Unas 750.000 personas que quieren que Cataluña se separe de España marcharon por el centro de Barcelona ayer para exigir que se deje en libertad a los dirigentes separatistas encarcelados.

Unas 750.000 personas que quieren que Cataluña se separe de España marcharon por el centro de Barcelona este domingo para exigir que se deje en libertad a los dirigentes separatistas encarcelados.

Los organizadores de la manifestación piden que se ponga en libertad a 10 prominentes integrantes del movimiento secesionista en la región nororiental de España. Ocho integrantes del gabinete catalán destituido y dos activistas están encarcelados mientras se investiga su presunta participación en la promoción de la declaración de independencia del mes pasado, la cual violó la constitución del país. Otra corte en Madrid otorgó fianza el jueves por la noche a otros seis legisladores catalanes que también están siendo investigados sobre los esfuerzos de secesión.

Familiares de los separatistas encarcelados leyeron mensajes de sus seres queridos ante la multitud al concluir la marcha. Desde Bélgica, Puigdemont se dirigió por video a la marcha pidiéndoles a los activistas que sigan estando activos y asegurándoles que los separatistas tanto en Bruselas como los que están encarcelados quieren hacer escuchar sus voces.

Por otro lado, el partido independentista Esquerra Republicana anunció el sábado que su dirigente encarcelado Oriol Junqueras será su principal candidato para las próximas elecciones regionales del 21 de diciembre.

Aparecen en esta nota: