Con el 20-10 sobre Tala, el equipo de Don Torcuato agrandó su vitrina con una nueva Copa. "Volví a mi casa para ir disfrutando día a día y éste es el premio al esfuerzo", remarcó el ex Puma Santiago Fernández, feliz por el título.

En medio de la marea auriazul que cubre La Catedral se lo puede ver, ondulante, a Hernán Senillosa, el ‘pibe‘ de 39 años que no para de festejar, el eterno ‘Chori‘, máximo símbolo de este Hindú que continúa haciendo historia (el ex Puma sumó su 15º título).

A su lado pasa Joaquín Díaz Bonilla, otro emblema auriazul; Tito, el de las tardes gloriosas en esas últimas jugadas con sabor a epopeya. Y como una ráfaga se les suma Sebastian Cancelliere, el futuro que ya es presente intenso, el chico que a los 23 años se convirtió en el tryman de este equipo. También se abraza con todos Gonzalo Delguy, exultante, que después alzará la copa para la foto que eternizará el nuevo capítulo de gloria.

Ahí van De la Fuente; Sebastián Fernández, otro histórico de Torcuato que pegó la vuelta; Augusto Faraone, Severiano Escobio, Pablo Henn, Bautista Alvarez, van ellos y va todo el plantel, con el pecho atravesado de felicidad auriazul porque Hindú es tricampeón del Nacional de Clubes.

Porque el 20-10 sobre los cordobeses de Tala le puso la corona de indiscutido rey a un equipo que ya es leyenda en el rugby argentino. Un equipo moldeado por los hermanos Juan de la Cruz y Nicolás Fernández Miranda junto al Ruso Lucas Ostiglia. Un club que, con ocho títulos, es el más ganador del máximo certamen de la UAR.

Fue duro el arranque del partido para Hindú, pero pese a la presión de los cordobeses y a las amarillas de De La Fuente y Alvarez, se las ingenió para ponerse 10-0 al frente con un penal de Tito y un try de Seba Cancelliere. Aunque Tala no se amilanó y logró el empate para irse más tranquilo al descanso. En el complemento, se jugó casi siempre en territorio de la visita. Hindú se pareció más al Hindú de sus mejores épocas -aunque en una versión no tan fina- y después de que Tito rompiese la igualdad con su efectividad a los palos, un try de Juan Ignacio Martínez Sosa abrió la luz que sería decisiva en el partido. Tala se resignó y entonces solo hubo que esperar la chicharra para que el Elefante saliera a dar otra vuelta.

‘Es una alegría muy grande porque esta institución es todo para mí. Volví a mi casa para ir disfrutando día a día y este es el premio al esfuerzo‘, manifestó el ex Puma Santiago Fernández, quien retornó a Hindú después de siete temporadas en el rugby europeo.

‘Lo ganó el club, porque más allá del equipo empujaron todos y se pudieron de nuestro lado. Esta vez hubo más corazón que juego‘, señaló por su parte Pablo Henn, autocrítico aún en medio de los festejos. ‘Presionamos, tackleamos y aprovechamos los momentos clave. Estas finales son así‘, afirmó Sebastian Cancelliere, quien agregó: “Estos partidos hay que ganarlos más que jugarlos. Aprovechamos lo que tuvimos para aprovechar. Defendimos todo el partido con los delanteros e hicimos mucho desgaste a la hora de la defensa con ellos”. Voces del Hindú supercampeón.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados