Para crecer saludablemente, el cerebro de un niño necesita estímulos específicos provenientes del ambiente

Cómo afectan las nuevas tecnologías al desarrollo del cerebro en la infancia y la adolescencia es difícil de responder porque los avances son recientes y están en permanente cambio. Hasta el momento, la evidencia científica sugiere que el uso de esas tecnologías produce tanto efectos negativos como positivos en los niños.

Para crecer saludablemente, el cerebro de un niño necesita estímulos específicos provenientes del ambiente. Por ejemplo, para lograr un óptimo desarrollo y coordinación sensoriomotora, necesitan moverse. Sin embargo, el uso de la tecnología suele promover el sedentarismo. También se ha sugerido que el uso de la tecnología, particularmente por la noche, puede alterar los hábitos de sueño.

Otro aspecto a considerar tiene que ver con la autorregulación emocional. Darle a un niño un celular o una tablet para que se mantenga tranquilo durante un viaje puede ser una estrategia útil a corto plazo. Ahora bien, estar en silencio no siempre es lo que necesitan: deben aprender a procesar sus emociones, sus ansiedades y frustración, y ensayar formas de manejar el malestar, como hablar con los padres y las madres, pedir ayuda y recibir apoyo. Incluso, muchas veces, el exceso de frustraciones que conlleva un juego en red puede aumentar la desregulación emocional.

Por su parte, una de las características de los entornos virtuales es que todas las acciones tienen un efecto inmediato. Así, pueden acostumbrarse en exceso a tener gratificaciones de manera instantánea y aprender a preferir este tipo de interacción sobre otras. Para desenvolverse adecuadamente en la vida, es importante saber que no todas las interacciones conducen a una gratificación inmediata.

Pero claro que estas nuevas tecnologías también tienen efectos positivos. Algunas investigaciones han demostrado que los videojuegos pueden incrementar las habilidades visoespaciales y los tiempos de reacción. Por otra parte, gracias al desarrollo de Internet no es necesario memorizar grandes cantidades de información, lo que permite liberar recursos cognitivos para involucrarse en otros procesos. Y tener la amplia posibilidad de conectarnos con personas de cualquier lugar del mundo que brindan las redes sociales puede ayudar a fomentar el respeto por quienes son diferentes a uno.

Entonces, es importante conversar sobre cómo los niños, niñas y adolescentes usan la tecnología y cómo creen que deberían ser las reglas, intentando consensuarlas. Y saber también ofrecer alternativas sanas y estimulantes para los planos cognitivos y afectivos. Del mismo modo, es clave que los adultos seamos conscientes de nuestros propios hábitos de uso de dispositivos electrónicos. Debemos recordarles y recordarnos que ninguna tecnología sustituye las relaciones sociales cara a cara basadas en el apoyo y la confianza.

ADEMÁS:

Potenciar relaciones positivas para evitar la violencia y la agresión

Saber perdonar para estar mejor física y mentalmente

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados