Los casos se multiplican en medio del aislamiento, con personas entablando relaciones por plataformas sociales y compartiendo material privado. Juzgados abarrotados de expedientes

Se llama Gabriela Fernández Aberastaín, tiene 36 años, es una reconocida profesora de fitness y esta semana fue noticia porque lamentablemente está sufriendo lo que se denomina "porno venganza". Es que un video sexual que filmó en la intimidad con quien fuera su pareja, se viralizó días pasados, al punto que llegó al teléfono de su hijo de 9 años. La víctima sospecha de la actual novia de su ex, que habría actuado por celos. Lo cierto es que no se trata del único caso y se destaca que desde el comienzo de la cuarentena, creció exponencialmente el sexo virtual y su derivación en extorsiones de todo tipo, a un ritmo de 100 unos hechos que son denunciados a la justicia cada jornada.

"Pensó que yo seguía con él y enloqueció", aseguró Fernández Aberastaín, que vive en San Luis, y confirmó que la denuncia ya quedó radicada en la Justicia.

Acerca del fenómeno, a partir de un trabajo conjunto de la organización Defendamos Buenos Aires y el Estudio Miglino y Abogados, quedó acreditado que durante la cuarentena el sexo virtual se disparó y las denuncias por porno venganza y sextorsión crecieron un 30 por ciento, pasando de 70 casos diarios en meses normales a poco más de 100 cada 24 horas, desde el 20 de marzo de 2020 y hasta la fecha.

"Hay momentos del día en que Whatsapp arde, lo mismo que Instagram, Skype o Zoom. Durante la cuarentena y con posibilidades muy acotadas de movimiento social, muchos argentinos y argentinas optaron por el sexo virtual. De ese modo evitaron los problemas legales de romper la cuarentena, no se expusieron a contagios de coronavirus e incluso hicieron nuevas amistades a través de Internet", dijo Javier Miglino, Director de Defendamos Buenos Aires.

Pero el intercambio apasionado de fotos y videos puede llegar a convertirse en un infierno. "Estos últimos 40 días el fuego digital llevó alegría y distracción a más de uno y más de una. Sin embargo esta notable exposición íntima, si bien puede ser el ingreso a una nueva experiencia en materia de seducción, puede convertirse en una de las peores vivencias cuando uno de los integrantes de la pareja virtual, por la razón que fuere, decide distribuir ese material por esos mismos medios y exponer la intimidad de la otra persona al mundo entero", dijo Miglino.

"Basta pensar por un momento en esas bellas fotos de la intimidad y sin ropa o en el video casero que la pareja guardaba como un tesoro para ver en algunas oportunidades como diversión pero también como potente avivador de la pasión. Pero qué ocurre cuando se produce una ruptura en la pareja y de pronto esas fotos y esos videos terminan en sitios como xvideos.com o pornhub.com", se pregunta Miglino.

Llegan la pornovenganza y la sextorsión. "La pornovenganza se configura a partir de la publicación de imágenes y /o videos de una persona con el único objetivo de exponerla públicamente. Este delito presente en el Código Penal, es castigado con prisión a quien haga públicas imágenes de desnudez y de videos de contenido sexual o eróticos de personas, aunque el material haya sido obtenido con consentimiento de la víctima", dijo Miglino.

"En los últimos tiempos hemos asistido a decenas de casos en donde personajes del espectáculo, ‘famosos’, o ‘mediáticos’ acusan haber sido víctima de algún hacker o de algún tercero despechado que difundió fotos y/o videos íntimos. Por lo general, cuando se trata de casos así el tema adquiere una escenario propio de quienes participan del mundo de los medios, y siempre aparece algún estudio de abogados especialista en el tema tomando cartas en el asunto para evitar que esas imágenes sigan reproduciéndose, sin embargo no siempre el auxilio judicial llega a tiempo", dijo Miglino.

ADEMÁS:

Hijos de padres separados podrán alternar entre casas una vez por semana

Los presos, una de las poblaciones menos protegidas frente a la pandemia

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados