sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
General
29 | 01 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Vecinos en pie de guerra por fiestas en balnearios

0
Comentarios


Son residentes de la zona Sur, que reclaman control por los ruidos molestos que se producen casi todos los días de la semana que no los dejan descansar. También se quejan de trapitos y vendedores ambulantes.

Vecinos en pie de guerra por fiestas en balnearios
Foto:

Los vecinos de la zona Sur de Mar del Plata piden "control" para las fiestas de playas que generan ruidos molestos casi todos los días de la semana, al tiempo que se quejan por la invasión de "trapitos" y vendedores ambulantes.

Como ocurre cada temporada, los vecinos de los barrios de la zona sur de Mar del Plata padecen vivir frente a los balnearios más selectos de la ciudad, en donde se realizan fiestas de playa casi todos los días de la semana.

A eso, se suma el descontrol de "cuidacoches" y vendedores ambulantes, que prácticamente se apropian de las calles.

Desde la sociedad de fomento del barrio Alfar, aseguraron que se armará una mesa de trabajo para que el año que viene la situación no se salga de control.

Incluso pidieron a los responsables "un resarcimiento para el barrio, por las molestias que han causado".

"Estamos teniendo muy graves problemas y no solo por el tema del ruido; este año parece que no hay respeto por nada", admitió la presidenta de la sociedad de fomento, Liliana Ballanti en declaraciones a Radio 10 Mar del Plata

Si bien aclaró que los vecinos "no están en contra de que haya movidas musicales", reclamó que se realicen controles "para que el ruido no sea algo que genere una molestia a nuestro barrio y a otros barrios como Playa Serena, San Jacinto o San Patricio".

Según Liliana, se observa presencia policial, pero aún así no es suficiente porque "los chicos están pasados de revoluciones", sobre todo de noche, cuando se hace "imposible dormir".

"Hemos visto chicos corriendo desnudos por el barrio", advirtió.

Ballanti puntualizó que Mute y La Caseta son los balnearios "más problemáticos" porque realizan fiestas "de miércoles a domingo. Entendemos que es parte del verano, que genera ingresos, pero pedimos un poco de respeto y consideración porque no estamos viviendo en paz, no podemos dormir", exigió.

Otro punto de conflicto, dijo, tiene que ver con los "cuidacoches" o "trapitos" que trabajan en la zona.

"Cobran entre 100 y 150 pesos para estacionar y nadie los va a denunciar para que no le destrocen el auto", describió.

      Embed


Comentarios Facebook