A dos semanas de la misa en Luján celebrada a pedido de los Moyano y con gran presencia opositora al gobierno, el obispo Radrizzani pidió "perdón" a través de una carta a los que pudiera haber molestado.

El obispo de Luján, monseñor Agustín Radrizzani, pidió ayer “perdón” a quienes han “sufrido” por la misa que ofició hace dos semanas con la participación de varios sindicatos críticos del gobierno, liderados por Hugo y Pablo Moyano, y referentes del kirchnerismo.

En una carta destinada a la feligresía y que pidió “leer en las misas del sábado y domingo próximos”, Radrizzani se refirió a la llamada “misa por Paz, Pan y Trabajo” para tratar de cerrar un tema que generó polémica en el mundo político y, además de despegar nuevamente al Papa Francisco, remarcó que la Iglesia se opone “a toda forma de corrupción”.

La misa fue muy criticada por el oficialismo y sectores afines, debido a que para su celebración el Frente Sindical que lideran Hugo y Pablo Moyano realizó una importante movilización junto a referentes del kirchnerismo y coincidió con el pedido de detención -finalmente desestimado- para el hijo del líder camionero.

A su vez, la carta se dio a conocer el mismo día que Pablo Moyano se presentó a declarar ante la Justicia, en el marco de la causa que investiga el presunto manejo irregular de fondos en el Club Atlético Independiente, del que es vicepresidente.

Sé que algunos han sufrido por la misa del 20 octubre, les pido perdón, así como otros se han alegrado. Los invito a todos a caminar juntos para superar la dolorosa brecha que vivimos en nuestra sociedad”, expresó Radrizzani en la carta destinada a la comunidad arquidiocesana.

ADEMÁS:

Ley de Ética Pública: polémica por la posibilidad de eliminar las declaraciones juradas de los sindicalistas

El obispo dijo que entendía que “algunos se sienten desorientados o angustiados” y explicó que la celebración de la misa fue solicitada por el ex presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez “en representación de algunos gremios y organizaciones sociales con la finalidad de llegarse hasta el Santuario de Luján para pedir por Paz, Pan y Trabajo”.

“Ante este pedido, y la finalidad que perseguía el encuentro, no creí oportuno negarme a esta invitación”, expresó Radrizzani, quien seguidamente insistió en que “el Papa Francisco no tuvo ninguna injerencia” en la decisión de celebrar esa misa.

El prelado aseguró que “no existió intencionalidad política alguna” e incluso aclaró: “Les aseguro que no he recibido ningún beneficio económico para nuestra querida Iglesia Arquidiocesana ni tampoco para mi persona”.

“Como Iglesia no nos identificamos con ningún partido, ni apoyamos ninguna persona en particular vinculada a los mismos”, remarcó Radrizzani y agregó: “Mi intención, al aceptar dicha celebración, fue expresada en la homilía y fue la de propiciar un clima de diálogo para superar las dificultades que sufren muchos argentinos”.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados