Especialistas brindan herramientas a familiares, vecinos y amigos de personas que habitan hogares donde se ejerce la violencia. Tips para actuar cuidadosamente sin "avivar" a los agresores.

En el año 2019, se registraron 299 femicidios, de los cuales el 52% fueron cometidos en los hogares de las propias víctimas, según el Informe de la organización La Casa del Encuentro. A su vez, según datos del Ministerio de Justicia de la Nación y UNICEF, el 46% de los casos de violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes sucedió en el hogar de la víctima y en un 76,8% de los casos, los agresores eran del entorno cercano de la víctima. Frente a la actual situación de encierro y aislamiento, una manera efectiva de ayudar a las víctimas es desarrollar lo que se denomina "Caballos de Troya", es decir, enmascarar la forma de prestarles ayuda sin despertar la atención de su victimario.

Así lo aconseja un trabajo elaborado especialmente ante la pandemia de coronavirus por la Fundación AVON, con el objetivo de "acompañar e informar a la sociedad sobre las herramientas disponibles para asistir en una primera escucha a una víctima de violencia de género y así contribuir a que la tensión no aumente en momentos de encierro".

"Las mujeres que están en una situación de violencia, viven en un grado extremo de vulnerabilidad, por lo tanto el aislamiento en la vivienda que comparte con el agresor y en la mayoría de los casos con sus hijas e hijos, agudiza en ellas la sensación de desprotección, vulnerabilidad y soledad. Es muy importante realizar un intercambio con ellas e incentivarlas a que utilicen las redes sociales para estar contactadas con su entorno, que tomen por costumbre tratar de comunicarse diariamente con alguien de su confianza para que se sienta contenida y, a la vez, que el agresor ‘sepa’ que no está sola", comentó Ada Rico, presidenta de la Asociación Civil La Casa del Encuentro.

Desde el 10 de marzo se incrementaron un 25% las llamadas al 144 por violencia de género, según datos del Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad.

En este contexto, donde la mayoría de la población se encuentra en sus casas, se propone desarrollar más empatía con las mujeres, niñas y niños que viven en hogares violentos y establecer estrategias para comprometernos, desde nuestro lugar, con su bienestar e integridad física.

"Estamos trabajando para poder acompañar a todas las mujeres del país, con información útil y de servicio, pero también llegar al entorno de la mujer, para que sepan cómo pueden acompañar a la distancia y que hacer ante una situación de violencia", comentó Florencia Yanuzzio, Directora Ejecutiva de la Fundación AVON.

Ana Inés Álvarez, licenciada en Trabajo Social y responsable del programa de violencia hacia mujeres y niñas de Fundación AVON, compartió algunas recomendaciones para el informe:

1) En primer lugar, es importante que entiendas lo que comprende la violencia de género. La víctima puede oponerse a denunciar a su agresor por miedo, culpabilidad, vergüenza o falta de apoyo social o familiar, así como también por falta de independencia económica. Si bien esto puede generar resistencia en el entorno (familiares, amigas, vecinos, entre otros), es importante que sigas brindando ayuda y apoyo en sus decisiones.

2) Se puede entablar una conversación sobre otros temas para desviar el eje y minimizar la carga, como por ejemplo, hablar de programas de televisión que mira en cuarentena, compartir una receta de cocina o preguntarle por las actividades escolares que están realizando los niños y las niñas en caso de que los tenga.

3) En estas situaciones de incertidumbre social general y de aislamiento social obligatorio, la tensión aumenta. Podés ayudarla a ella, conteniéndola, ayudando a que no aumente la tensión entre ellos, tratar de no enfrentarse.

4) CREELE. Siempre creele.

5) Si existiera la oportunidad de mantener una conversación en secreto, en primer lugar, deberíamos realizar una escucha activa de la situación sin juzgar, asegurarle que lo sucedido no es su culpa, darle tiempo y respetar su autonomía.

6) Es importante tener en cuenta que si la conversación es vía telefónica, el agresor puede revisarle el celular. En ese caso, se puede establecer un código compartido y animarla a que elimine las conversaciones del mismo.

7) Si la mujer ya te confió que está en riesgo, acordá con ella un código: cuando se sienta en riesgo extremo, te enviará su ubicación y vos llamá al 911.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados