Radicado hace casi 20 años en los Estados Unidos, el exitoso entrenador argentino, que conquistó el Breeders Cup Distaff con Blue Prinze en 2019, habló de cómo cambió su vida a causa del coronavirus

Desde Lexington -conocida como la Capital Mundial del Caballo-, Kentucky, EE.UU., el entrenador Ignacio Correas (h) habló en exclusiva sobre cómo vive en tiempos de coronavirus, recordó a Blue Prize y, aunque sabe que no va a ser fácil, confía en que "nos vamos a recuperar" una vez que pase la pandemia.

-¿Cómo vive este momento?

-Con mucha incertidumbre, porque no sabes lo que va a pasar. No solamente con el coronavirus, sino también con tu trabajo, con tu vida diaria, que ha cambiado de forma excepcional. Hoy en día vas por la calle y está casi todo desierto. Por supuesto también estoy preocupado por Argentina, donde tengo mucha familia, muchos amigos. La verdad espero que esto se termine lo más pronto posible y, una vez que suceda, ver donde uno esta parado y tratar de volver a construir; todavía no hemos sentido el golpe. El tema laboral en este país es muchísimo más fácil que en la Argentina. Trataremos de salir adelante junto a todo mi equipo de la mejor forma posible. Esperemos que encuentren alguna cura para el virus.

-¿Cómo cambió su vida a partir de la pandemia?

-En la mañana, sigue más o menos igual: me levanto 4.30 y un rato después voy para el stud. Los caballos empiezan a salir a las 6 como salían antes. Lo único que notás es que, por ejemplo, no han venido muchos caballos de Florida todavía. La parte de Keeneland en vez de haber 1.000 caballos hay solamente 100 y no van a dejar entrar más. Es decir que estamos con una población de alrededor de 350 caballos, lo cual es otra densidad de gente. El trabajo en la pista no ha cambiado, lo que está muy restringido es el ingreso a las caballerizas; no puede entrar nadie que no tenga trabajo o algo específico que hacer ahí. La parte pública es mucho menor, ni hablar cuando salís. Yo terminada de trabajar e iba a almorzar con alguien diferente todos los días o me iba a un haras. Es como decía el general: de casa al trabajo y del trabajo a casa. No hay otra cosa para hacer. Yo tengo caballos en Florida y no puedo ir. Hay carreras, pero solo 2 personas por caballo pueden ir. A nosotros nos toman la temperatura y nos revisan todas las mañanas antes de entrar a trabajar. Nos ha cambiado todo, pero por lo menos tenemos trabajo y podemos seguir haciendo lo que nos gusta, al menos por ahora. Cuando termino de trabajar me voy para casa y me quedo con mi esposa. Nos estamos viendo mucho más en estos últimos 15 días de lo que nos veíamos antes...

ADEMÁS:

"Tengo que prepararme en todo sentido para dirigir River"

Los futbolistas de Español: comen en merenderos o revientan la tarjeta

-A pesar de todos esos cambios, ¿puede trabajar sin problemas?

-En cuanto al personal no tengo problema; tengo a toda mi gente y los caballos van a la pista en los mismos horarios de siempre. Lo único que no se puede en este momento es tomar gente nueva. En ese sentido es muy distinto de lo que sucede en Argentina.

-¿Está de acuerdo con que se siga corriendo?

-Mientras tenes carreras, tenes vida, tenes trabajo y le podes dar trabajo a la gente. Esa es la parte linda. Pero hay que tratar de entender que este virus mata y por ahora no hay un remedio. Creo que lo lógico es lo que hicieron en Buenos Aires o en otras partes del mundo: parar las carreras. Vamos a sufrirlo mucho, pero hay que escuchar a los médicos que son los que saben. Es muy duro para todos pero creo que parar es lo mejor, sin dudas.

-¿Cómo están The Great Day y Sandino Ruler?

-En cuanto a The Great Day si los últimos estudios dan bien ya podría empezar a caminar. En total son aproximadamente 5, 6 meses para ver si vuelve a competir o no. Y Sandino anda muy bien. Tuvo ese problema en la gatera porque es muy manso ahí. Pero ahora está mucho mejor.

-Hábleme de Blue Prize.

-Una yegua fantástica. Estoy muy agradecido de haberla tenido. Te hacen la vida muy fácil tener ese tipo de caballos. Disfruté mucho el triunfo en el Distaff. Estoy muy agradecido a los dueños y a la yegua que me hizo quedar muy bien siempre.

Correas (h) deja un reflexión final: "Hay que cuidarse por nosotros y por los demás. Hay que ponerle el pecho. Esto en algún momento pasará, y ojalá sea con un final feliz para todos".

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados