Cristina Kirchner dio un discurso donde confrontó sutilmente con la oposición, atacó al "partido judicial" y tuvo críticas solapadas a la actual gestión.

“Cristina presidenta” coreaban los miles de personas que colmaron el Estadio Unico de La Plata para escuchar a la única oradora de la tarde: Cristina Fernández de Kirchner. Emocionada y vestida de blanco —el color que usó siempre para asumir como presidenta—, la actual vicepresidenta dio un discurso donde confrontó sutilmente con la oposición, atacó al “partido judicial”, tuvo algunas críticas solapadas a la actual gestión y convocó a tener esperanza en el futuro. Casi, casi se diría que fue un discurso de una candidata a presidenta, de cara al 2023.

Sin embargo, fue la propia Cristina la que se encargó de ser lo suficientemente evasiva ante el “operativo clamor” que pusieron en práctica unos 60.000 militantes y dirigentes políticos que se reunieron en el Estadio Unico para conmemorar los 50 años del regreso de Perón a la Argentina, lo que ha dado lugar al Día de la Militancia en el PJ. Casi podría decirse que disfrutaba de alargar el juego y la retórica por la cual aún no dejará en claro si será candidata el año próximo.

“Cristina presidenta”, cantaban en la platea donde estaban los dirigentes y en las gradas donde estaban los militantes, ahí donde su hijo Máximo Kirchner sacudía una bandera junto a la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza.

“Como decía el general, todo en su medida y armoniosamente”, les respondió Cristina con una sonrisa. No dijo Perón, dijo el general.

Pese a que no nombró muchas veces a Juan Domingo Perón en su discurso, eligió citar una frase que desde la oposición fogonearon en algún momento. “Sin Cristina hay peronismo, y sin peronismo hay Argentina”, citó la vicepresidenta. Y añadió: “Ese viejo proyecto de siempre: la desaparición del peronismo”.

“¿Realmente creen que con eso se terminará la voluntad de un pueblo de tener una vida digna y una patria justa?”, se preguntó la vicepresidenta refiriéndose a la oposición. Y agregó: “El peronismo siempre termina con una suerte de reencarnación”, en referencia tal vez al Frente de Todos.

Por primera vez en mucho tiempo, Cristina convocó a la oposición a dialogar. “¿Por qué no prueban alguna vez con sentarse a conversar con el peronismo? Para ver qué tan lejos está su proyecto de país del que tiene el peronismo”, dijo. E insistió: “Acaso no quieren que los chicos vayan a la escuela, coman, se eduquen y vayan a la universidad?”.

“El peronismo es no estar condenado por la cuna. El peronismo es haber nacido en una familia trabajadora y llegar a presidente de la república, eso es el peronismo”, dijo Cristina en un tono claramente autorreferencial.

En el discurso con tono de lanzamiento de candidatura presidencial, la vicepresidenta evitó hacer críticas directas al gobierno de Alberto Fernández, del que habla como si ella no fuera parte. En cambio, le apuntó claramente a la oposición, disparó contra el espacio libertario (aunque se cuidó de no nombrar a Javier Milei) y fue lapidaria contra el “el partido judicial”, al que acusó de poner preso a Lula en Brasil y de atacarla a ella en la Argentina.

“El partido militar que estuvo en toda América Latina, no terminó bien. Que se fijen los del partido judicial”, advirtió. Y criticó que haya jueces que intervienen con sus fallos en decisiones económicas, como no declarar servicio público a la telefonía celular y a las proveedoras de internet, lo que impide regular sus aumentos.

“No vengo con reproches para nadie. simplemente quiero que reflexionemos para entender qué nos pasó”, dijo en tono conciliador.

Pero a pesar del look angelical —de riguroso blanco y un maquillaje menos cargado de lo habitual—, y de las palabras conciliadoras, no pudo dejar de lanzar una crítica velada a Alberto Fernández. “Al pueblo hay que explicarle con qué nos encontramos, no podemos decirles que está todo bien. Hay que explicarles porque eso los empodera”, lanzó.

Y aprovechó para disparar algunos dardos hacia la oposición. “Hay algún movimiento que dice que es lo nuevo, y que promueve volver a los ’90, dicen que fue el mejor de la historia y el ministro de convertibilidad lo mismo. Lo único nuevo que hubo acá muchachos somos nosotros, que cambiamos la Argentina después del 2001 con ese 22% de votos de Néstor, que se cargó el país al hombro, aunque el país se lo llevó puesto a él también”, dijo con la voz quebrada y lágrimas en los ojos.

El estadio en pleno se puso de pie y entonó cánticos recordando a Néstor Kirchner. Sobre el final, a Cristina Kirchner se le volvió a quebrar la voz. Fue cuando recordó los doce años de kirchnerismo en la Casa Rosada y advirtió: “Podemos volver a hacerlo porque ya lo hicimos”. Y se fue, sin dejar definiciones sobre su candidatura.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados