Los artistas Guillermo Palazón y Daniel Gatica reflejan diversas imágenes del barrio de Pompeya y aquí se cuenta su afecto por la zona sureña que retratan desde hace tiempo.

Homero Manzi dejó imágenes de Nueva Pompeya. El tanguero tenía una devoción por las calles de aquél ‘pedazo de barrio’ que aún duerme ‘al costado del terraplén’, como escribió en ‘Barrio de Tango’. Fue a través de sus tangos que el hombre de arrabal describió una época basal del sur de la Ciudad de Buenos Aires e impregnó a los amantes de la música porteña con las sensaciones de una zona fabril, de olores a Riachuelo y obreros agotados que esperaban el tren para ir a casa.

Sin saber, casi siete décadas después, sus letras son como un archivo imaginario para dos pintores del barrio. Guillermo Palazón y Daniel Gatica tienen varias pinturas y murales expuestos en diversos puntos de Nueva Pompeya. Intentan que la historia no sea un recuerdo vago y efímero, que no sea tapada por murales ‘llenos de ficción y que no cuentan nada del pasado’.

‘Esto es mi vida, acá nací y sigo activado acá’, cuenta Palazón, mientras Gatica asienta con la cabeza lo que el amigo responde, y agrega: ‘Yo le estoy muy agradecido al barrio. Me dio un lugar’. Los dos están en su hábitat natural, en la Pizzería La Tropical. Apenas le dan un par de sorbos al café americano que se pidieron, un mozo llega con una grande de muzzarella. Hay un anclaje de ambos con el local, un vínculo estrecho y puro.

Cuando la pizzería cumplió cincuenta años, los dos artistas le obsequiaron un cuadro que retrata el maridaje de La Tropical con Nueva Pompeya. Pero también hay otros, siempre con la avenida Sáenz como el centro del paso del tiempo y el tango como la música que resuena en sus tímpanos.

“Muchas veces vamos al Foro de la Memoria (de Pompeya) a buscar fotos, pero también hay vecinos que tienen fotos viejas o que nos van diciendo ‘me acuerdo que el tranvía era amarillo’, ‘Gardel tocó en el viejo cine’”, resalta Gatica.

‘Yo le decía siempre a Dani que no había nada sobre el barrio, viste. Se mostraba siempre el puente y la Iglesia (Nuestra Señora del Rosario)’, comenta Guillermo.

El camino para conseguir información para plasmarla en sus obras se tiñe de hallazgos y de intentos por salvar la destrucción de archivos. ‘Una vez fui a la Comuna y había una chica a la que estaban por rajar. Agarró y me dio muchas fotos que me dijo que estaban por tirar’, cuenta Palazón. Esas imágenes son inéditas y muestran partes de monumentos y fuentes que ya no existen. ‘Muchas veces pintamos y a los pocos meses todo cambia. Entonces queda una pintura de lo que fue’, cuenta Gatica.

Sobre el Paredón Sur, en el Club Crespo, sobre las paredes del Bar El Buzón, en el interior del Banco Credicoop de Av. La Plata y Chiclana (restauraron un fresco de Demetrio Urruchúa) y en las Galerías Monumental. El dúo artístico deja sus huellas. Tiene proyectos con Huracán y en varias calles. Les duele cuando notan que alguien arruinó la obra que tanto esfuerzo les costó (suelen ser seis meses de trabajo), pero los llena de orgullo cuando ven a grupos de alumnos visitar y tomarse fotos ante sus pinturas. ‘En el colectivo escuché a un tipo hablar sobre el mural de Paredón Sur. El tipo ni sabía que lo había pintado yo. Está re bueno eso’, dice Palazón.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados