El mal momento del Ciclón despierta dudas alrededor de las figuras que llevaron al club de Boedo a ganar la Copa Libertadores. ¿Llega la hora del recambio? ¿Qué piensa hacer la dirigencia?

Edgardo Bauza lo había avisado. El 2015 estaba cerca de terminar y él había tomado la decisión de dejar su cargo. Había varios motivos. Uno de los más fuertes era el diagnóstico que tenía del plantel: sentía que debía encabezar un recambio, y él no estaba dispuesto a soltarle la mano a varios jugadores con los que había ganado la Copa Libertadores. En ese escenario, potenciado por el desgasto natural del paso del tiempo, eligió la salida.

Pablo Guede lo sucedió e intentó ensayar una especie de renovación. Se peleó con Juan Mercier, a quien no veía en condiciones de ser titular. Valoró a Néstor Ortigoza: dijo que él, si quería, podía jugar en cualquier lugar de la cancha. Apreció a Sebastián Torrico y no terminó de darle rodaje a Leandro Romagnoli. Vivió un momento álgido con los referentes. Fue cuando le comunicó a la dirigencia su decisión de no contar más con Mercier. Bernardo Romeo enfrentó al entrenador quien, atascado en una calle sin salida, debió dar un paso al costado.

LEA MÁS:

Mercier continuó pero si con Guede construyó su titularidad a base de actuaciones destacadas, con Diego Aguirre ni siquiera tuvo posibilidad de mostrarse. El uruguayo lo descartó. Romagnoli atravesó lesiones en el periodo del ex Peñarol y no contó con los minutos esperados. Torrico y Ortigoza son los únicos que mantienen su lugar como titulares. Pero los sostienen sus apellidos, sus vitrinas: en la cancha, ya no marcan diferencia. Ortigoza no es el volante decisivo capaz de dar una pincelada capaz de ganar un partido; Torrico dejó de ser garantía en el arco.

El contrato del Pichi culmina en junio. Con 37 años, no seguirá. Se lo anunciaron extraoficialmente. Ni siquiera concentra: Franco Mussis se apoderó de la mitad de cancha, y el cuerpo técnico apostó por Robert Piris da Motta, un juvenil paraguayo. Torrico extenderá su contrato por un año. Es una especie de agradecimiento por su trayectoria. Pipi Romagnoli, la historia azulgrana, aguardaría a junio para analizar su futuro. Ahí finaliza su contrato. Reflexionará en ese momento si continuará su carrera o si comienza a armar su partido despedida.

La situación de Ortigoza es particular. Pablo Guede trabaja en Colo Colo y quiere volver a dirigirlo. Matías Lammens desea renovarle el vínculo: hacer un contrato corto y reducirle su salario, algo lógico para un mediocampista de 32 años cuyo nivel entró en un declive. Habrá que ver la reacción del ex Argentinos Juniors, si acepta los nuevos términos que ofrecerá la dirigencia.

Mientras tanto, aparecen algunos juveniles. Bautista Merlini, Ezequiel Ávila, Lautaro Montoya, Gabriel Rojas, Tomás Conechny comienzan a ganar lugar en el plantel. Llegan con la fuerza de lo nuevo. Como amenaza del pasado.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados