Apasionada por la aviación desde chica, hizo el curso de Tripulante de Cabina, estudió idiomas y enfermería y logró su objetivo. Pero por la cuarentena no trabaja y está angustiada por el futuro.

Micaela Baldassarre es una joven de Ramos Mejía que desde chiquita tuvo el sueño de trabajar en la aviación comercial. Se capacitó, se esforzó y lo logró. Pero desde el 20 de marzo, su sueño hecho realidad se encuentra en estado latente, y desconoce cuando podrá volver a disfrutarlo, por lo que se siente angustiada.

Micaela es jefa de cabina de la aerolínea Flybondi, que opera en el Aeropuerto de El Palomar, y esa es otra de sus incertidumbres. Por eso, junto a sus compañeros, pide que no se cierre, que la Justicia levante la restricción sobre su horario de operación (no funciona de 22 a 7) y que el Gobierno emita un comunicado confirmando la reanudación de los vuelos el 1 de octubre.

Apasionada por el mundo aeronáutico desde su niñez -"iba a Aeroparque, a Ezeiza, a ver la llegada y salida de los aviones", recordó- y de atender y servir al prójimo, cuando terminó la secundaria en el Instituto Madre María Luisa Clarac de Gregorio de Laferrere -donde nació y vivió hasta que se mudó a Ramos- decidió capacitarse en lo que le gusta.

Recordó que "hice el curso de Tripulante de Cabina de Pasajeros (TCP) en el Centro de Estudios Buenos Aires (CEDEBA)", y luego obtuvo la licencia habilitante que otorga la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). Agregó que "estudié idomas: inglés, italiano, francés y portugués, e hice un curso de Auxiliar de Enfermería y otro de primeros auxilios e información aeromédica en el Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica, para perfeccionarme ante situaciones médicas a bordo".

Presentó su curriculum en Qatar y LAN Argentina, sin tener respuesta. Hasta que apareció la convocatoria de Flybondi, y tras el proceso de selección, logró su ingreso como TCP, trabajando desde los primeros vuelos de la flamante aerolínea. Con el paso del tiempo, se dio la posibilidad de ascenso a jefa de cabina, algo que consiguió y se transformó, con 25 años, en la más joven en ese puesto.

La aparición del coronavirus, y las medidas para frenar su avance, con la interrupción de todo el movimiento aéreo, cambió toda su vida. "No sabemos cuándo volveremos a volar, a qué rutas nos permitirían hacerlo. Todos estamos afectados emocionalmente. La nuestra es una profesión única y difícil de alcanzar. Lo único que queremos y pedimos es volver a trabajar", afirmó Micaela.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados