e Se enteró el fin de semana Mauricio Macri a través de un familiar que su primo Angelo Calcaterra iba a declarar ante Bonadio por los "cuadernos de la corrupción". Hubo una reunión.

Mauricio Macri se enteró el fin de semana por un familiar que su primo Angelo Calcaterra iba a declarar este lunes ante el juez Claudio Bonadio por la causa de los denominados “cuadernos de la corrupción”, en la que admitió haber entregado dinero en negro al gobierno kirchnerista como titular de la constructora IECSA. En el gobierno justifican que en la medida que “declaren” más empresarios involucrados en el escándalo de coimas, “más rápido” podrá sustanciarse la causa y anoche en Casa Rosada se produjo una reunión para analizar la continuidad de las obras públicas que llevan adelante las empresas involucradas en la investigación judicial.

Se trató de una “reunión técnica” de la que formaron parte funcionarios de los ministerios del Interior, Energía, Jefatura de Gabinete y la Oficina Anticorrupción. El viernes la ex diputada Margarita Stolbizer había pedido una medida de este tipo. Pero en el oficialismo hay cautela: recuerdan el caso de la brasileña Odebretch, que confesó haber pagado coimas en Argentina y otros países, y luego de haber sido separada de distintas obras, emprendió un juicio contra el estado. La OA lo mantiene frenado ese litigio con un recurso de amparo.

Lo cierto es que ayer en el oficialismo intentaron mostrar tranquilidad luego de la exposición de Calcaterra ante el juez Bonadio en la que se autoinculpó, quedó mencionado como “imputado colaborador”, pero no fue detenido. Sí está apresado el segundo en la ex IECSA la constructora con la que se pagó los sobornos y fue vendida en 2017 al ejecutivo Marcelo Mindlin-, Javier Sánchez Caballero. Lo extraño es que, pese a estar mencionados en los cuadernos del chofer Oscar Centeno, el primo presidencial nunca fue demorado por la justicia. Su presentación espontánea se trató de parte de su estrategia judicial para obtener ventajas procesales, admiten en Balcarce 50.

LEA MÁS:

En el gobierno negaron un llamado telefónico entre Mauricio y Angelo. “Calcaterra avisó el fin de semana a alguien de la familia de su presentación en Comodoro Py pero no habló con Macri”, esgrimieron.

Una fuente cercana al presidente dijo que “es una persona querida. Pero Mauricio tiene la postura que la justicia avance sin importar quién”.

Otro estrecho colaborador de Macri intentó justificar los pagos de Calcaterra. “Lo apretaban, eran una banda de delincuentes (por los funcionarios kirchneristas). Sino participaba le mandaban a la Afip para extorsionarlo”, argumentó.

Pese a la repercusión mediática del tema, en el oficialismo dicen que por ahora no hay encuestas sobre los efectos del “cuaderno gate” pero que el tema de la transparencia va a salir a la superficie en los próximos sondeos porque ha generado una “grieta” en la opinión pública. “Para algunos una operación y para otros la constatación de la corrupción”, opinó una fuente calificada que depende de Jefatura de Gabinete.

Con todo, en Presidencia intentan contrastar lo actuado hasta el momento con lo vivido durante el kirchnerismo. “Ahora cambió todo. Con la anterior administración se había montado un sistema para delinquir desde el presidente hacia abajo. Acá pueden aparecer algunos episodios, algún funcionario o como el tema de la campaña (de los aportantes truchos en la Provincia) donde hubo alguien que se equivocó. Pero no es lo mismo”, indicó otra calificada fuente oficial.

Y, puertas adentro, en el gobierno se animan a hacer un arqueo de la corrupción K: la estiman en unos $15 mil millones de dólares por lo recaudado por coimas en las diferentes cajas del estado durante 12 años.

En la OA, conducida por Laura Alonso, sostienen que mientras más “empresarios arrepentidos” declaren a la justicia, más rápido va a transcurrir la causa y que la misma también podría disparar pesquisas judiciales en los países de origen de las multinacionales que participan con firmas locales de las licitaciones.

Otro de los temas que resuenan en Casa Rosada es la sesión de hoy en el Senado en la que se discutirá la autorización a Bonadio para allanar el departamento de Recoleta de Cristina Kirchner, una de las cabezas de la supuesta asociación ilícita que investiga el magistrado. “Se está negociando. Pero soy cauto porque por ahora hay senadores del PJ que plantean sus reparos”, dijo un integrantes de Cambiemos en la cámara alta que ayer tuvo una audiencia en el palacio de gobierno.

En declaraciones a una radio de la localidad correntina Gobernador Virasoro, Macri declaró al respecto que “eso lo va a decidir el peronismo que tiene mayoría en el Senado. Estamos todos a la espera de esa posición. En principio han dicho que ‘no’, insisten en una posición que a muchos nos cuesta entender’. El jefe de estado apuntó a la bancada que conduce el sinuoso Miguel Angel Pichetto, cuyo apoyo es clave a la moción de Cambiemos para aprobar la requisitoria de Bonadio.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados