Es voluntario tanto en el Programa Educativo como en el Centro CONIN de la fundación y, desde agosto, Rafael concurre dos veces por semana a la Villa 21-24 con el objetivo de ayudar a los demás.

Rafael es un hombre de 91 años, quería ayudar, buscó en Internet organizaciones para brindar su tiempo y se contactó con Fundación Pilares. Hoy es voluntario tanto en el Programa Educativo como en el Centro CONIN de la fundación. Desde agosto, Rafael concurre dos veces por semana a la Villa 21-24, que abarca Nueva Pompeya y Barracas, para ayudar en el apoyo escolar y organizar las donaciones que recibe la fundación. Rafael es un ángel y se necesita mucha gente como él.

Pilares es una fundación que trabaja desde el 2008 junto a las familias que viven en villas de la Ciudad de Buenos Aires brindando oportunidades para promover su desarrollo integral. Hoy acompaña a 255 familias en la Villa 21-24 a través de tres programas sociales: el Programa Educativo que brinda apoyo escolar, talleres recreativos y acompañamiento psicopedagógico a 100 niños de 6 a 13 años, el Centro CONIN que atiende a 90 niños de 0 a 5 años y sus madres y a mujeres embarazadas para prevenir la desnutrición infantil, y el Centro de Primera Infancia ‘Pilarcitos’ desde el cual se promueve el desarrollo integral de 75 niños de 1 a 3 años y sus familias.

‘Rafael está super activo y siempre viene con ideas nuevas para arreglar los espacios o colaborar de alguna forma más’, cuenta una de las responsables de la fundación. Mientras tanto, Rafa asegura que ‘las acciones que se hacen de corazón no se proclaman. Mi apellido no lo digo por eso’. Por eso, el preferiría que su tarea no sea difundida. Sin embargo, en la fundación y en Porteño del Sur creemos que es bueno para incentivar a la ayuda de otros.

¿Cómo llegó este gran voluntario? ‘Pasaba el tiempo en Facebook y pensé que estaba desperdiciando mi tiempo porque podía hacer obras para los demás’, explicó sobre su motivación para buscar un espacio donde ayudar. ‘Me pareció mucho más humano trabajar con gente y estar frente a ella, en vez de estar con gente que nunca voy a ver, como pasa en Facebook’. Y añadió: ‘Me puse a buscar en Google. Vi cuál era la misión de CONIN y de Pilares. Y noté que era un momento de empezar una etapa nueva de mi vida, que es la colaboración y ayudar a mis semejantes. Sobre todo a los chicos que es la reserva que tiene el país. Formar chicos con principios y mentes sanas. Mentes sanas en cuerpos sanos, como dice el dicho latín. Que hagan deporte y gimnasia, y así fortificar cuerpo y mente. Además acá me siento cómodo porque la gente pone todo su entusiasmo para poder desarrollar estos programas. Es gente a la que aprecio, valoro y admiro. Son jóvenes que en vez de estar en la pavada, están sirviendo al semejante’.

‘Yo quiero tener una vejez activa. La actividad y conocer gente me da mucho empuje. Las personas mayores no tienen que ser sedentarias y convertirse en inútiles, tienen que seguir haciendo algo. Y si es para una actividad filantrópica, mejor. Ahora voy a cumplir 92, siempre tratando de dar un paso adelante. Siento el cariño de los chicos cuando vengo acá, a la fundación. Siento que me ven como un abuelo y eso me encanta. Considero que estos chicos son una nueva generación que hay que preservarla de los vicios, que hay que formarlos. Mientras más pensás, más trabaja tu cerebro. Si vos lo dejás semi dormido, se va reduciendo su capacidad’. Y concluyó: ‘A mí me encanta la pasión que pone la gente en el trabajo de Pilares. Es una misión muy linda y me gusta. Siempre hay que poner un poco de voluntad para hacerle bien a la gente’.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados