Distintos politólogos y consultores políticos, como Gustavo Marangoni, Carlos Fara y Ricardo Rouvier analizan y hacen un balance de la primera semana del presidente de la Nación, Alberto Fernández

"En su primera semana como presidente de la Nación Alberto Fernández comenzó a desplegar los ejes más urgentes de su gestión: la lucha contra el hambre, la negociación con los acreedores y la reforma institucional", explicó Gustavo Marangoni al caracterizar los primeros días del nuevo mandatario.

Según el politólogo, "con una actitud más conciliadora en el discurso y en los gestos el flamante primer mandatario buscó cerrar la grieta porque percibe que estamos frente a un abismo y sería irrespondable alentar enfrentamientos".

"Su discurso en la Asamblea Legislativa se caracterizó por un tono moderado con referencias y guiños a la oposición, fundamentalmente a la UCR con distintas menciones a Raúl Alfonsín y a la comunidad política toda, señalando que había que terminar con la grieta porque el abismo frente al que nos encontramos, de perseverar en la desunión, estaría mucho más cercano", señaló Marangoni en diálogo con este diario.

Gustavo Marangoni analiza los primeros días de la gestión de Fernández
Gustavo Marangoni analiza los primeros días de la gestión de Fernández
Gustavo Marangoni analiza los primeros días de la gestión de Fernández

Según el analista, "a esto lo acompañó de una gestualidad que fue desde el abrazo al presidente saliente o el acompañamiento a Gabriela Michetti en el ingreso al Congreso, tanto como para distender relaciones que podrían estar más estresadas. De tal manera, se puede pensar que él se coloca en el medio de los dos representantes de la grieta".

Marangoni destacó en esta primera semana de su mandato presidencial que Fernández "hizo mucho énfasis en el tema del hambre, hay que recordar que el primer ministro confirmado de su gabinete fue Daniel Arroyo y la primera medida específica fue la tarjeta de alimentos, con lo cual hay una vocación allí de poner este tema como un fronting de su gestión".

"Luego viene lo que tiene que ver con la deuda y con la urgencia para resolver todo lo relacionado con ella y de esta manera ir despejando lo que tenga que ver con un ajuste económico", señaló .

"El tercer eje -según Marangoni- estaría orientado a lo institucional: la reforma del sistema judicial, que es un proyecto que tiene que presentar en el Congreso para su debate y la intervención de la AFI (Agencia Federal de Información, donde está planteando otro de los temas importantes de cara al interior de la coalición".

El politólogo también se refirió al discurso del ministro de Economía Martín Guzmán, sobre el que dijo que "ha conceptualizado el tema de la deuda insistiendo en lo que ya había anticipado en otras entrevistas antes de ser confirmado en el cargo: que Argentina necesita tiempo". "Esto implica postergar el pago de capital e intereses al menos por el lapso de dos o tres años hasta poder consolidar el despegue de su economía, lo que equivale a ahorrarse en concepto de intereses tres puntos del PBI", destacó.

Marangoni consideró asimismo que en el mensaje del ministro "también hay un mensaje a los los acreedores a los que les está diciendo que esto lo tendríamos que tenerlo cerrado en marzo a más tardar porque de lo contrario Argentina podría tener que tomar medidas de carácter unilateral, que es lo que todos quieren evitar". Por último, Marangoni explicó que "en lo que se refiere al plazo de gracia, los famosos 100 días, que suele beneficiar a los presidentes cuando inician su mandato, se puede decir que con la vigencia del super cepo, con la posibilidad de mayor emisión monetaria y con la compra de dólares vía comercio exterior está la posibilidad de que haya un ligero repunte de la economía".

"Hay que señalar que en el caso de que esto se dé por la existencia de más pesos en la calle y de la imposibilidad de atesorar dólares se mueva un poco más la economía real, la pregunta que es válido hacer es hasta cuándo", advirtió sin embargo Maragoni .

El politólogo elogió la composición del gabinete económico "más homogéneo" que el de su predecesor y con figuras (Guzmán, Matías Kulfas, Mercedes Marcó del Pont, Miguel Pesce y Cecilia Todesca) que pertenecen a una matriz económica heterodoxa y desarrollista.

"En eso me parece que hay más comunión con respeto al diagnóstico y a lo que hay que hacer de la que hubo en su momento en el gabinete económico de Macri, donde había un presidente del BCRA que planteaba metas de inflación del 15/20 % anual y un ministro de Energía que proponía incrementos de las tarifas en el orden del 400 %, lo que no era consistente con lo anterior".

"La gente sabe la situación que se hereda"

Para el consultor político Carlos Fara, "en el inicio de su mandato Alberto Fernández corre con una ventaja no despreciable y es que las expectativas de la gente por los resultados sin bajas".

"Las expectativas de la gente son bajas porque saben que la situación que hereda Alberto es muy difícil y que no va a tener viento de cola. Esto lo hemos visto en los estudios de manera que eso para mi gusto es un hándicap para Alberto porque la vara es baja", señaló Fara en diálogo con POPULAR .

En tanto, con respecto a la relación con Cristina Fara consideró que "creo que Alberto coincide con Cristina más de lo que parece en términos conceptuales, después está la cuestión de la implementación y de la conducción de ese espacio, del ejecutivo, etc. Claramente Alberto se queda con las riendas del Ejecutivo y ella con las del Legislativo. Parece que ahí estan los roles".

"Todos interpretan que Cristina es la gran socia política de Fernández, por lo tanto son socios en los beneficios y en las pérdidas. A Cristina no le conviene que Alberto tenga problemas, todo lo contrario, porque de esa forma usufructúan ambos", consideró. Al analizar el discurso del ministro de Economía, Martín Guzmán, el titular de Fara&Asociados señaló que "más allá de que no hubo anuncios concretos me parece que fue positivo en términos de tono, de calma y creo que fue una buena señal el hecho de que haya dicho que no se le puede pagar a los acreedores hasta que la Argentina no crezca y que para eso se necesita tiempo".

"Pero al mismo tiempo, como el país no se puede endeudar, tampoco la salida es emitir porque eso sería desestabilizador para el ordenamiento macroeconómico. La puesta en escena que hizo le permitió no dejar flancos débiles sobre los que se lo pueda atacar conceptualmente", completó.

(*) "Se enfatizó el estilo de tolerancia política"

Considerando el poco tiempo transcurrido no es posible ser muy preciso respecto a los estilos de gobierno y las relaciones de poder. Sí podemos decir que el escenario muestra algunos indicios. En la selección del amplio gabinete se observa que dicha amplitud posibilita la distribución entre los diversos sectores que constituyen la alianza ganadora.

Entonces, encontramos a dirigentes que son parte del kichnerisrmo duro y de otras superestructuras como La Cámpora, Movimiento Evita, Frente Renovador, etc. También aparecen figuras jóvenes y mujeres en posiciones de decisión de políticas junto a figuras más veteranas y de mayor experiencia.

Otro dato importante es el discurso del Presidente ante la asamblea legislativa. Allí también se enfatizó el estilo de amplitud, de tolerancia política y de avanzar sobre una reforma judicial y de jerarquizar las necesidades sociales según su urgencia. Hay también una recuperación en varias exposiciones de Alberto Fernández, la figura de Alfonsín, que es como acentuar el régimen democrático y republicano.

La gestión gubernamental va a tener que manejar la demora en la satisfacción inmediata de las necesidades. En este punto convergen los movimientos sociales y los sindicatos. Estos últimos se van a dar un compás de espera, en general salvo sindicatos o comisiones internas manejadas por la izquierda que no diferencia entre Mauricio Macri y Alberto Fernández

Se tuvo especial cuidado en elegir el equipo económico con una figura central, el académico Martín Guzmán, que adelantó algunas conceptualizaciones sobre las medidas económicas y el acuerdo con el FMI, que pasarán por el Congreso para su aprobación. Sobresale la afirmación de que no habrá emisión y se mostró preocupado por mantener un equilibrio fiscal. Seguramente la negociación con el FMI se hará sobre la base de obtener tiempo para poder pagar.

Por último, la relación en el vértice del poder. No vamos a especular sobre la relación CFK y AF porque no sabemos como se desarrollará, pero es evidente que Alberto tiene una actitud negociadora, y CFK mantiene una postura que enfatiza la reparación y reinvindicación de su figura ante la situación judicial . Son estilos diferentes, pero no necesariamente suponen un conflicto constante.

La relación entre el Poder Judicial y el gobierno nacional o de algunas provincias seguramente atravesará algunas turbulencias cuyas consecuencias no podemos calcular. Esto lo decimos en relación a la postura de la política oficial y por el otro lado las causas que siguen su curso, lento, pero siguen sobre todo en la justicia federal.

(*) Por Ricardo Rouvier - Consultor y analista político

ADEMÁS:

Cristina Kirchner: "La doble indemnización es un acto de justicia"

Julio de Vido ya se encuentra en su casa y se reencontró con su familia

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados