Dos fiscales federales solicitaron prisión preventiva para el jefe de la banda rosarina de “Los Monos”, Ariel Máximo “Guille” Cantero, en una causa por un secuestro extorsivo que planeó desde el penal de Coronda y en cuya investigación surgió que al darse cuenta de que habían capturado por error al hijo de un carnicero en lugar del narco que buscaban, se pidieron “un par de kilos de asado” como rescate.

Así surge del pedido presentado por el fiscal federal de Rosario, Federico Reynares Solari, y su colega Santiago Marquevich, de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese), ante el juez federal Carlos Vera Barros. En el dictamen, solicitaron el procesamiento con prisión preventiva por el delito de “secuestro extorsivo agravado por el número de intervinientes” tanto para “Guille” Cantero (29) -quien está preso por narcotráfico, asociación ilícita y otros delitos en el penal de Coronda-, como para el otro detenido que tuvo la causa, Nahuel Esteban Fernández (25), a quien también le suman los delitos de “portación y tenencia ilegal de arma de guerra”.

El hecho que les imputan es el secuestro de un joven, que fue cometido el 9 de septiembre pasado cuando fue capturado por dos delincuentes que lo subieron a un auto mientras tomaba algo en Boulevard Seguí y Espinillo de Rosario y lo trasladaron a un galpón, pero en las comunicaciones entre la banda advirtieron que se habían equivocado de víctima.