El país norteamericano registró 1.011 fallecidos y un récord de 61.790 contagios por la COVID-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

El alarmante repunte de contagios por la COVID-19 en Estados Unidos ha forzado a varios estados a dar marcha atrás en su proceso de reapertura ante la presión sobre el sistema sanitario y, por primera vez, el presidente Donald Trump se ha mostrado dispuesto a llevar una máscara.

Estados Unidos registró este jueves 1.011 fallecidos y un récord de 61.790 contagios por la COVID-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

En 15 de los 50 estados del país el virus se encuentra en “expansión acelerada”, y en otros cinco la situación es de alarma: Arizona, Florida, Luisiana, Carolina del Sur y Georgia, según las autoridades sanitarias.

“Más que dar marcha atrás hacia una reclusión completa, creo que necesitaríamos más bien lograr que los estados pongan en pausa su proceso de apertura”, afirmó este jueves el doctor Anthony Fauci, epidemiólogo de la Casa Blanca.

Texas, California y Arizona volvieron hace una semana a decretar el cierre de restaurantes y bares ante el creciente número de contagios, y Nevada ha tomado hoy la misma decisión ante el alarmante repunte en casos confirmados.

La fuerte polarización política que vive EE.UU. ha afectado la capacidad de respuesta sanitaria, puesto que el Gobierno federal ha delegado en los estados las medidas de control.

El propio presidente Trump ha añadido confusión al mantener su escepticismo ante los sanitarios y poner en duda las recomendaciones más estrictas de Fauci y otros expertos.

“El doctor Fauci es un buen hombre, pero ha cometido muchos errores, por ejemplo, no tienes que prohibir la llegada desde la muy infectada China. Lo hice de todas formas, y hemos salvado cientos de miles de vidas”, dijo el mandatario en una entrevista con la cadena Fox sobre su decisión de restringir la llegada de viajeros desde el gigante asiático.

POR PRIMERA VEZ, TRUMP CON MÁSCARA

No obstante, y en una rectificación poco habitual en él, Trump anunció por primera vez su intención de llevar máscara en su visita a un hospital militar Walter Reed, a las afueras de Washington, este fin de semana.

Hasta ahora, se había negado a ello y había cuestionado su eficacia.

“Creo que está bien llevar máscara si he hace sentir cómodo. Voy a ir al Walter Reed a ver a algunos de nuestros grandes soldados que han sido heridos. Algunos gravemente heridos. Y también a algunos de nuestros trabajadores del COVID, gente que ha hecho un gran trabajo”, explicó en la misma entrevista.

“Y espero llevar una máscara cuando vaya -agregó- Estás en un hospital así que es una cuestión apropiada”.

El balance provisional de fallecidos -133.106- ha superado ya la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados