En los tribunales de Morón comenzó a ser juzgado Cristian Halliú, acusado de haber matado a Cintia Laudonio en marzo de 2016. Podría ser condenado a reclusión perpetua.

El 6 de marzo del año pasado, Cintia Laudonio, de 34 años, descansaba en el dormitorio de su vivienda de Castelar. Estaba junto a sus tres hijos, de 11, 9 y 6 años. Todo se convirtió en un horror cuando su ex pareja, Cristian Halliú, de 37 años, irrumpió en la habitación y la mató de siete puñaladas, delante de los menores. Esta semana comenzó el juicio oral contra el sujeto en los Tribunales de Morón, y podría derivar en una condena a reclusión perpetua.

Al debate Halliú llegó detenido y acusado del femicidio. Al momento del hecho estaba separado de la víctima y saltó las rejas de la casa de la víctima, ubicada en la calle Curutchet.

El juicio se inició este lunes en el Tribunal Oral Criminal 4 de Morón, con testimonios de peritos, efectivos policiales y familiares.El crimen ocurrió a las 4.20 en la casa en que la víctima vivía con sus tres hijos, ubicada en Curuchet 1630.

Violentó una ventana

La mujer estaba durmiendo con los menores, dos niñas de 11 y 9 años y un varón de 6, cuando el acusado de femicidio llegó a la vivienda en un auto del que se bajó en la puerta, saltó las rejas de hierro del frente de la casa y violentó una ventana para poder entrar. Luego le aplicó siete puñaladas delante de sus hijos.

El sujeto, Halliú, está detenido desde que sucedió el episodio. Es el padre del hijo varón de Cintia. En la primera jornada del juicio, a cargo de los jueces Carlos Torti, Rodolfo Castañares y Pedro Rodríguez, declararon el padre de Cintia, la pareja del padre y un remisero, indicó el portal Anticipos.Halliú está imputado del delito de “homicidio doblemente agravado” por los incisos 1 y 12 del artículo 80 del Código Penal, es decir, por el vínculo por ser la víctima una ex pareja, y por haber causado sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación. Puede ser condenado a prisión perpetua.

El acusado de cometer el crimen trabajaba como supervisor de ventas de electrodomésticos en un hipermercado, y fue detenido en la casa de su abuelo, en la localidad balnearia de Mar de Ajó, desde donde el personal policial lo trasladó hasta los tribunales de Morón.Halliú fue detenido por el delito de “homicidio doblemente agravado” por los incisos 1 y 12 del artículo 80 del Código Penal, es decir, por el vínculo -por ser la víctima una ex pareja-, y por haber causado sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación.

En tanto, fuentes policiales indicaron que al ser revisado por los médicos de la fuerza tras su detención se determinó que el imputado presentaba varias escoriaciones, principalmente en el cuello. También contaron que dentro del Peugeot 206 negro, patente LCU530, secuestrado a Halliú, se halló un frasco con veneno para ratas que el propio imputado dijo que había ingerido con intenciones suicidas.