La inflación crece, el dólar sube y el dinero rinde cada vez menos. Probá esta técnica japonesa para cuidar tu economía. Te contamos cómo implementarla.

En épocas de incertidumbre para muchos es casi imposible cuidar de sus finanzas y tener algún dinero destinado al ahorro.

"Kakebo", un sorprendente método japonés creado hace más de 100 años por una periodista, mostró ser efectivo contra el problema del ahorro.

En 1904, Hani Motoko, considerada la primera periodista mujer de Japón, decidió ayudar a las amas de casa a administrar la economía doméstica. Para hacerlo, creó el Kakebo o, por su traducción, "libro de cuentas para el hogar".

El arte japonés de ahorrar dinero impuso un antes y un después en la historia del país asiático, a tal punto que el propio Gobierno japonés promocionó la técnica de forma activa durante el siglo XX para competir con las economías occidentales.

image.png
En 1904, Hani Motoko creó el Kakebo

En 1904, Hani Motoko creó el Kakebo

Hoy en día, el Kakebo evolucionó y adoptó diversas formas, pero continúa manteniendo su esencia y brindando una alta efectividad al momento de ahorrar dinero.

Aplicar esta metodología de ahorro es extremadamente sencillo. Como primer paso los especialistas recomiendan volver a las bases: lápiz y un cuaderno.

A continuación, se deben anotar todos los ingresos, gastos y proyecciones de ahorros para, al finalizar el mes, realizar un balance y analizar la situación. Pero no hay que hacerlo de cualquier forma, sino siguiendo los principios del Kakebo.

image.png
Kakebo, el sencillo método japonés para ahorrar dinero

Kakebo, el sencillo método japonés para ahorrar dinero

La técnica dicta que hay que crear subcategorías para cada apartado. En los ingresos, simplemente hay que colocar todo el dinero que entra en nuestros bolsillos, el cual puede provenir de un sueldo, un proyecto personal, un regalo, una propina, etc.

En la sección de gastos, clasificar las fugas de dinero en cuatro categorías: gastos fijos (luz, agua, internet, alquiler, alimentos), gastos de ocio (salidas con amigos, cine, teatro, cenas en restaurantes), gastos de cultura (compra de libros, cursos, visitas a museos, deportes) y gastos extras (los imprevistos).

image.png
Se deben anotar todos los ingresos, gastos y proyecciones de ahorros

Se deben anotar todos los ingresos, gastos y proyecciones de ahorros

Por último, solo resta colocar las proyecciones de ahorro, las cuales surgen de restarles los gastos a los ingresos. El resultado será, básicamente, la capacidad de ahorro fija que tendremos mes tras mes.

Una vez que realicemos este proceso de control financiero, tendremos que reflexionar mediante cuatro preguntas claves: ¿De cuánto dinero dispongo mes tras mes? ¿Cuánto me gustaría ahorrar? ¿Cuánto estoy gastando? ¿Cómo puedo mejorar?

El Kakebo no es una técnica milagrosa, pero sirve para organizar las finanzas personales. A tal punto que permite ahorrar hasta un 35% más de dinero todos los meses.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados