El Clásico Paseana (G2), disputado en San Isidro, tuvo un desenlace electrizante en el que Siempre en mi Mente derrotó a Joy Velika por ventaja mínima.

Un final para el infarto tuvo el Clásico Paseana (G2-1800 metros) disputado en la pista de césped del Hipódromo de San Isidro en el que la yegua Siempre en mi Mente (Equal Stripes) superó por ventaja mínima a Joy Velika (Fortify), que vino fuerte en el final pero recién pasó de largo una vez que ambas cruzaron el disco.

Lo curioso del desenlace, es que la vencedora es entrenada por Nicolás Martín Ferro y la escolta, por Enrique Martín Ferro, su padre. Así que en San Isidro todo quedó en familia, mientras la gran favorita, Linda Isabelle, quedaba carta, lejos, en una inesperada actuación, tal vez afectada por el estado d la pista que se encontraba muy pesada.

La carrera se hizo con Stemme (Cima de Triomphe) en la delantera, mientras Linda Isabelle accionaba quinta, la ganadora alternaba el sexto y el séptimo puesto, y Joy Velika se movía en la retaguardia. Al pisar la recta la favorita se puso segunda y enseguida pasó a dominar la carrera con aires de ganadora, pero en los 250 finales se cansó. Tal vez por el estado de la pista o tal vez porque sintió el alargue desde la milla.

Desde atrás cargaron vencedora y escolta y a dos cuadras y media de disco pasaron de largo para regalar un gran final en el que la conducida por Eduardo Ortega Pavón prevaleció levemente sobre la conducida por Francisco Leandro Fernandes Goncalves.

Ventaja mínima dijo el fallo, mientras que a ocho largos quedaba tercera A Media Luz (Exchange Rate) y a seis más arribó cuarta Linda Isabelle, que perdió su invicto. Todo en 1'55"49/100, un registro que habla de lo complicada que estaba la cancha.

Esta fue la segunda victoria de Siempre en mi Mente, la primera en el terreno jerárquico. La representante del Haras Pozo de Luna, que crió a la ganadora en sociedad con el Haras Cachagua, seguramente seguirá animando los cotejos clásicos de esta temporada, sobre todo las pruebas de fondo.

Embed

SORPRESA EN EL CLASICO OLAVARRIA (G3)

La veterana Idaira Chica (Hunky) se adjudicó el Clásico Olavarría (G3-1000 metros) después de accionar tercera, algo alejada, en el primer tramo de la competencia y de desatar una potente atropellada en los 400 metros finales, carga que le sirvió para doblegar a la puntera en los 250 y para contener el ataque final de Turista (Valid Stripes), que finalmente la escoltó desde cuerpo y medio al cabo de 1'70/100 en una pista que estaba muy pesada.

Conducida por Luciano Cabrera, la vencedora pagó un dividendo salvador de $ 37,50 por cada peso apostado y alcanzó la quinta victoria de su campaña compuesta por 38 presentaciones, la primera dentro del plano jerárquico que llegó cuando está a poco más de dos meses de cumplir 7 años. Entrenada por Juan Alfredo Alonso, defiende los colores de la caballeriza Dos Malvineros, de Azul, y fue criada por el Haras Blanca Chica.

Embed

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados