El Juzgado Federal de Mar del Plata liberó de culpa y cargo a Ivana Martínez, la mamá marplatense que había comprado semillas de cannabis para hacerle aceite a su hija de 7 años, diagnosticada con Trastorno de Espectro Autista (TEA). "La ley 27.350 sin autocultivo no me sirve de nada, quiero cultivar tranquila para mi hija", remarcó en declaraciones a Popular.

Cada caso cannábico que sale a la luz habla de la necesidad imperiosa de regular el autocultivo de marihuana con fines medicinales.

¿Qué pasó ahora en esta inestable Argentina? Como contracara del patético procedimiento que le realizaron en Misiones a una abuela de 74 años que cultivaba su propia planta de cannabis para aliviar dolores, el Juzgado Federal N° 3 de Mar del Plata sobreseyó a Ivana Martínez, la mamá que ingresó semillas de marihuana para hacerle aceite a su hijita Juana de 7 años, diagnosticada con Trastorno de Espectro Autista (TEA).

Ivana había encargado vía internet semillas de marihuana desde España, pero el paquete fue incautado en la Oficina de Encomiendas Postales de la Aduana Mar del Plata, y luego, la AFIP la denunció. Tras unos meses de incertidumbre, el Juzgado Federal de Mar del Plata finalmente decidió liberar de culpa y cargo a la mamá marplatense.

“Ha existido un exceso en el ejercicio de un derecho (o deber legal de obrar), por cuanto a partir de la patología de su hija y la prescripción médica recibida de un médico de un hospital público, dirigió su conducta inicialmente en busca de una mejora del tratamiento médico que derivó en un aporte en un contrabando prohibido”, señaló el Titular del Juzgado, Santiago Inchausti. Esta resolución que reconoce el derecho a la salud, marcó un nuevo precedente en la Argentina.

ADEMÁS

El fracaso del programa "Argentina Sin Narcotráfico" de Bullrich y la dura crítica de Frederic

Argentina estudia la posibilidad de regular el consumo y el autocultivo de cannabis

"Quiero cultivar tranquila para mi hija"

Para tranquilidad de la familia Martínez, esta causa prohibicionista tuvo un desenlace justo y lógico. Pero sin una ley que contemple el autocultivo medicinal, estas historias de persecución y criminalización seguirán apareciendo porque ningún padre o madre que necesite aceite para su hijo -por la patología que sea- dejará de cultivar cannabis.

"Este final de la causa me puso muy contenta, pero tengo contradicciones. Aunque el caso marcó precedente, creo que si me hubieran devuelto las semillas hubiese marcado un real precedente. El estado me estaba juzgando, y ¿qué está haciendo por mi hija? Si no hace nada, ¿qué quieren que haga? El estado saca una ley (27.350) que restringe, que marca unas pocas enfermedades, pero también hay informes sobre TEA y no fueron tenidos en cuenta", remarcó Ivana Martínez, en diálogo exclusivo con Diario Popular.

Y se refirió a la desprotección de la ley: "A mí esta ley 27.350 sin autocultivo no me sirve de nada porque es medias. No puedo cultivar, quiero cultivar tranquila para mi hija. Necesitamos el autocultivo. Faltan años para que INTA y CONICET cultiven, investiguen y hagan aceite. Encima después hay que probar si sirve o no sirve. Entonces, ¿qué hago durante todo ese tiempo?".

La decisión de la mamá de Juanita es una sola: "Yo voy a seguir cultivando. Quizá cultivaré con miedo, pero no puedo depender de otra mamá que me brinde aceite. Gracias a Dios existe muchos cultivadores colaboran, pero lo tengo que hacer yo. Cuando no tenía ni la mas pálida idea de este tema me quisieron vender un gotero por ¡3 mil pesos! Por eso al estado le pediría que cada persona pueda tener de plantas, que regule. Yo quiero poder cultivar la medicina de mi hija, y que cualquiera lo pueda hacer".

Gracias a la Agrupación Marplatense de Cannabicultores, Ivana Martínez conoció los beneficios de la marihuana medicinal. Hoy su hija Juanita ya lleva 3 años y medio consumiendo aceite para combatir el Transtorno de Espectro Autista (TEA). ¿Y hubo cambios? Más que notables y positivos, según contó la mamá de Juana.

"En Agrupación Marplatense de Cannabicultores escuché experiencias de diferentes madres, hasta que un día una mamá me dio una jeringa con aceite para probar con mi hija y fue muy importante. Después de darle aceite en la primera noche, al otro día la vi sonreír y cambió todo. En estos tres años y pico, Juana pasó a ser muy flexible en su personalidad, es más sociable. Tuvo cambios en el humor, en la comprensión, y en el habla. Entiende y acepta mejor las cosas".

Juana tiene 7 años y consume aceite hace 3 años para combatir el Trastorno de Espectro Autista

"Pedimos un DNU que nos proteja de forma urgente"

"Las semillas es la única forma de conseguir el aceite específico que nosotros necesitamos para nuestros hijos. Como es completamente ilegal, la única forma era comprarla en el exterior y no tenemos por qué pasar por esta situación. Es más de lo mismo, por eso estamos pidiendo un DNU que nos proteja de forma urgente", comentó Mariana Ríos, integrante de Procannt (Profesionales de la Salud por el Cannabis Terapéutico), en diálogo con Popular.

Y agregó: "Esto no puede seguir ocurriendo. Tenemos una mamá pasando un proceso judicial, que tuvo que pagar abogados, tuvo que dejar a su hija enferma para responderle a la justicia por qué quería estas semillas específicas. Encima secuestraron las semillas y no las devolvieron, queremos que la devuelvan. Primero exigimos el autocultivo en la regulación nueva de esta ley, que está bastante difícil. Si no sale el autocultivo, que no se regule esa ley porque la ley la van a regular para el comercio. Yo quiero el cultivo, que me aseguren que voy a poder cultivar la medicina de mi hijo, que es la única que le hace bien. No tengo posibilidad de ir a comprarla a la farmacia y andá a saber cuándo va a pasar eso".

Conocé el documento sobre el autocultivo y procesamiento de Profesionales de la Salud por el Cannabis Terapéutico:

La imperante necesidad de un cambio

Marcos Torti Iermini, abogado e integrante de RESET - Política de drogas y Derechos Humanos -, dio su opinión del caso Ivana Martínez, y las fisuras de actual ley 27.350:

"El caso de Ivana es un claro ejemplo de la falta de una regulación integral sobre los usos terapéuticos de la planta de cannabis en la Argentina, y lo anacrónica que resulta la ley penal respecto a las políticas de drogas en la actualidad. A casi tres años de la sanción ley 27.350 de investigación médica y científica de los derivados de la planta de cannabis, el panorama no se aclaró y aún hoy se mantiene la incertidumbre.

El autocultivo quedó vedado a pesar del reclamo de miles de personas, y todas aquellas que lo llevan adelante porque encuentran en la planta una respuesta a sus dolencias son criminalizadas, corriendo el riesgo de ser allanadas, detenidas y hasta condenadas con penas totalmente desproporcionadas según la ley de drogas 23.737 o el Código Aduanero (como en el caso de Ivana).

La ley 27.350 se reglamentó en septiembre del 2017 con meses de retraso, y al mismo tiempo, el Ministerio de Salud dictó una Resolución limitando la inscripción al Programa Nacional para casos de epilepsia reftactaria, y con ello, el consecuente acceso a los derivados de la planta de cannabis. Esto no hizo más que empujar a las personas con enfermedades o patologías que afectan gravemente su salud a la ilegalidad, y por el simple hecho de querer mejorar su calidad de vida.

Que hoy en día una madre tenga que acceder a la importación de semillas porque sus posibilidades se vieron restringidas por una normativa defectuosa, e incluso sea sometida a un proceso penal por eso, demuestra la imperante necesidad de un cambio sustancial en materia de políticas de drogas en el país, y en específico respecto a la regulación de la planta de cannabis".

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados