Se trata de un sacerdote chileno con antecedentes al que, a raíz de la denuncia hecha por un joven de 18 años, le prohibieron su acercamiento a los niños

La justicia prohibió que un cura chileno, que tiene antecedentes penales por abuso sexual, y que fue acusado por un alumno de una escuela parroquial del barrio porteño de Liniers de manosearlo, se acerque a niñas, niños y adolescentes.

Según confirmaron fuentes policiales y judiciales a la agencia NA, la denuncia fue realizada hace varias semanas por un joven de 18 años que contó ante la Justicia que el sacerdote Nelson Pérez Jerez, lo manoseó en la cocina del Instituto San José frente al resto de sus compañeros y que además se encontraba alcoholizado.

Tanto el joven denunciante como un grupo de adolescentes que integran el grupo de misioneros de la Parroquia Tránsito de San José se encontraban el 13 de julio pasado en la institución realizando empanadas para recolectar dinero para una campaña solidaria.

El caso comenzó a ser investigado por la fiscal de instrucción Estela Andrades quien le solicitó al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N 63 que dicte la prohibición de contacto del sacerdote imputado hacia el denunciante.

ADEMÁS:

Otra instancia del juicio contra Jonathan Fabbro

En diálogo con Crónica TV, el joven contó que ese sábado 13 de julio "nos recibió el sacerdote Arul y cocinamos hasta altas horas de la noche. Por cuestiones de tiempo no alcanzamos a hacer las 500 empanadas y Arul accedió a que siguiéramos cocinando".

"Luego de las 12 de la noche, Nelson Jerez bajó de su habitación en un estado alcohólico bastante intenso y comenzó a hacer chistes a los chicos del grupo, de los cuales tres eran chicas mayores, un chico mayor, seis chicos menores y yo. A las chicas les dijo en broma que iban al Grupo Misionero para estar conmigo y verme porque soy un pibe lindo. Después toqueteaba a los chicos (el pelo, los hombros) y constantemente se acercaba a mí y me hablaba", relató el adolescente.

En varias oportunidades, y según relató el chico, él se tuvo que alejar del cura ya que este buscaba contacto constantemente con él; y en un momento le pidieron que se fuera a dormir.

"Riéndose se acercó y me agarró fuertemente del culo. Mis compañeros del grupo lo vieron y se acercaron, pero en el medio de esa situación, volvió a pasar y me agarró nuevamente el culo... Yo estaba muy nervioso y me quería ir, porque me sentía muy mal, pero no podía porque estaba con los chicos y necesitábamos terminar de cocinar", relató.

En tanto, el padre del joven contó que además de la denuncia, los compañeros de su hijo acusaron al religioso ante los directivos del colegio, y éstos quisieron dar a entender que fue un "malentendido".

Hasta el momento, la fiscal Andrades le tomó declaración a tres de los jóvenes presentes en el momento del presunto hecho, y a partir de allí le solicitó a la jueza Vanesa Peluffo, que dictara la prohibición de acercamiento del acusado a niños, niñas y adolescentes.

Tras dictarse esa medida, efectivos de la Comisaría 9B del barrio de Mataderos, concurrieron el pasado miércoles a la institución para notificar al cura, pero el representante legal del Colegio les informó que el mismo desde el lunes 12 de agosto fue trasladado a una parroquia de la provincia de Santa Fe a solicitud de la Congregación de los Siervos de la Caridad.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados