Trabajó 26 años en el área de Emergentología del nosocomio de Florencio Varela y este año dijo "basta", cansada de lidiar con el maltrato de los pacientes por las demoras en la Guardia.

Tras 26 años como empleada del Hospital Mi Pueblo, la doctora Guillermina Ebrile renunció a su cargo por el desgaste que le provocaron "la agresión, el insulto permanente y las patadas en las puertas del consultorio", una cruda realidad con la que -según dijo- deben lidiar todos los días los profesionales que trabajan en el nosocomio de Florencio Varela.

Ebrile se desempeñó en el área de Emergentología del Mi Pueblo hasta el pasado mes de abril, cuando dijo "basta" y decidió regresar a su Bahía Blanca natal.

Pacientes y familiares violentos fueron moneda corriente para la especialista, de 54 años, quien realizó sus estudios en la Universidad de La Plata y se radicó en Florencio Varela en 1998.

Ebrile describió una realidad "con alteración y estrés permanente", tanto de los pacientes como de los médicos.
Ebrile describió una realidad "con alteración y estrés permanente", tanto de los pacientes como de los médicos.
Ebrile describió una realidad "con alteración y estrés permanente", tanto de los pacientes como de los médicos.

Ahora, desde la ciudad que la vio nacer y con nuevo empleo en el Hospital José Penna de esa ciudad, habló sobre cómo fue su experiencia como doctora en el distrito varelense. "Fue devastador. Constantemente es vivir bajo el insulto y el maltrato, porque existen demoras en la guardia. Sentía que la cabeza y el corazón me estallaban. Muchos profesionales no aguantaron, se fueron, y a veces me pregunto por qué yo sí lo pude sobrellevar. Toda una paradoja: amaba el hospital, pero no daba más", confesó.

ADEMÁS:

Detienen a una mujer que abandonó a su bebé

Asimismo, Ebrile recordó que "hubo días de alrededor de 200 pacientes y muchos en situación caótica". "Los heridos de arma blanca eran moneda corriente. No es fácil y eso genera que pocos deseen trabajar en ese ámbito. Un estudio a un paciente conlleva una demora insostenible", reconoció en una entrevista al portal La Nueva.com.

La profesional describió una realidad "con alteración y estrés permanente, no sólo de parte de los pacientes, sino de los médicos". "Llegó un día en que me di cuenta de lo difícil que resultaba dar soluciones a las problemáticas diarias. Y ahí me decidí", enfatizó.

Por último, Ebrile aseguró que la diferencia entre el Hospital Mi Pueblo y el José Penna se traduce en demanda, pacientes y patologías totalmente distintas. "El Penna me recibió muy bien y aunque la tarea es intensa, estoy cómoda desde el primer día, existe mucha calidad humana y contención de los directivos", reflexionó.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados