viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
26 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Un chico de 13 años mató a balazos a un delincuente

0
Comentarios


Cuatro ladrones entraron a robar en una casa de la localidad bonaerense de Francisco Álvarez, en el partido de Moreno. El menor tomó un arma y disparó. Uno de los delincuentes murió en la puerta y los otros escaparon.

Un chico de 13 años mató a balazos a un delincuente
Foto:

Un niño de 13 años mató a uno de los cuatro delincuentes con los que se enfrentó a tiros cuando asaltaron a su madre en su casa de la localidad bonaerense de Francisco Álvarez, en el partido de Moreno.
 
Un hermano del menor, de 11 años, recibió un roce de bala por lo que sufrió un corte en el cuero cabelludo que no revestía gravedad.
 
El violento episodio se produjo anoche en una vivienda situada en Tirso de Molina y Diagonal Nápoles, de esa localidad situada a unos 45 kilómetros al oeste de la Capital Federal.

      Embed
 
Todo comenzó cuando los cuatro asaltantes asaltaron a la madre del chico, una productora de seguros de 43 años, en el momento en el que había ingresado su auto al garaje.

Los delincuentes obligaron a la dueña de casa a llevarlos al interior, donde le exigieron dinero bajo amenaza de arma de fuego. Fue en ese momento, cuando el chico de 13 años salió de una de las habitaciones con una pistola de calibre 9 milímetros propiedad de su padre y disparó contra los asaltantes, por lo que se produjo un enfrentamiento.

Como producto del tiroteo, uno de los delincuentes recibió dos disparos y murió a los pocos minutos, a pesar de llevar puesto un chaleco antibala. En tanto, los otros tres cómplices escaparon y por el momento se encontraban en calidad de prófugos. Los delincuentes fugaron en un auto Volkswagen Voyage gris que fue hallado poco después abandonado y que se constató que tenía pedido de secuestro ya que había sido robado en el partido de Merlo.
 
      Embed


El delincuente fallecido, que no había sido identificado, quedó tendido en la puerta de la casa y fue descrito como de entre 30 y 35 años, tez blanca y 1,75 metros de altura. En su poder fue encontrado un revólver tipo "lechucero" con cinco proyectiles cargados y tenía puesto un chaleco antibala con la inscripción Policía, aunque no se corresponde con los usados por la fuerza de seguridad bonaerense.
 
En el caso tomó intervención el fiscal Pedro Marchetti, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 7 de Moreno, que no tomó medida alguna sobre el chico que se enfrentó con los delincuentes.

El arma estaba registrada a nombre del padre del menor, quien dijo después que su hijo "está mal, no para de llorar por lo que pasó", y consideró que los delincuentes "han tenido códigos" y "le perdonaron la vida" a fu familia al optar por irse del lugar sin dispararles.

      Embed


Comentarios Facebook