Natalia Fernández, una joven que trabaja en un restaurante cercano a la torre Le Parc, estuvo en el operativo la noche en que fue hallado muerto el fiscal y reveló detalles preocupantes sobre la impericia de los investigadores

Una testigo clave comprometió a los investigadores que realizaron el operativo en la causa de Alberto Nisman la misma noche en que lo encontraron muerto en su departamento de la torre Le Parc, en Puerto Madero.

Natalia Fernández, una joven de 26 años que trabaja en un restaurante de la zona, fue obligada a oficiar de testigo cuando un auto de Prefectura la abordó junto a una amiga a la 1 de la mañana del lunes 19 de enero.

La testigo presenció entonces el operativo, firmó papales cuyo contenido asegura desconocer y, a casi un mes de la muerte que sacudió el verano argentino, reveló en un diálogo con Clarín detalles preocupantes sobre las pruebas que se recolectaron aquella madrugada en la casa del fiscal especial de la causa AMIA.

A continuación, una recopilación de su testimonio:

•  "Cuando estábamos sentadas en la escalera, metieron la camilla y en ella sacaron el cuerpo. Eran como las 3.30. Estaba envuelto en una bolsa negra. Se lo llevaron para la derecha, pero a los 15 minutos lo volvieron a meter y se lo llevaron para la izquierda. 'No boludo, por acá no. Es por allá', decían con risas. Y después, cuando lo metieron en el departamento no vi por dónde lo sacaron".

• "Había como 25 carpetas que decían 'causa', 'secreto'... Ellos leían cada página, hacían un resumen, lo escribían y me hacían firmar a mí". Agregó que vio cómo los peritos pedían más marcadores indelebles porque los que había estaban "secos", y que intervenían las hojas del fiscal subrayando y marcando. "Natalia, quiero que sepas que esto está así tal cual nosotros lo encontramos", le decían.

• "Tomaban mate y pidieron medialunas. Tocaban todo. Había unas cincuenta personas. La fiscal preguntaba '¿la cortamos acá y la seguimos mañana?´.  A mí, al otro día me llamaron para que firmara unos papeles. Fui. Ni pude leer, porque además me pidieron que 'por favor, ni leas esto'. Me dijo 'firmalo' y yo la verdad fui una boluda porque estaba muy asustada y los firmé sin leer".

• "El portero se sentó al lado mío. Yo me puse a llorar. Estaba muerta de sueño, y me ofreció un café. Y el café era de la cafetera que estaba enfrente a la mesa de papeles. Era la cafetera de Nisman".

• "Una de las cosas más locas es que en un momento apareció un tipo vestido de astronauta (por el uniforme de uno de los peritos). Apareció con otro que traía un polvo negro de huellas que había marcado. Los astronautas traían el celular del fiscal que no paraba de vibrar. Dijeron que nadie lo tocaran y que era prueba. Lo pusieron ahí nomás y una mina de Prefectura lo agarró como si nada. Yo misma empecé a decir 'no, no, dijeron que no lo toquen, es el teléfono del tipo al que mataron'. La mina soltó el teléfono y hubo carcajadas".

• "Decime, ¿cuántos pititos o canutos de bala dicen que encontraron?" Uno, pero casquillo, no bala. "No, había cinco casquillos. Yo los vi y me los mostró Viviana Fein cuando apareció con una Ziploc ... Ahí se dijo que el disparo en la cabeza había sido hecho a 11 centímetros de distancia ... También me da miedo decir que en el edificio de enfrente encontraron un casquillo de un francotirador de un arma que no hay en Argentina".

 

Fuente: Clarín

      Embed



Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados