El feroz episodio de Villa Gesell confirma una tendencia preocupante en las ciudades balnearias: la mezcla de alcohol y drogas, sumada a la falta de controles, multiplica los riesgos para los más chicos

La muerte del estudiante de abogacía Fernando Báez Sosa, atacado a golpes en Villa Gesell, dejó evidenciado que la presente temporada de verano 2019/2020 se ha convertido en la más violenta de los últimos 20 años para los jóvenes. Al homicidio que mantiene en estado de conmoción a las autoridades y veraneantes, hay que sumarle 189 chicos y chicas lastimados con lesiones de distinta consideración por peleas, intentos de robo, arrebatos, accidentes de tránsito en las calles y en la playa.

En un informe realizado por la ONG Defendamos Buenos Aires con la asistencia del Estudio Miglino y Abogados, quedó acreditado que "Fernando no es la única víctima joven por la violencia en la Costa, ya que hay casi 200 chicos y chicas fracturados y lesionados de distinta consideración por la llegada de un aparente 'verano salvaje'", dijo Javier Miglino, Director de Defendamos Buenos Aires.

"Estamos lamentando que un joven de 19 años murió luego de que un grupo lo atacara a golpes en la puerta del boliche Le Brique en Villa Gesell. Los agresores son rugbiers del club Nautico Arsenal de Zárate y viven en esa localidad de norte bonaerense. Tenemos que hablar del tema, reflexionar y generar medidas preventivas", explicó el letrado.

El informe menciona la fatal combinación entre el consumo de alcohol y drogas, sumado a la imprudencia. "En Pinamar hubo varias peleas en la zona de las discos con chicos lesionados y autos rotos. Hubo golpes por atropellamientos de vehículos a motor en la zona de playas que permiten la bajada de autos, camionetas, cuatriciclos y motos. En Mar del Plata, las peleas a la salida de las discos se tornaron tan constantes que son muchos los que optan por hacer una previa hasta el amanecer en las propias casas que alquilan o en la playa para evitar incidentes. En Necochea, la noche tampoco es tranquila y hubo peleas desde el primer día de la temporada. En Villa Gesell, por último, ya debemos lamentar un muerto. Obviamente los chicos solos de vacaciones se tornan más imprudentes por el exceso de consumo de drogas y alcohol y todo ello lleva a pensar en el primer ‘verano salvaje’ en la Costa desde que hacemos mediciones en el año 2000", dijo Miglino.

"Muchos chicos y chicas que tienen su primer verano solos y algunos que viajaron con sus padres pero salen a bailar se encuentran con un espectáculo desagradable y peligroso cuando en cualquier boliche de Pinamar, Mar del Plata, Villa Gesell o Necochea, empieza una pelea. A partir de ese momento todo es zona liberada y todo es posible como que a un chico de 19 años lo maten en la puerta de Le Brique entre 10 delincuentes y nadie pueda hacer nada para impedirlo", dijo Miglino.

En el trabajo de la organización no gubernamental se hace foco en la ausencia de prevención. "En todos los casos que pudimos hablar con chicos lesionados, sus padres o amigos nos manifestaron lo mismo: la Policía brilla por su ausencia. No está y cuando llega se limita a certificar que hubo un enfrentamiento con heridos. Es decir, hay nula prevención en un ambiente caldeado por la presencia de drogas y alcohol, lo que se traduce cada noche en un volcán a punto de estallar", añadió.

¿Cuál es la consecuencia del descontrol y el miedo? "Las familias empiezan a volver y a retirar reservas. No son pocas las familias que ante la presencia de este verano salvaje optan por volver a la Ciudad de Buenos Aires u otros puntos de la República Argentina y planificar vacaciones en otro lado", manifestó Miglino.

Asimismo, el experto se refirió a otros ataques de bandas de rugbiers en los últimos meses. "Ya son un tema recurrente, especialmente a la salida locales bailables. Lo certifican varios episodios recientes, aunque con consecuencias mucho menos graves que la que se dio en Villa Gesell. El 30 de diciembre, durante la fiesta de fin de año de un colegio, otro rugbier golpeó a un joven en Draft, un local bailable de Quilmes. La agresión habría comenzado cuando la víctima empujó sin querer a un jugador del Club Varela Junior. Por la golpiza al joven se le rompieron los anteojos, y tuvo varios cortes en el ojo izquierdo y lesiones en la córnea".

"En octubre, el video de otro episodio violento con rugbiers se viralizó: durante una fiesta del San Isidro Club un grupo de jugadores atacó a un hombre de 40 años que, según confirmó después esa entidad, era un ex jugador del mismo equipo pero de la camada 1979. También desde el club sostuvieron que no se trató de una pelea sino de una broma", explicó el letrado.

"En Rosario, cinco jugadores fueron condenados en agosto de 2019 a pagar una multa y realizar tareas comunitarias por haber iniciado una pelea en el boliche Wallas. Según la investigación, habían querido entrar por la fuerza a la zona VIP y golpearon al empleado de seguridad del comercio y a varios clientes. Fueron condenados a pagar 610 mil pesos a los damnificados y a dar clases de rugby en cárceles. Los jóvenes integraban el equipo titular de Gimnasia y Esgrima de Rosario", finalizó Miglino.

ADEMÁS:

Diez rugbiers fueron detenidos por la muerte del joven en Villa Gesell

Remarcan la baja de robos y homicidios en la Ciudad

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados