Según informó ayer Consumidores Libres, los diez medicamentos de mayor demanda en el país tuvieron aumentos de 157 por ciento en promedio desde diciembre de 2015 hasta la actualidad, con picos de 405%.

Los diez medicamentos de mayor demanda tuvieron aumentos de 157% en promedio desde diciembre de 2015 hasta la actualidad, con picos de 405%, informó Consumidores Libres.

Según un seguimiento de la entidad sobre diez medicamentos que corresponden a distintos grupos terapéuticos (antialérgico, ansiolítico, antihipertensivo, antifebril, analgésico, sedante, antidepresivo, diabetes y tiroidismo), la cafiaspirina es la marca que encabeza el “top ten” de los remedios que más aumentaron, pasando de $4,30 el blister a los actuales $21,75 con un 450% de incremento.

Le sigue el T4, marca comercial de la levotiroxina, una droga que se usa para tratar el tiroidismo, que pasó de $44,99 en febrero de 2015 a los $199,33 que cuesta ahora, acumulando un 343% de suba en el período considerado.

También registraron fuertes aumentos las aspirinetas (295%), Zocor/simbastatina, usado para el tratamiento de la diabetes (254%), el antidepresivo sertralina (230%), el antiarrítmico Atenolol (189%) y el antialérgico Aerotina (185%).

LEA MÁS:

Asimismo, subieron el Lotrial, usado para bajar la presión arterial (111%) y los ansiolíticos Rivotril (77,45%) y Alplax (73%), todos medicamentos de alta demanda sobre todo en el sensible sector de la tercera edad. En lo que va de 2018 y al influjo de la devaluación iniciada en mayo, los remedios también mostraron fuertes variaciones, por encima del IPC, que promedian el 24 % entre los diez productos considerados, con picos de 91% en el caso de la cafiaspirina y del 42 % en el de Zocor (simbastatina).

En diálogo con este diario Héctor Polino, representante legal de Consumidores Libres, señaló que “los responsables de estas subas no son ni las farmacias ni las droguerías, sino los laboratorios nacionales y extranjeros que fijan sus precios abusando de una posición dominante”. El especialista destacó que “el propio ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, reconoció que en Argentina la misma droga tiene precios 3, 4, 5 y hasta 10 veces más caros que en el resto del mundo”.

Polino reclamó mayores controles del Estado para frenar estos abusos y la aplicación de la ley de genéricos, que obliga a los médicos a recetar por el nombre de la droga y no por su marca comercial.

“Ya hay farmacias que no venden remedios si en la receta de la obra social no figura el nombre de la droga”, explicó.

Asimismo, consideró conveniente para abaratar este sensible bien de consumo de los sectores más vulnerables, como la Tercera Edad, “la creación de laboratorios públicos como existen en Santa Fe y otras provincias, que proveen de medicamentos de bajo precio a hospitales públicos y a la Nación.

“Hace algunos años se aprobó en la Legislatura porteña una iniciativa similar que lamentablemente fue vetada por el Jefe de Gobierno de aquel entonces”, agregó.

Para Polino “la salud es un derecho garantizado por la Constitución Nacional y en consecuencia el medicamento debe dejar de ser una mercancía para ser considerado un bien social y como tal protegido desde el Estado”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados