Así lo revela un informe de la ONU, que agrega que en el caso de los niños, ese porcentaje treparía hasta el 58,6. También señala que la economía podría caer hasta un 10% si hubiera un segundo brote.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) presentó ayer el informe "COVID-19 en Argentina: impacto socioeconómico y ambiental" en el que alerta sobre un aumento en la tasa de pobreza, que podría llegar al 40 por ciento a final de año y en el caso de la pobreza infantil hasta el 58,6 por ciento.

Además, como parte de los efectos de la pandemia de coronavirus en el país, la economía argentina podría caer el 8,2 % y hasta el 10 % en caso de que haya "un segundo brote".

"La pobreza extrema podría llegar al 16,3 % hacia el final de 2020. En términos de volúmenes de población, implicaría que entre 2019 y 2020 la cantidad de niñas, niños y adolescentes pobres pasaría de 7 millones a 7,76 millones y la pobreza extrema, de 1,8 a 2,1 millones", destaca el comunicado. En los casos de barrios vulnerables, "la incidencia de la pobreza en 2020 alcanzará a 9 de cada 10 niños y niñas".

La ONU plantea que la principal causa asociada con la disminución de los ingresos está relacionada "con el tipo de actividad económica (venta ambulante, trabajo por cuenta propia de plomería, albañilería, electricidad, changarín, etcétera) y la imposibilidad de salir a trabajar (56 %), la suspensión temporal (18 %), la disminución en el nivel de ventas, pedidos o clientes (15 %), la reducción de horas trabajadas (12 %) y la reducción de salario (8%)".

"Ante la disminución de ingresos, algunos hogares (39 %) han tenido que dejar de pagar algún servicio, principalmente luz, gas, teléfono, celular o internet. Estos valores ascienden al 45 % en el caso los hogares de menores ingresos. Además, un 5 % de los hogares tuvo que reducir el consumo de medicamentos, valor que asciende al 7,5 % en los hogares ubicados en villas y asentamientos", agrega el informe en base a datos de Unicef.

Si bien el informe de la ONU alerta sobre el grave impacto de la pandemia en un país que ya tenía previamente crisis alimentaria, socio sanitaria y productiva, los expositores que formaron parte de la presentación coincidieron en la reacción del Gobierno en la cuarentena y en la posibilidad de reacción de Argentina.

El coordinador residente de la ONU (Naciones Unidas) para la Argentina, Robert Valent, valoró que "la sociedad argentina, hay que felicitarla, ha dado muestras de compromiso para afrontar la crisis" y que "Argentina tiene la capacidad de recursos para mitigar la pandemia".

De cara al mediano plazo, Valent destacó el llamado a la ONU del presidente Alberto Fernández a constituir un Consejo Económico y Social, de manera de poder "configurar soluciones consensuadas para poder lanzar una matriz de desarrollo en la que nadie sea dejado atrás".

No obstante, el funcionario alertó que "la sociedad argentina teme que lo coyuntural pase a ser estructural, y que los nuevos pobres y marginados de esta crisis pasen a ser los nuevos pobres y marginados del país".

Otro de los expositores, el director local de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Pedro de Oliveira, recordó que la situación laboral previa a la pandemia ya era de "extremada fragilidad".

Según las cifras de la OIT, se perderían entre 750.500 y 852.500 empleos en Argentina en 2020. El dato más reciente sobre la desocupación registra que en el cuarto trimestre de 2019 alrededor de 1,2 millones de personas buscaban activamente trabajo, una tasa de desempleo del 8,9 %.

De acuerdo al informe de la ONU, las actividades más afectadas serán aquellas vinculadas a servicios no esenciales y al comercio exterior, donde se espera para julio una caída del 27 %, acompañada de un descenso en el precio de los productos primarios, de los cuales Argentina es gran exportador, en torno al 20 %.

Por su parte, la representante residente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Argentina, Maureen Birmingham, recordó que "en varios sentidos Argentina es ejemplar en la región en cuanto a su respuesta decisiva y oportuna a la pandemia", y valoró que hubo "medidas rápidas para aumentar la contención social y alto compromiso comunitario".

En ese sentido, la titular del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz, destacó en la apertura del encuentro que "hoy el 85% del país se encuentra en total normalidad, pero nos queda aún por atravesar el cuadro en el área metropolitana, donde crece la curva de contagios y está la mayor concentración productiva, y por tanto el mayor conflicto económico".

"Paralizamos la producción y el empleo para cuidar las vidas y la salud, mientras la salida de la crisis contempla recuperar la gran potencia del Estado regulador, que se hace cargo para garantizar el trabajo y la inclusión de sectores vulnerables, con políticas públicas para que la pandemia produzca el menor daño posible", resaltó Tolosa Paz.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados