El ministro de Economía Martín Guzmán recorrió el conurbano junto a Emilio Pérsico, de Movimiento Evita, y Daniel Menéndez, de Barrios de pie.

Es posible que Martín Guzmán nunca se haya imaginado recorriendo el conurbano bonaerense cuando era docente en la Universidad de Columbia en Nueva York, ese período de su vida por el cual Juan Grabois lo acusó de “no tener calle ni formación política”. Pero estos últimos días, el ministro que más polémica genera dentro del Frente de Todos, se mostró con los referentes sociales y con trabajadores de una cooperativa en Claypole, dando a entender que su rol no es sólo técnico. No por nada en la Casa Rosada ya lo mandaron a medir en las encuestas hace tiempo.

Flanqueado por Emilio Pérsico (uno de los líderes del Evita) y Daniel Menéndez (de Barrios de Pie), Guzmán fue junto al ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, a la sede de la Federación Unión Nacional de Cooperativas Argentinas de Trabajo (Funcat) en el partido bonaerense de Almirante Brown. Allí se abrazó y se sacó fotos los trabajadores de una cooperativa, en su mayoría ex presidiarios.

“El siempre se preocupó y asesoró a los movimientos sociales, porque entiende a las cooperativas”, aseguró Pérsico, refiriéndose a Guzmán. Por su parte, Daniel Menéndez también elogió al ministro de Economía: “Valoramos que se acerque a conocer la problemática de los trabajadores excluidos”. Y aseguró que lo que buscan los movimientos sociales es “fortalecer la construcción de un futuro en donde la economía popular tenga un rol importante”.

Guzmán les agradeció el gesto. “A veces tenemos diferencias en cómo llegar a los objetivos, pero siempre tenemos que acordarnos que el conflicto de intereses pasa por otro lado. Cuenten con nosotros como compañeros de un equipo”, dijo el ministro de Economía en clave más política que técnica.

ADEMÁS: Sergio Berni: "Alberto Fernández defraudó al electorado"

Los elogios y el abrazo político que los movimientos sociales afines al presidente Alberto Fernández le prodigaron a Guzmán, no fueron casuales. Desde que el entorno de Cristina Fernández de Kirchner le apuntó todos sus misiles al ministro de Economía —especialmente desde que el Gobierno firmó el acuerdo con el FMI—, en la Casa Rosada pusieron a todos sus alfiles a defenderlo.

“Si el kirchnerismo lo sigue atacando, lo van a convertir en candidato a presidente”, exageró un funcionario con despacho en la Casa Gobierno. Lo cierto es que más allá de las expresiones de deseo de algunos funcionarios y —tal vez como herramienta para incomodar a sus socios del FdT— en la Casa Rosada mandaron a medir a Guzmán en las encuesta que encargan regularmente.

Los datos de las últimas encuestas no son malos, aunque tampoco para entusiasmarse tanto. Si bien Guzmán posee un alto nivel de conocimiento —algo fundamental para cualquiera que quiera jugar en política— y su índice negativo no está entre los más altos, aún su imagen positiva no es tan alta.

De cualquier manera, no sería tan importante lo que digan las encuestas. Lo que en el albertismo quieren, más que saber si postular a Guzmán para un cargo, es incomodar al kirchnerismo y hacerle saber que están dispuestos a hacer jugar al ministro que más incomoda en el terreno político. Aún a riesgo de profundizar la interna que ya existe en el Frente de Todos.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados