La expectativa por el inicio de la pretemporada de Tigre está puesta en la renovación del plantel que buscará sacar al equipo de Victoria del fondo de la tabla de promedios en lo que será un torneo aparte.

No es casual que Tigre esté viviendo esta situación, la peor desde que, hace once años, volvió a Primera División y solamente comparable a aquella que se suscitó para la temporada 2011/2012 en donde, con el Vasco Rodolfo Arruabarrena como entrenador, necesitó sumar 63 puntos en las 38 fechas que compusieron esa temporada, para asegurar su salvación recién en la última fecha (en ese momento, además de los dos descensos, dos equipos jugaban la promoción con conjuntos de la B Nacional), en aquella recordada igualdad, ante Independiente en Victoria. Esa circunstancia derivó en que Tigre llegara, a la última jornada, con chance de obtener el torneo Apertura de ese año, el último con dicha denominación.

Eso ofrece claramente una pauta de cual debe ser el esfuerzo que tiene que realizar el equipo que, por primera vez, se halla en una situación tal que el coeficiente es negativo (menor a 1) ya que en las 57 fechas de las cuales contaron los torneos 2016/7 y 2017/8 solamente sumó 55 unidades.

Es cierto que hubo algunos atenuantes, como por ejemplo las lesiones que acompañaron a varios de sus futbolistas. Martín Galmarini, por ejemplo, a partir de la cuarta fecha no pudo seguir jugando o situaciones como los ocho puntos que sumó el Matador en el primer tramo (12 fechas) de la primera fase de la Superliga. Los dieciséis que logró acumular, ya con el Lobo Cristian Ledesma como entrenador, apenas mejoraron un poco la situación.

El primer paso ya fue dado bastante antes de retomar las tareas con vistas al arranque de la actividad (que se confirmó que será en el segundo fin de semana de agosto) con la batuta del actual entrenador Cristian Ledesma. De todos modos, si se confirma (aún no se determinó) que el formato será similar al de la Superliga, con el agregado de los clásicos, Tigre tendrá poco tiempo para poder remontar la desventaja ya que arranca con el promedio más bajo, once puntos por debajo de San Martín de San Juan y Belgrano de Córdoba..

Atrás parecen haber quedado aquellas buenas campañas de todo este período, el más extenso del Matador en Primera División, como aquel triangular que debió disputar con dos grandes (Boca y San Lorenzo) para dirimir el campeón del Apertura 2008, el tercero de los torneos que disputó, el subcampeonato en el Apertura 2007, recién retornado a Primera División, después de 27 años, la misma posición en el Clausura 2012 y los 22 partidos internacional que disputó (diez por la Libertadores y diez por la Sudamericana). Pero hoy corren otros tiempos y hay que atravesar la crisis.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados