Tras la confirmación de dos casos positivos de coronavirus entre integrantes de la comunidad menonita de San Luis, integrantes de la colonia aseguran que están siendo estigmatizados y que están perdiendo una gran cantidad de ingresos

Tras la confirmación de dos casos positivos de coronavirus entre integrantes de la comunidad menonita de San Luis, integrantes de la colonia aseguran que están siendo estigmatizados y que están perdiendo una gran cantidad de ingresos.

Los habitantes de Nueva Galia, que resultó ser el primer pueblo de la provincia aislado por completo, en el contexto de la pandemia, viven días de inquietud por la paralización de su actividad productiva, que por el aislamiento los obliga a "tirar 3.500 litros de leche por quincena" y dejar de ganar los 800 mil pesos que suman a sus ingresos.

La comunidad está integrada por 70 familias distribuidas en las colonias de Santa Rita y Santa Clara, que comparten 9.500 hectáreas de un campo llamado El Tupá, en el que se instalaron en 2016, luego de vender todo lo que tenían en el Estado de Chihuahua, al noroeste de México, para "comprar estas tierras en el sur de San Luis" y establecerse como colonia menonita, a 265 kilómetros de la capital provincial.

Uno de estos pobladores es Abraham Blatz, que mostró su preocupación por el aislamiento, que les propone un panorama "complicado" porque sobreviven de lo que producen y hoy no pueden "traspasar la tranquera del campo".

ADEMÁS:

Desde este lunes rige el Certificado Único para Circulación

Autorizan el ingreso de un crucero y el desembarco de sus tripulantes

Los menonitas establecidos en San Luis son productores por excelencia de derivados de la leche: 40 de las 70 familias se dedican a esa actividad que comienza "cada día a las 7 de la mañana". "El resto hace carpintería, trabajan el hierro, el zinc, hacienda de cría y agricultura", agregó Blatz.

Si bien viven su cultura de manera diferenciada en el marco de la globalidad, mantienen contacto con los pueblos vecinos y las ciudades de la provincia debido a que su producción cruza fronteras y es por eso que temen que sus relaciones se vean "afectadas".

No esperaban que los síntomas de un resfrío en una familia que había recibido visitas desde México desembocara en positivos de coronavirus y por eso recurrieron al centro de salud para monitorearse, como lo hacen habitualmente. Fue ahí que se encendió la alarma de la pandemia y otros once integrantes de la comunidad fueron testeados.

Un niño y un adulto resultaron contagiados, pero fueron tratados en su casa. Si bien los restantes análisis dieron negativo, quedaron totalmente encerrados hasta ayer, cuando pasaron a una etapa menos rigurosa de aislamiento.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados