Con un flequillo transgresor para la época, Rubén Luis Di Palma debutó siendo un pibe en el Turismo Carretera. Los 19 años de entonces lo llevaban a medirse con grandes en jerarquía, triunfos y años… En el año 1963, se conocieron mutuamente con el Turismo Carretera y el 31 de mayo del año siguiente llegó su primera victoria arriba de una cupé Chevrolet, y que mejor que debutar como ganador en sus pagos, Arrecifes.

Con un flequillo transgresor para la época, Rubén Luis Di Palma debutó siendo un pibe en el Turismo Carretera. Los 19 años de entonces lo llevaban a medirse con grandes en jerarquía, triunfos y años… En el año 1963, se conocieron mutuamente con el Turismo Carretera y el 31 de mayo del año siguiente llegó su primera victoria arriba de una cupé Chevrolet, y que mejor que debutar como ganador en sus pagos, Arrecifes.

A los 19 años y siete meses se convirtió en el piloto más joven en ganar en el TC, marca recién superada no hace mucho, 54 años después cuando ganara Juan Tomás Catalán Magni los 1000 Kms de TC en Buenos Aires como piloto invitado de Juan Manuel Silva.

La extraordinaria historia de Luis en el mundo de las carreras de autos comenzaba a edificarse y alcanzaría enorme altura hasta convertirse en uno de los ídolos más queridos y populares no sólo del automovilismo nacional, sino también del deporte argentino.

Una campaña deportiva vasta y rica en matices y grandes triunfos no sólo en el TC, que tuvo su último halago como vencedor 13 de septiembre de 1998 con aquel Falcon en la carrera corrida en Buenos Aires, convirtiéndose así el único piloto hasta la actualidad en ganar al menos una carrera con las cuatro marcas (Ford, Chevrolet, Torino y Dodge) y el ganador con mayor edad (53 años y 238 días). Su última carrera la corrió el 28 de mayo de 2000 en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez con un Ford, para cerrar una campaña en TC en el que ganó 103 veces.

Nacido el 27 de octubre de 1944 donde sino, en Arrecifes, Luis, como todos lo conocieron, vivió una vida plagada de vaivenes, una vida sin respiros, a fondo. Desde chico se acercó a los fierros hasta aquel fatídico sábado 30 de septiembre de 2000 cuando murió a los 55 años, al desplomarse a tierra el helicóptero que tripulaba en soledad de regreso de Santa Rosa, La Pampa, adonde había ido a dar una mano a su hijo Marcos quien participaba en una carrera de Top Race. Al volver hacia Arrecifes, la caída del helicóptero encontró su doloroso final en un campo de Carlos Tejedor.

Luis, el "Loco" Di Palma, fue uno de esos pocos, que rompieron el molde en todo lo que afrontara en la vida en la que conoció bien de cerca el significado de la palabra idolatría por eso de entregar hasta la última gota de esfuerzo arriba de un auto de carrera. Legado que tomaron sus hijos José Luis, Patricio Marcos, Andrea y que continúan sus nietos Josito y Stefano.

"La familia automovilismo" que desde abajo y desde su amor, también cimentó María Cayetana Lo Valvo (sobrina del ilustre Angel Lo Valvo, uno de los pilares del TC, campeón 1939), "Tana", la esposa de Luis y madre tan apasionada como cada uno de los Di Palma por el automovilismo, donde el apellido ha llegado a constituirse en uno de los más ilustres y que despierta más apego en los hinchas del automovilismo.

Tanto se ha hablado y escrito de las conquistas deportivas de los Di Palma con Luis a la cabeza que sin embargo vivió en el Loco como en sus hijos y nietos un espíritu solidario que no tanto han sabido porque no han sido de hacerlo saber prefiriendo en muchos casos el anonimato más allá de que luego trascendieran gestos solidarios y ética con sus colegas, priorizando en casos una relación de amistad o camaradería a lograr un título. Tuvo golpes pero siempre supo rehacerse. Fue el primer representante de un clan con tres generaciones de pilotos cuyo bien de familia parece interminable.

Sanguíneo, visceral, de ir siempre para adelante en las carreras como en la vida donde no le faltaron duros tropiezos que nunca lo hicieron retroceder. El momento más importante en la vida del Loco lo vivió en los años 70 cuando salió campeón en TC (1970 y 1971), Sport Prototipos (1971 y 1972) y Fórmula 1 Mecánica Argentina (1974), todos los casos con el respaldo del genial Oreste Berta atrás. Fruto de su propia factura, años más tarde se consagró campeón de TC 2000 (1983) categoría en la que fue uno de sus pilares, sus precursores, y en Supercart (1993), incursionando fuerte también en la Fórmula 2 Codasur, que supo adquirir relevancia.

Y si hay que hablar de los pasos internacionales de Luis, no pocos en aquella etapa de plenitud, lo vieron como un posible argentino a correr en Fórmula 1, objetivo que Luis nunca se propuso. Para él su mundo en el automovilismo estaba en la Argentina, junto a los suyos, y dando rienda suelta a su inagotable capacidad y ganas por trabajar y por innovar.

Tuvo de todas maneras experiencias en el exterior, como cuando intervino en 1969 en la memorable Misión Argentina a las 84 Horas de Nürburgring, la de los tres Torino que manejaron los mejores corredores nuestros de entonces, bajo la batuta del más grande, el Chueco Fangio y con Berta a la cabeza de la parte técnica. Luego entre 1970 y 1972 participó de los 1000 Kms de Buenos Aires con el Berta LR, el famoso auto hecho por Berta para medirse con los gigantes de entonces, Ferrari, Porsche y los mejores pilotos del mundo. También se dio el gran gusto de correr una de las carreras más emblemáticas, las 24 Horas de Le Mans; fue en el año 73 y lo hizo compartiendo la butaca de una Ferrari 365 con su vecino arrecifeño Néstor Jesús García Veiga. Y para que no le quedara renglón sin escribir, se subió en dos años (1983/1984) a un Audi Quattro para correr el Rally de Argentina por el Mundial y años antes en Estados Unidos corrió en la F-5000 con un chasis hecho por Berta con motor Chevrolet.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados