Tiene el sexo en paz y lo vive con libertad. Siente que el tiempo robusteció su pasión. Le gustaría andar más liviana por la vida. No se deja avasallar por las urgencias cotidianas. "No dejo que nada me detenga, voy con las mochilas que tengo que cargar", asume.

En esta oportunidad Silvia Kutika- quien se encuentra protagonizando la comedia ‘Tengamos el sexo en paz’ de Darío Fo, que se halla en gira nacional- contesta sin rodeos a los interrogantes que surgieron en el siguiente reportaje.

El sexo es...

- Una entrega absoluta, la libertad que te das con el otro, desde lo corporal, desde lo sensible y desde lo emocional; son esos instantes maravillosos en los que sentís que te unís al Universo y que, además, te da la posibilidad de ser madre; es un universo enorme.

¿Asocia el sexo con el amor?

-Sí. Me cuesta separarlos. Yo necesito unir el amor con el sexo.

¿Usted tiene el sexo en paz?

-Sí.

¿Aún después de 25 años de matrimonio?

-Sí, porque conocés a tu pareja, sabés cuáles son sus gustos, cómo es su cuerpo, tenés la posibilidad de jugar y proponer cosas con libertad. Si bien estoy en paz, sigo con ganas de descubrir cosas para no entrar en la rutina. Con Pipo, (Luis Luque), mi marido, muchas veces, vamos a un hotel para cambiar de ambiente, para relajarnos en un espacio más propicio para el juego. Eso nos motiva mucho. Después, bueno, con algunos juguetitos también. Hemos ido a algún sex shop y preguntamos sobre todos los aparatitos que nos llamaban la atención. Esa complicidad te la da el tiempo de estar con el otro.

En el sexo, ¿qué la enciende?

-Una mirada pícara o una caricia. Hace tanto que estamos juntos que con una mano sobre una pierna ya decís: ‘Dale, vamos para delante’ (risas).

¿Hay un código en común, un lenguaje gestual y corporal?

-Sí. Son muchas cosas. A veces, está más receptivo y, otras veces, hace falta trabajar un poco más (risas).

En su caso, ¿el tiempo robusteció la pasión?

-Sí, porque la entrega es absoluta.

ADEMÁS:

Nahir Galarza confesó que no descarta participar en una serie sobre su vida

Tini y Sebastián Yatra presentan nuevas canciones, pero por separado

Cuando se mira al espejo, ¿qué ve?

-Intento ver el largo camino que recorrí, la familia que armé, la pareja que tengo, mi maravilloso hijo y mis buenos amigos. Veo una mujer rodeada de afectos. En cuanto a lo físico, veo una niña con algunas arrugas, con unos kilos de más y la cola chata. A veces, me peleo un poco con el espejo pero, en general, me gusta la imagen de mujer madura que veo.

¿Cómo lleva el paso del tiempo?

-Con ganas. La única manera de no llevarlo es estar muerta. Aún tengo muchas cosas por hacer, muchos desafíos por delante, muchos seres queridos a los que acompañar.

Por los caminos de la vida, ¿anda liviana?

-Sí, pero sería fantástico sacarme de encima las mochilas que todos tenemos. Seríamos muy sabios si pudiésemos quitarnos ese peso de encima. Ojalá llegase muy liviana al final del camino. Lo intento. Hay cosas que aún cargo. No sé si las podré dejar, pero soy muy optimista y tengo mucha fuerza. Yo voy para delante como un toro. No dejo que nada me detenga. A veces, voy con miedo, con inseguridad, pero voy. Acepto todo lo que viene, con las mochilas que tengo que cargar.

¿Cómo definiría su línea de conducta?

-Yo lucho todo el tiempo contra mis miedos y mis inseguridades. Soy honesta, transparente, incapaz de dañar a alguien y defensora de la naturaleza. Creo que todos estamos encadenados y lo que hacemos repercute en el otro y nos vuelve. Eso lo tengo siempre muy a la vista. Por otro lado, soy impulsiva y tengo una enrome sensibilidad. Una de mis metas es ser mejor persona cada día.

Si alguien la defrauda, ¿qué actitud toma?

-Yo doy segundas, terceras y cuartas oportunidades, pero si bajo la persiana, es para siempre.

A las personas tóxicas, ¿las enfrenta o las elude?

-Las dejo pasar y que sigan su camino.

Su mejor versión, ¿es sobre el escenario o fuera de él?

-No las puedo separar. Una alimenta a la otra, una es consecuencia de la otra y una va creciendo gracias a la otra.

¿Alguna vez sintió que estaba al filo de la cornisa?

-Y si...Me ha pasado. Las enfermedades de gente muy querida, me hicieron tambalear bastante.

¿Cómo graficaría esa sensación?

-Como un enorme cansancio, con ganas de irme a dormir y despertarme después de un largo tiempo

Por último, ¿lo que hacemos nos define?

-Sí aunque, a veces, por la sociedad en la que vivimos nos vamos ocultando. A lo mejor, por miedo no nos mostramos tal como somos pero, en muchos actos, aún sin quererlo, nos definimos y nos exhibimos.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados