritmo actual de acopio, los países del G7 podrían desperdiciar más de 241 millones de vacunas para fin de 2021 si no las donan. Se trata de inmunizantes que Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido, Canadá y Japón no van a necesitar para sus campañas, incluso si administran una dosis de refuerzo, y que los países más pobres no pueden aceptar por estar a menos de dos meses de su fecha de vencimiento.

De esa cifra, hay 108 millones que directamente van a expirar sin ser utilizadas, de las cuales al menos 34 millones ya fueron desperdiciadas solamente en Estados Unidos, de acuerdo a fuentes oficiales citadas por un artículo reciente de la revista Vanity Fair. En América Latina, solo una de cada cuatro personas está completamente vacunada contra la Covid-19, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en un informe publicado este mes. Y peor es el panorama en África, donde poco más del 5,5% de la población tiene al menos una dosis y el 3,2% la pauta completa, de acuerdo al último recuento del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

"Hemos visto los compromisos (de donaciones) que han realizado en el pasado. Está bien, pero lo que necesitamos realmente son las vacunas en los brazos de la gente", se quejó el coordinador del programa de Desarrollo de Vacunas e Inmunización de la OMS para África, Richard Mihigo, en declaraciones a la cadena británica BBC.

La ONG Amnistía Internacional denunció el rol de los laboratorios, a los que acusó de anteponer sus beneficios económicos a las vidas y exigió que entreguen 2.000 millones de dosis para los países desfavorecidos antes de final de año. Si bien reconoce que AstraZeneca y Johnson & Johnson venden sus vacunas a precio de costo, la organización resaltó que todas las farmacéuticas que producen inmunizantes anticovid de forma masiva se negaron a compartir sus patentes y tecnologías para permitir que haya más centros de fabricación. En una carta firmada por la directora de la ONG Agnes Callamard, acusa al sector privado de rechazar la iniciativa de India y Sudáfrica en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para renunciar a los derechos de propiedad intelectual de las vacunas.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados