El brutal episodio que sufrió el periodista Lito Pintos -fue abordado y golpeado por cuatro delincuentes en un acceso al subte- pone otra vez en escena una modalidad que reviste extrema violencia

El viernes, aproximadamente a las 15.45, el periodista deportivo Lito Pintos bajaba las escaleras del subte de la Línea B en la zona de Once cuando cuatro jóvenes lo rodearon para golpearlo y robarle sus pertenencias, en apenas segundos. La reacción de la víctima fue intentar evitar el saqueo, por lo que padeció extrema violencia. El caso se concretó bajo la modalidad del "robo piraña", que en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano viene recrudeciendo a un ritmo alarmante de 50 episodios cada jornada.

"Venía de grabar un programa partidario de Boca y un compañero me dejó en la estación de Pueyrredón y Corrientes. Tenía que ir a buscar a mi nieta al jardín. Vi a un nene que me miró fijamente. Luego corrió la mirada hacia el costado y se tocó los hombros. Me había marcado. Ahí me di cuenta de que pasaba algo raro", sostuvo el periodista, agregando que luego llegó el ataque feroz concretado por cuatro ladrones. "Tres eran chicos", explicó el damnificado.

Lo padecido por Pintos no es un caso aislado. En una nueva Encuesta Mensual de Inseguridad, llevada adelante por la ONG Defendamos Buenos Aires con la asistencia del Estudio Miglino y Abogados, se abordó exclusivamente la grave problemática derivada de los llamados "robos piraña", es decir desapoderamientos violentos en los que intervienen entre cuatro y 10 personas; de modo tal que la víctima desarmada, no tiene ningún tipo de defensa.

"Estos robos violentos proliferan tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en el Conurbano bonaerense, produciéndose en ambos distritos un promedio de 50 casos diarios", indicó el trabajo coordinado por el abogado Javier Miglino.

Pintos contó detalles de la situación: "Uno de los pibes me dijo ‘amigo’. Ahí dije ‘chau, estoy apretado’. Me arrancó dos cadenas. Una era de oro. Mi primera reacción fue lanzarme sobre él y comenzar a rodar por la escalera. Lo agarré de la campera para que no se escapara y cuando llegamos abajo me di cuenta de que había dos personas más esperando. Tres de los cuatro que participaban eran menores de edad, chicos", relató Pintos.

"Lo tomé de la cabeza mientras el otro pudo escaparse. Me quedé con la campera en la mano. Tres empezaron a correr y el cuarto se me soltó. Pero como hubo gritos la Policía de la Ciudad logró detenerlo a los pocos metros", expresó. Y contó que el delincuente apresado le pidió que no realizase la denuncia.

"Me acerqué y me dijo: ‘No me haga la denuncia, se viene de fin de año y acabo de salir’. Al rato me ofreció un pacto. Si no hacía la denuncia él me devolvía las cadenitas. Sin embargo eso no iba a suceder. Después me di cuenta de que tampoco las tenía, se las había llevado uno de los que sí logró escapar", reveló el periodista.

De acuerdo al trabajo estadístico, Miglino afirmó: "La modalidad de los robos piraña se empezó a conocer en nuestro país en el año 2005, copiada del robo típico en las calles de Río de Janeiro y de San Pablo, Brasil".

"Lamentablemente debemos contar mensualmente 900 casos en el ámbito de la Capital Federal y 600 en el Conurbano bonaerense, con lo que aquellos que transitamos las calles del denominado distrito AMBA, sufrimos unos 50 ataques diarios por bandas de ladrones pirañas", dijo Miglino, director de Defendamos Buenos Aires.

¿Qué sucede después de los hechos? "Las bandas de ladrones pirañas gozan de una altísima impunidad, toda vez que en la mayoría de los casos ninguno de los ladrones es apresado y las víctimas prefieren seguir con destino a su trabajo o su lugar de estudios, lamentando el robo del teléfono celular, joyas como en el caso de Lito Pintos o la billetera", dijo Miglino.

El trabajo de relevamiento sostiene que en Capital Federal las bandas atacan en el subte, en bares y en la calle. "Tenemos reportes de robos piraña dentro de la Facultad de Derecho, como en el bar dentro de un pasillo de la alta casa de estudios. La impunidad es total", dijo Miglino.

"En los subtes los ataques son continuos y en general hay dos tipos de bandas bien diferenciadas. Los chicos jóvenes, de entre 18 y 25 años como los atacantes de Pintos y las bandas de gitanos, conformadas por dos mujeres y varios hombres muy corpulentos", señaló el especialista.

En Provincia las cosas no están mejor. "Hay zonas de San Martín -como la peatonal Manuel Belgrano- que son intransitables a partir de las 18 por causa de los robos piraña. Algo similar ocurre sobre la calle Arieta en San Justo, la Avenida de Mayo en Ramos Mejía, la peatonal Laprida en el centro de Lomas de Zamora y el centro comercial de Morón. En todos los casos los ladrones roban lo que encuentran, desde celulares y billeteras a joyas, bolsas con compras e incluso las zapatillas de las víctimas, lo que torna a estos robos muy dañinos en el aspecto físico y psicológico", finalizó el letrado.

ADEMÁS:

Reclusión perpetua a motochorro por matar a un adolescente de 13 años

Violencia sexual: nueve de cada diez víctimas son mujeres

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados