ADIOS FLACO: EL UNICO MOMENTO MEDIATICO FUE SU ROMANCE CON CAROLINA PELERITTI

Luis Alberto Spinetta eligió un perfil bajo y una vida amorosa bastante alejada de los flashes. Siendo muy joven, y en pleno ascenso de su carrera, se casó con Patricia, con quien tuvo a sus cuatro hijos: Dante, Catarina, Valentino y Vera.
Durante veinte años la pareja se mantuvo unida, hasta que a mediados de los ‘90 decidieron separarse, cuando el líder de Almendra y Pescado Rabioso volvió a reincidir en el amor, sorprendiendo con una inesperada relación con la por entonces modelo top Carolina Peleritti.
El Flaco y la Negra se conocieron en la ciudad de Bariloche en 1995 y el flechazo, dicen, fue inmediato. Ese fue el momento más mediático del Flaco. Muy a su pesar, aunque entendible por el nombre de su pareja, una de las mujeres más deseadas en aquellos años.
El 10 de agosto de aquel año, Spinetta eligió aquella ciudad del Sur argentino para presentar su banda Los Socios del Desierto. Ella, en tanto, había viajado para cumplir con uno de los muchos desfiles en los que participaba.
El rumor de romance comenzó a circular sin prisa y sin pausa, aunque ellos no negaban ni confirmaban. De hecho, cuando en noviembre de dicho año el Flaco se presentó en el teatro Opera de la Ciudad de Buenos Aires, Patricia y sus hijos lo escuchaban desde un palco, mientras la escultural morocha aplaudía desde la platea.
Pocos meses después, el romance fue confirmado por ellos mismos: Luis Alberto y Carolina estaban juntos, enamorados y ya no trataban de ocultarse de las cámaras ni de los curiosos.
Ella, por entonces, se preparaba para hacer sus primeros intentos como actriz y él seguía siendo una verdadera leyenda del rock nacional.
“Logré estar al lado del hombre que, al menos por su música, amé siempre”, confesó Peleritti a poco de admitir la relación.
Spinetta aseguraba en aquel tiempo que no podía ir a buscar al colegio a su hija menor, Vera, ya que “me miran como el que abandonó la familia”.
“Después de haber hecho un cambio tan importante en mi vida, de estar con una diosa como Carolina, por ahí los varones miran a ver si tengo algún beso marcado y las señoras me miran de costado como si las hubiera abandonado a ellas”, reflexionaba.
El amor que unió a la morocha y el Flaco quedó plasmado en el álbum Spinetta y los Socios del Silencio, grabado en 1999. “Para mi amor, Carolina”, reza la dedicatoria del disco, inolvidable como todas las composiciones de uno de los músicos más geniales que tuvo el país.
Luis Alberto y Carolina se separaron en 2000 y poco y nada se supo sobre los amores del rockero desde entonces.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados