Las hormonas y el microbioma influyen en que los gatos puedan vivir en grupo, según un estudio que se realizo en Japón.

Los felinos suelen ser solitarios y territoriales, aunque los gatos domésticos pueden adaptarse a vivir con otros congéneres y en ello influyen tanto los niveles de ciertas hormonas como los microbios intestinales, señala una investigación que publica recientemente Plos One.

Un estudio de la Universidad de Azabu (Japón) analizó la relación de los niveles hormonales y la microbiota con el comportamiento social de los gatos, para lo que estudió tres grupos de cinco gatos que vivían en un refugio.

El equipo observó el comportamiento de los animales, tomó datos de hormonas en su orina y recogieron heces para evaluar la mezcla de especies microbianas en la microbiota de los gatos.

El análisis estadístico señaló que los gatos con niveles altos de las hormonas cortisol y testosterona tenían menos contacto con otros y los que tenían la testosterona más elevada eran más propensos a intentar escapar.

Sin embargo, los felinos con niveles bajos de cortisol y testosterona eran más tolerantes en sus interacciones con otros gatos.

Además, en los gatos que tenían un contacto más frecuente entre sí encontraron vínculos entre el microbioma intestinal, el comportamiento social y los niveles de cortisol.

Los niveles de oxitocina, hormona asociada a los comportamientos sociales, reservaban una sorpresa para los investigadores, pues los animales que la tenían más elevada "no mostraron comportamientos de vinculación" descritos como socialmente afiliativos.

Esto sugiere que la oxitocina podría funcionar de forma diferente para los animales típicamente solitarios que viven en grupo frente a los que suelen vivir en compañía.

"Las bajas concentraciones de testosterona y cortisol en los gatos les permitieron compartir el espacio y vivir juntos, pero cuanto más alta es la oxitocina, menor es el comportamiento afiliativo con los demás y más solos están", según el equipo.

Los gatos, como especie, tienen un sistema social flexible. Pueden vivir solos o en grupos, si hay recursos suficientes. Cuando hay suficientes fuentes de alimentos, la hembras, que suelen estar emparentadas, pueden vivir en colonias y colaborar para cuidar y criar a sus gatitos.Los machos suelen tener un territorio más grande, con provisión de recursos suficientes que les permitan sobrevivir solos.

Las personas asumen que los gatos se llevan bien entre ellos, si se juntan para comer o dormir. Sin embargo, el hecho de compartir el espacio puede ocurrir simplemente porque la comida u otros recursos están en un solo lugar.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados