El piloto argentina ganó el Gran Premio de Fórmula 1 de Brasil ignorando un cartel de su escudería que le pedía que cediera su posición a su compañero Jones.

El piloto argentino Carlos Reutemann alcanzó aquel 29 de marzo de 1981 una de sus victorias emblemáticas en la Fórmula 1 cuando ganó el Gran Premio de Brasil, pero también generó un acto de desobediencia en la escudería Williams que le costó ser "menospreciado" a futuro por su propio equipo.

A 40 años de ese triunfo, la mayoría de los seguidores de la máxima categoría automovilística son conscientes de que ignorar ese cartel "Jones-Reut", en las últimas vueltas bajo la lluvia en Jacarepaguá, derivó en que se quedara con las manos vacías en la carrera más importante: la del título.

"Hubo una decisión estratégica del equipo que hace que yo pierda el campeonato", señaló tiempo después el argentino, de 78 años, en referencia a lo ocurrido en octubre de ese año, cuando no ingresó en los puestos puntuables en el Gran Premio de Las Vegas y le sirvió el campeonato al brasileño Nelson Piquet, por apenas un punto.

El piloto carioca, hoy con 68 años, había marcado la pole en el trazado de Río de Janeiro, con su Brabham BT49 C. El santafesino, con Williams, obtuvo el segundo lugar, mientras que la segunda fila se ordenó con el australiano Alan Jones, compañero de Reutemann en Williams y campeón mundial por esos años, además del italiano Riccardo Patrese (Arrows).

El domingo amaneció con lluvia y la carrera, pautada a 78 giros, se largó con agua. Piquet, confiado en que la lluvia cesara, arrancó con cubiertas lisas (slicks), mientras Reutemann lo superó y tomó la punta con determinación.

"Lole", que durante esa temporada en la Fórmula 1 también ganaría el Gran Premio de Bélgica en Zolder, mantuvo una ventaja oscilante entre los 3 y 8 segundos sobre su compañero de equipo, el australiano Jones.

Embed

ADEMÁS:

Turismo Carretera: Werner festejó en San Nicolas

Hamilton se quedó con el GP de Bahréin, el primero de la temporada

A falta de siete vueltas para el cierre, desde el box de Williams se mostró un cartel singular: "Jones-Reut". La decisión de equipo, entonces, estaba clara.

Pero Reutemann ignoró la petición y se alejó de su escolta, alcanzando así su segunda victoria oficial en el mismo trazado (la primera había sido en 1978, al comando de una Ferrari).

"No ví el cartel", manifestó Reutemann, apenas bajó del automóvil. Jones, enojado con la postura que había tomado su compañero, dejó su Williams en boxes, se cambió en el motorhome y no acudió al podio de festejos.

Entonces, Reutemann, con gesto adusto y de preocupación, sólo tuvo la compañía del italiano Patrese, que había llegado en la tercera colocación en ese Gran premio brasileño.

Lo cierto es que la "bronca" entre los dos pilotos de Williams de esos años ya venía de la anterior competencia, en Long Beach, en el arranque de la temporada 1981.

Mientras intentaba superar a un rezagado (Marc Surer, con Ensign), Reutemann se desconcentró en una maniobra, dejó un hueco y Jones aprovechó para rebasarlo. De este modo, el campeón mundial 1980 inició la edición siguiente con triunfo.

"En el contrato estaba escrito que no nos podíamos pasar. Y (Alan) Jones lo hizo", se quejó amargamente el santafesino. Por eso, lo de Río de Janeiro pareció un auténtico "pase de facturas".

Reutemann jamás sintió arrepentimiento por lo sucedido esa tarde bajo la lluvia. "Cuando pienso en esa carrera recuerdo cuando era chico y debía hacer 10 kilómetros a caballo para ir a la escuela primera Número 572, de Manucho, en Santa Fe", evocó tiempo después, en un reportaje.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados