sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Política
27 | 04 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La oposición aprobó en el Senado el proyecto de ley antidespidos

0
Comentarios


El justicialismo, en sintonía con las tres centrales obreras, logró aprobar la norma que en el marco de la “emergencia ocupacional” impide las cesantías por 180 días, iniciativa a la cual el oficialismo se oponía.

La oposición aprobó en el Senado el proyecto de ley antidespidos
Foto:

La oposición impuso este miércoles su mayoría en el Senado y aprobó finalmente con 48 votos a favor y 16 en contra el proyecto de ley que prohíbe por 180 días los despidos, pese al rechazo del Gobierno.

 Tras casi seis horas de debate, el proyecto que declara la "emergencia ocupacional" en todo el país impulsado por el PJ-FPV y respaldado por casi todo el arco opositor fue aprobado sin cambios y girado a la Cámara de Diputados.

 El respaldo del PJ-FPV, del Interbloque Federal, los tres massistas y los legisladores del GEN, la Coalición Cívica y Proyecto Sur tuvo sus matices, referidos principalmente a la situación de las pequeñas y medianas empresas.

 Senadores como el salteño Rodolfo Urtubey, del PJ-FPV, y los aliados del oficialismo Roberto Basualdo y Juan Carlos Romero, del Interbloque Federal pidieron excluir de la prohibición a las pymes con el argumento de que en caso de incurrir en despidos no podrían afrontar el pago de la doble indemnización, mismo planteo que realizaron los tres massistas, pero que no tuvo éxito.

 El proyecto prohíbe los despidos y las suspensiones en el sector privado y en el sector público nacional por 180 días y le otorga a los trabajadores que fueran echados luego de la entrada en vigencia de la ley el derecho de optar por la reincorporación o el cobro de la doble indemnización.

 También aclara que estas condiciones no serán aplicables para las contrataciones celebradas con posterioridad a la eventual entrada en vigencia de la ley, es decir, que no se verán alcanzadas las empresas que tomen nuevo empleo.


LEA MÁS:

      Embed


 En nombre del oficialismo, Pinedo señaló que el proyecto implica un "cambio de las reglas de juego" que no genera "condiciones" para crear empleo a partir de las inversiones que el Gobierno espera para este año y calificó la iniciativa opositora como una "propuesta acotada que no se preocupa por la situación del trabajo en negro, ni por las pequeñas empresas".

 "Es facilísimo levantar la mano y hacerse el simpático, más difícil es crear puestos de trabajo", sostuvo Pinedo, quien advirtió en declaraciones a la prensa que van "cuatro años que no se generan puestos de trabajo genuino" y agregó: "Nuestro trabajo como Gobierno no es ser simpáticos, sino generar empleo".

 El pampeano Daniel Lovera, (PJ-FPV), autor del proyecto, aseguró que "no es cierto" que el proyecto sea "un cepo a la generación de nuevo empleo, porque exceptúa a todos aquellos que tomen nuevos trabajadores". "El objetivo de este proyecto es tan claro como contundente. Queremos preservar los empleos durante un tiempo limitado esperando que cambien las condiciones socio económicas en el país", señaló Lovera.

 A su turno, el jefe del bloque PJ-FPV, Miguel Ángel Pichetto, sostuvo que "el Gobierno cree que si tienen un diálogo con empresarios y trabajadores se debilita, al contrario, se fortalece" y agregó: "Si los empresarios y los trabajadores hubieran hecho un acuerdo para frenar despidos, tal vez hoy este Senado no estaría tratando esta ley". "Nosotros dijimos claramente que el Senado no se va a alejar de los trabajadores. Acá vinieron los sindicatos con un discurso uniforme sobre la pérdida de empleo", subrayó Pichetto al fundamentar el impulso del proyecto.

 Adolfo Rodríguez Saá (Interbloque Federal) expresó su preocupación por el tema del empleo y sostuvo que "el país no se levanta con una ley", al tiempo que calificó el proyecto como "una herramienta para frenar despidos" y le dio su apoyo. En la postura intermedia, la fueguina Miriam Boyadjian, del interbloque massista UNA, advirtió que "este proyecto va a generar gravísimos problemas, sobre todo a las pymes, que no van a poder pagar una doble indemnización", aunque adelantó el voto positivo en general de esa bancada.

 Como aliado del Gobierno, el salteño Juan Carlos Romero (Interbloque Federal) se expresó en contra de la propuesta, a la que calificó como "poco práctica" y también alertó sobre posibles complicaciones para las pymes.

Pinedo: "Es fácil levantar la mano y parecer simpático"

El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, cuestionó la propuesta al decir que "no sirve para recibir inversiones cambiar todo el tiempo las reglas" y opinó que "lo que hay que hacer es crear condiciones de empleabilidad".

"Es fácil levantar la mano y parecer simpático. Pero nuestra tarea de gobierno es crear puestos de trabajo, no 'ser simpáticos'. Y crear puestos de trabajo es muy difícil. Hace cuatro años que no crece el empleo en el sector privado", comentó Pinedo.

En tanto, el radical Luis Naidenoff denunció: "Este es un proyecto que tiene mucho de apresuramiento político" ya que "ni siquiera se lo invitó a hablar al ministro de Trabajo" Jorge Triaca. "No pretendan que un gobierno en cuatro meses solucione un desaguisado de ocho años de gestión del gobierno anterior", evaluó.


      Embed



Comentarios Facebook