Una marca holandesa difundió imágenes como respuesta a todas las publicidades en las que la mujer es mostrada como objeto. Y esto sucedió.

Una campaña de la marca Suistudio, perteneciente a Suitsupply (fundada en Ámsterdam en 2000 y presente hoy en quince países) puso a los hombres en un en un papel históricamente relegado a las mujeres: el de mejor objeto decorativo.

La última campaña de la marca muestra a varias mujeres luciendo trajes de la nueva temporada que posan de forma algo antinatural junto a hombres desnudos a los que casi nunca se les ve la cara. Como cosas que son, no tienen cara, ni nombre, ni historia. Como muchas mujeres en la historia de este tipo de anuncios.

contra campaña 2_result.jpg

La propia marca parece hacer esto para enmendar las críticas que recibió en el pasado por sus imágenes con alta carga sexual y, en ocasiones, acusadas de machismo. Como prueba esta, en la que el muñeco de un hombre se cuelga del tanga de una modelo en lo que parece un intento por quitárselo (aunque la marca aclaró que, precisamente, ese muñeco era representado como propiedad de la mujer, sin ningún tipo de poder ni mando sobre ella).

Como la campaña se dio a conocer en la cuenta oficial de Instagram de la marca, los comentarios mostraron todo tipo de reacciones: desde "¡absolutamente brillante!" hasta los que aún no se enteraron de la verdadera intención de la campaña. Un mensaje lo deja en evidencia: "Si esto fuera al revés, con la mujer sobre el sofá y el hombre sobre ella, los grupos de feministas saltarían con sus críticas. ¡Esta doble moral tiene que terminar!". Una mujer le respondió: "¿Te refieres, por ejemplo, a todas las demás campañas que existen? Obviamente esta es la manera de responder".

contra campaña 3_result.jpg

Aparecen en esta nota: