De cara a su presentación en el Teatro Gran Rivadavia de Floresta. DIARIO POPULAR entrevistó al histórico Daniel "Ruso" Beiserman y a Martín Luka, quien sucedió como cantante del grupo al inolvidable Adrián Otero. Su nuevo disco, el blues, el tango, la dolorosa separación de la banda, la muerte del entrañable Emilio Villanueva, el pasado, el presente y el futuro. Todo, en esta nota

Memphis La Blusera no sólo es la banda de blues argentina más importante de la historia: es toda una institución de la música popular nacional. Es que ya hace muchos años que sus canciones traspasaron la frontera del blues e, incluso, de esa gran categoría englobadora llamada "rock nacional". "La Bifurcada", "Montón de Nada", "Moscato, Pizza y Fainá", "La Flor Más Bella" y tantos otros clasicazos fueron, son y serán cantados por generaciones enteras. Forman parte del cancionero popular de nuestro país.

Como para todos, los años pasaron para la banda y, lamentablemente, trajeron sinsabores y, mucho más grave aún, tragedias. Tras una separación en malos términos que se dio cuando el carismático cantante Adrián Otero decidió "cortarse solo" para emprender una carrera solista, vino lo peor: no mucho tiempo después, su inolvidable voz se apagaría para siempre en un fatal accidente de tránsito. Como si esto fuera poco, meses más tarde fallecería sorpresivamente Emilio Villanueva, su gran saxofonista y también co-fundador del grupo.

Pero por suerte para la música, Daniel Beiserman, el único miembro fundador con vida de este emblema del blues, no tiró la toalla. Alentado por músicos y fanáticos, y por honrar la memoria de sus fallecidos compañeros de ruta, el Ruso eligió continuar con Memphis y su legado. Tan es así que este año la querida Blusera editó un nuevo álbum, titulado "Siempre", con una formación que incluye al pianista de "Alma Bajo La Lluvia" Gustavo Villegas y a un nuevo cantante, el potente Martín Luka.

Esta renovada versión de Memphis continúa presentado este nuevo trabajo discográfico en distintos escenarios de todo el país, y de cara al show en el teatro Gran Rivadavia, DIARIO POPULAR charló justamente con Luka y, obviamente, con el histórico Ruso Beiserman. Claro que, antes, los sometimos a nuestro clásico "Ping-Popu":

      Embed

A continuación, la entrevista con Memphis La Blusera:

-¿Qué impresiones tienen de "Siempre", ya a varios meses de haber sido editado? ¿Qué recepción sintieron que tuvo el disco y cómo fueron las presentaciones en vivo hasta el momento?
Ruso: El show estuvo muy lindo. Estaba La Trastienda completa. Presentamos los temas del disco en orden, con los mismos músicos que los grabaron. Nosotros tenemos un público que nos sigue hace muchos años. Más de treinta y seis años. Y es de todas las edades. Yo tengo un fan de 8 años que me deja cartas en la casa donde vivía mi mamá. Me las deja por debajo de la puerta y dicen "Para el bajista de Memphis". Ahora vive mi hijo menor ahí y él después me da las notas. ¡Tiene 8 años y es fanático de Memphis! Y en las cartas pone cosas como "el tema que más me gusta es este" o cosas así. Ahora nos va a ir a ver al Gran Rivadavia, porque es vecino del barrio.
Luka: En cuanto a la recepción de los temas, a mí me llamó la atención que mucha gente coreaba varios, por ejemplo "A veces dices que sí". La reacción a los temas fue muy buena. Y bueno, siempre los acompañamos con los clásicos de Memphis. En cuanto a la recepción  del disco, sé por comentarios que la gente me deja en las redes sociales que gusta.

-En relación a lo que decía del Ruso respecto al amplio abanico etario que hay en su público y al chiquito que es fan de él, ¿por qué creen que hoy en día un nene tan chico se puede interesar por el blues?

Luka: Yo empecé a escuchar blues de chico, y creo que fue por una cuestión netamente sonora. Quizás por la cuestión de la famosa escala pentatónica. El blues tiene una cadencia de acordes que a mí me llevó acá. En el rock and roll pasa también un poco. Y después, porque el blues es la base de muchas cosas. Muchos de los que escuchan jazz empezaron escuchando blues. Al revés también. Lo mismo con el rock and roll. Hay muchos pibes que escuchan a los Rolling Stones y ellos empezaron haciendo covers de blues.
Ruso: Puede ser que a un chico hoy le guste el blues porque es lo que escuchan en la casa. Mi vieja me mataba con los boleros y los tangos, por ejemplo. Yo tengo escuchado un montón de músicas diferentes, hasta música clásica.
Luka: ¿Tus hijos te salieron bluseros, no?
Ruso: Mis hijos me salieron rockeros.
Luka.: Ahh...
Ruso: Después con el tiempo fueron cultivando un poquito más lo que es el blues. Pienso que viene mucho por ese lado, por el lado de los padres y lo que se escucha en la casa. Y después, bueno, el bichito del blues te pica o sigue de largo.

-Ya que mencionaste que tu vieja te hacía escuchar tango, les pregunto algo que siempre les quise preguntar: ¿piensan que tienen una relación con el tango? Porque para mí tienen algo tanguero, además de que Adrián Otero dijo varias veces que le gustaba mucho el tango...
Ruso: Sí, y a Emilio (Villanueva) y a mí también.

-¿Creen que la identidad del blues porteño está ligada de alguna manera al tango?
Ruso: Absolutamente. Es blues porteño. Nosotros siempre le decíamos a lo que hacíamos "blues porteño".
Luka: Creo que es directamente la identidad del porteño, como quizás haya identidad porteña en otras músicas.
Ruso: Que no se ofenda la gente de otras provincias, pero lo nuestro es muy porteño, y está ligado a lo tanguero, a lo melancólico.

-La melancolía es compartida por el blues y el tango...
Ruso: Sí. La melancolía, las ideas...
Luka: El blues también tiene partes súper alegres, como el boogie-woogie, el rock and roll...
Ruso: Es irónico el blues también.
Luka: Es pícaro.
Ruso: Pero sí, hay una mezcolanza con el tango...
Luka: Yo creo que las letras de Memphis son las historias de un porteño argentino musicalizadas por el blues, como podrían haber sido musicalizadas por un tanguero con el tango.

-Matadero's Blues es un tangazo...
Ruso: Sí, es un tango.
Luka: Ni hablar. Ustedes grabaron un tango con Memphis, ¿no? (le pregunta al Ruso).
Ruso: Sí. "Un Tangazo" se llama justamente.
Luka: ¡Mirá! Ahí está.

      memphis 2.JPG

-¿Y los bluseros extranjeros que tocaron con ustedes reconocen algo distintivo en el blues de acá?
Ruso: Absolutamente. Lo que pasa es que nosotros copiamos muy bien. Somos como japoneses con el tango en ese sentido. Y nunca tuvimos ninguna queja de ningún artista de afuera por no estar a la altura, y hemos tocado con muchos. Con BB King, con Clapton, con Albert King, con Chuck Berry, Taj Mahal, Santana... Ninguno se quejó. Hay muy buenos músicos acá. Aparte, en Argentina hay una muy buena tradición jazzística. Acá ha venido Louis Armstrong a tocar, Duke Ellington... Hay una tradición jazzera, blusera... Y son contemporáneos el blues con el jazz, y con el tango. El mismo (Juan Carlos) Cobián tocaba jazz en Estados Unidos. Hay una escuela jazzística-blusera en la Argentina.

-Volvamos un poco a ustedes. Tras la separación, Memphis se reunió en 2012. Después falleció Emilio Villanueva y recién en 2015 sacaron este disco. ¿Qué pasó en el medio?

Ruso: Nosotros íbamos a relanzar Memphis antes del fallecimiento de Emilio, pero no teníamos preparado material nuevo. Después de su fallecimiento decidimos seguir, y ahí fue cuando tuvimos que preparar este nuevo disco. O sea que todo ese tiempo estuvimos haciendo eso, laburando. Tocamos en vivo, pero hacíamos sólo los clásicos de Memphis. Estuvimos trabajando casi un año. Después en la mitad de la preproducción yo tuve un problema de salud, así que tuvimos que interrumpir un par de meses.
Luka: Pasamos el Mundial, cosa muy importante también...
Ruso: Claro, estuvo el Mundial. Al principio decíamos de grabar el disco igual, pero después cada vez que jugaba cualquiera nos íbamos a ver el partido, sobre todo a Argentina.
Luka: Se puede decir que seguimos funcionando, pero con tiempos normales. Relajados, pensando en el disco nuevo.


-¿Y en su momento con Emilio también tenían pensado sacar nuevo material?
Ruso: Sí, sí, pero digamos que en los mismos tiempos en que se dio todo. Nada más que después fue todo sin Emilio. Fue difícil, porque volver a ensayar a la sala de ensayo sin Emilio era tremendo. Pero bueno, hicimos tripa corazón y arrancamos.

      Embed
banner

-Más allá de lo que aportaba musicalmente y por su carisma y presencia en el escenario, ¿qué representaba Emilio para el seno de la banda?
Ruso: Era fundamental. Tanto su sonido como lo que era en la parte humana. Era uno de los co-fundadores de la banda, junto con Adrián (Otero) y yo. Antes de Emilio ya había fallecido Eddy Vallejos, que fue el violero de los primeros tiempos de Memphis, también fundador... (Piensa) Cuando se fue Adrián quedamos tecleando con Emilio. Entonces hicimos Viejos Lobos del Blues, sacamos un disco que no tuvo repercusión, porque era una producción independiente y no había plata para difusión y demás. Entonces quedo ahí el disco, que está muy bueno igual... Y bueno, después pasó esto que pasó con Emilio y decidimos seguir. Yo la verdad que estaba bastante abatido. Pero entre los muchachos me dieron manija de seguir, porque ya se había formado un lindo grupo humano.
Luka: Aparte se la debíamos a Emilio.
Ruso: Claro. Le hicimos el homenaje a Emilio y el grupo quedó armado. Incluso Gustavo Villegas, que es el pianista de la primera época de Memphis, vino al homenaje y se quedó. No es que se quedó, le dijimos que se quedara (risas). Y bueno, sumamos al guitarrista de Viejos Lobos, Jorge Fiasche, a Giuseppe Puopolo en el saxo y al más nuevito, el baterista Matías Penisi.

-Martín, ¿cómo fue tu entrada a la banda?
Ruso: Lo trae Emilio justamente. Martín organizaba zapadas de blues... Ya te voy a dejar hablar, quédate tranquilo (mira a Luca y se ríe).
Luka: (Risas) Hablá tranquilo.
Ruso: A Emilio le gustaba ir a zapar. Nosotros estábamos buscando cantante y él me dijo que había estado tocando con este tal Martin Luca, que se sabía todos los temas de Memphis y que tenía una voz muy potente, tipo la de Adrián. Entonces le dije que lo trajera. Vino a la sala de ensayo y estaba yo solo. Fuimos los primeros que llegamos. Empezamos a tocar, sólo bajo y voz. Y cuando llegó el resto yo dije: "Muchachos, ya tenemos cantante, no busquemos más". Ya había venido antes otro muchacho que fue un fracaso, y estábamos buscando un tipo de voz como tiene él. Si bien yo canto, yo tengo otro tipo de voz más alta. Estábamos buscando una como la que tiene Martín.

-Vos Martín eras fanático de Memphis de la primera hora, ¿no?
Luka: Sí. Te cuento la historia, porque está buena. Yo de chico iba a una profesora de inglés acá en Devoto, Martita Coto, a quien le mando saludos. Ella tenía una pila de discos y ahí estaba La Bomba de Manal y el primer tema que escuche fue "Avellaneda Blues". Yo tendría 12 años. Y ahí quedé prendido con ese tipo de música. En esa época también conocí después a Jethro Tull y los Rolling Stones, pero en la parte nacional me gustó la cadencia que tenía Avellaneda Blues. Después conocí a Memphis porque yo paraba en Villa del Parque. Y en Villa del Parque, Paternal y Floresta estaban todos los fanáticos de estos señores. Un día vinieron a tocar a un bar acá en Villa del Parque que se llamaba Rancho Stone. Fuimos con toda la banda y desde ese momento yo me hice un seguidor incansable de Memphis. Era una época donde también aparecieron los Redonditos, Sumo... Y bueno, yo después hice mi vida normal, me casé y tuve hijos, y a los 36 años fui a una zapada de blues por primera vez con una guitarra que tenía en casa. Me subí a un escenario y no pude bajarme nunca más.

      memphis 3.JPG

-¿Nunca habías tocado en vivo antes de los 36 años?
Luka: Jamás. En esa primera zapada de blues conocí a Giuseppe Puopolo, que es el saxofonista de Memphis ahora. Hay una cosa muy loca en todo esto, porque al tiempo de esa primera zapada yo hice mi banda, que era la Luca Blues Band, donde Jorge Fiasche también fue guitarrista. En el último tiempo también toque con Gustavo Villegas, que también salía con mi hermana... O sea que fue una gran mezcolanza. ¡Y terminar tocando en la banda que yo seguía! Porque la verdad es esa. Es muy loco. Son las vueltas de la vida. Tiene una mística muy especial para mí esto. Es como que me dijeron "vos tenés que continuar con un legado". Que se necesitaba, porque yo como fanático del blues y muy fanático del blues en castellano... Se fue Adrián, se fue el Carpo... Necesitábamos algo que sonara de nuevo en la calle.

-¿Y cómo te trataron los fanáticos la primera vez que cantaste con Memphis?
Luka: Bien. No tuve ningún problema. Yo ni siquiera pensé en eso. Soy medio egoísta, sinceramente. Quizás no pensé en eso porque a mí esto me corre por la sangre hace muchos años. Lo vivo de una manera muy natural y la gente lo tomó muy bien. Ya lo dije muchas veces: yo como fanático de Memphis no sé si me hubiera bancado un nuevo cantante. Entonces eso me hizo tomar las cosas con otro punto de vista y salir al frente de una manera muy especial. Lo que estoy haciendo me gusta. Entonces, si yo me compro a mí mismo, para mí es muy importante. Estoy muy convencido y contento con lo que hago.

      Embed
banner

-¿Cómo fueron tus inicios con el blues, Ruso?
Ruso: Después de escuchar boleros, tangos y folklore de mis viejos, empecé a escuchar Led Zeppelin, Deep Purple, Humble Pie, Jimi Hendrix y todo el rock de esa época. Después de toda esa etapa empecé a escuchar blues de afuera. Acá no había discografía. Algún que otro disco lo podías encontrar en las bateas de jazz. Memphis Slim por ejemplo. Los discos los teníamos que encargar en El Agujerito, que era la disquería de la Galería del Este en Marcelo T. de Alvear y Florida, y tardaban dos o tres meses en llegar. Abrir esos discos ya era toda una ceremonia. Abrías el celofán y ya tenía otro aroma. Entre cuatro o cinco abríamos el disco y nos lo íbamos prestando como si fuera oro en polvo. Escuchábamos una pasada cada uno y lo íbamos pasando. Siempre fue cuesta arriba acá el tema del blues. Nosotros salimos en la época del pop. Contra Soda Stéreo, Virus y todo eso había que remar realmente para trascender.

-¿Y por qué creen que siendo el blues un género no tan popular acá ustedes lograron la repercusión que terminaron logrando?
Ruso: Creo que por insistencia. Hemos tocado en cuanto pub se te pueda ocurrir, hasta que llegamos a Cemento. Después de Cemento pasamos a Obras. Y después pasamos a la calle Corrientes, menor capacidad pero más calidad de audio y de comodidad para el público. Yo creo que la gente reconoce mucho esa persistencia. Además, con el tiempo fuimos tocando cada vez mejor, tuvimos más experiencia, fuimos aprendiendo cómo hacer prensa, cómo se maneja la cosa. Porque nosotros fuimos autodidactas desde la música hasta la producción. Todo lo fuimos aprendiendo sobre la marcha.

-Muchas de las canciones de Memphis ya son verdaderos clásicos del rock nacional, y podría decirse que de la música popular argentina. Ruso, ¿qué te pasó la primera vez que escuchaste a alguien cantar un tema que escribiste?
Ruso: El primer tema nuestro que escuchamos en radio todos los días fue un tema que hicimos para el programa de Norberto Talión. Él tenía a las 6 de la mañana un programa que se llamaba "Café con Radio", y nos pidió que le hagamos la cortina. Y estábamos tan contentos que me levantaba a las 6 de la mañana parta escuchar la cortina. (Canta y marca el ritmo golpeando la mesa con la mano) "Café con Radio, A despertar, Café con Radio, Para arrancar, Decime la hora, Léeme el diario...". Es la misma alegría que siento ahora cuando escucho un tema que cantan en la tele... En "Tu Cara Me Suena" Campi imitó a Adrián, y fue impresionante porque lo hizo igual. Nos invitaron a tocar el tema. Es muy loco, muy emocionante. Lo único: nunca llegamos a la cancha. Que yo sepa no hay ningún tema de cancha de Memphis. Pero no me preocupa mucho tampoco. Es una curiosidad nomás.

-La última: ¿qué legado les gustaría dejar con Memphis?

Ruso: Yo creo que el legado ya está. A mí me queda seguir tocando, grabar lo que pueda, lo que se nos ocurra con Martin... Yo ya le dije que si no canta él, yo ya no toco más.
Luka: Qué compromiso (risas). Vos dijiste la palabra "legado"... El Ruso esta continuando con la banda de blues más importante de la Argentina, con un hijo musical de ellos. Así que esto es un legado musical en vida.

      memphis 4.JPG



Memphis La Blusera se presenta en vivo este sábado 19 de septiembre en el teatro Gran Rivadavia (Av. Rivadavia 8636, CABA).

      Embed



Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados