La segunda visita de la banda de Carolina del Norte en nuestro país fue la vencida, de la mano del gran Pepper Keenan. Todos los detalles de una noche para el recuerdo, en esta nota.

Basta de la mentira de que las segundas partes nunca fueron buenas. ¡Si está “Terminator 2”! ¡Si está “Paranoid” de Black Sabbath! Y si, ahora está, la segunda visita de Corrosion of Conformity a la Argentina. Es que, a cinco años de su fallido debut en los escenarios porteños (la banda vino en 2013 en formato trío y dio un show corto y con varios problemas técnicos, en el que se mostraron incómodos y mala onda durante toda la noche), los oriundos de Carolina del Norte se reivindicaron con un gran show en Uniclub. Y todo gracias, en gran parte, al genial Pepper Keenan.

Corrosion 2_result.jpg

La velada empezó temprano con el recital de Existencia de Odio, la primera banda soporte. El emblemático grupo de la vieja escena del Buenos Aires Hardcore brindó una muy buena performance, sonando pesado y ajustado en todo momento y tocando un repertorio de temas muy gancheros para saltar y agitar la cabeza.

Pocos minutos después de E.D.O., fue el turno del segundo grupo telonero: Transmutar. Los oriundos de Quilmes desplegaron su potente hard rock groovero de rasgos stoner ante un público que ya copaba el lugar. Con un sonido nítido, un toque preciso y una apasionada actuación, los del sur del Conurbano bonaerense consiguieron el respeto, la aprobación y el aplauso del público.

Transmutar 6_result.JPG

Y cuando el recinto del Abasto estaba totalmente colmado, Mike Dean salió a escena. Como quien buscara calmar a las fieras, el calvo y a la vez melenudo bajista de COC empezó a tocar en solitario frente a los parlantes, perdido en su mundo musical interior y desplegando un mantra grave e hipnbótico que hipnotizó a los presentes. El hechizo se rompió recién cuando sus compañeros salieron a escena. Sobre todo, con el estallido de aplausos que generó la presencia del ya mencionado Keenan, por primera vez en Argentina al frente de su banda de toda la vida (años atrás tuvimos la suerte de verlo en su rol de guitarrista de los geniales Down). Y, más aún, cuando empezó a sonar “Bottom Feeder”, el primer tema de la velada.

Corrosion 24_result.jpg

La sensación inicial, de todas maneras, no fue óptima. Si bien todos estábamos contentos de tener a Pepper de vuelta y tan cerca nuestro, tanto en la primera como en la segunda canción de la noche (“The Luddite”, de su flamante álbum No Cross No Crown) el sonido de la voz estaba bajo y la banda había arrancado como tímida. Afortunadamente, todo se solucionó con el primer clásico de la noche: “Broken Man”, del mejor y más festejado disco de su carrera, Deliverance). A partir de ahí, y quizás gracias a la fervorosa respuesta de los fans, no sólo el sonido mejoró: también lo hizo la performance, la energía y el ánimo de los músicos. “Señor Limpio”, el tema subsiguiente, lo confirmó, y el doblete conformado por “Long Whip/Big America” y “Wiseblood” terminaron de asegurarlo.

LEA MÁS:

Después, todo fue cuesta abajo, tanto para la banda como para la audiencia. Entregados los unos a los otros de manera total, en Uniclub se vivió uno de los mejores recitales de rock duro de los últimos tiempos. Sonrisas, camaradería, cantitos, pogo… Lo de COC fue una verdadera fiesta que Pepper y compañía se encargaron de animar con clásicos de su etapa más hitera y popular (ignoraron por completo el repertorio de su primera época más hardcore). Así sonaron “Who’s Got The Fire", “Seven Days”, “Paranoid Opioid” (el único de ese gran y pesado disco del 2005 que fue In The Arms of God), “13 Angels” (la mejor de todo el concierto) y el tema más antiguo de todo el show: la genial y más vigente que nunca “Vote With A Bullet”.

Corrosion 34_result.jpg

“Para una banda que recorre el circuito underground como nosotros esto es muy importante”, dijo en un momento un emocionado Keenan, quien, al igual que sus compañeros de banda (sobre todo el guitarrista Woody Weatherman), no podía disimular su alegría. Y así lo demostraron todos en todo momento, brindando una actuación incendiaria y hasta dejándose llevar por la onda “fumanchera” de su propia música y los repetidos convites cannábicos de sus seguidores.

Corrosion 35_result.jpg

Finalmente, el nuevo “Wolf Name Crow” y la increíble “Albatross” (cantada por todos) concluyeron el recital, mientras que “Clean My Wounds”, el máximo hit del cuarteto y único bis, le puso el broche de oro, en una versión extendida y colgada en la que Pepper hasta se dio el gusto de recostarse en su público.

Corrosion 64_result.jpg

En definitiva, una noche reivindicatoria que será recordada por los que estuvieron tanto arriba como abajo del escenario, con promesa de pronto regreso incluida. Por lo visto el martes, esperemos que sea pronto en serio.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados