El 21 de diciembre del 2000 Fernando de la Rúa se consagró como el jefe de Estado más confundido de la historia nacional y como el mayor papelón en vivo jamás protagonizado por un presidente argentino. Calificarlo de confundido es casi generoso. Fue un bochorno entre cómico y dramático, una especie de sainete no guionado, que marcó el comienzo del fin de su reducida gestión de dos años. Un presidente que visitaba un estudio de TV, que no daba respuestas coherentes, y que, al final de la entrevista, no encontraba la salida del set. Todo organizado por el secretario de Medios de su gobierno y posterior funcionario macrista, Darío Lopérfido.

Abundancia de confundidos de todos los sectores

La Argentina es un país donde abundan los confundidos que, generalmente, son dirigentes. Por esto, en gran medida se explica la decadencia nacional. Si conduce alguien sin rumbo, se llega a cualquier lugar menos al correcto.

Si al cambio de gobierno operado en diciembre de 2019, se le suma la pandemia y el consiguiente aislamiento, es lógico que el país esté más confundido que de costumbre.

En ese contexto, están los quieren un Estado omnipresente pero con libertad de mercados y los que apoyan el liberalismo, pero proponen medidas prebendarias para las empresas y el campo.

Los que reclaman que el Gobierno termine con los subsidios, pero siguen cobrando el ATP y se inscriben en una moratoria generosa. Y los que quieren regalar tierras a mapuches, personas sin techo y hasta empresarios, pero que ello no genere la respuesta de los damnificados.

"El Papa tiene la culpa de todo"

A la cabeza de las confusiones nacionales está la constante atribución de responsabilidades en el descalabro argentino al Papa Francisco que, como todo confundido que se precie sabe, es "el Perón de Santa Marta".

Esta confusión se basa en la enorme boludez de ciertos críticos y críticas de Bergoglio que no pueden soportar que sea el argentino más importante de la historia de la humanidad y, que además, no les de pelota. Se preguntan cómo puede ser que pierda el tiempo en recomponer relaciones con China, discutir con Trump su política migratoria, hablar de la paz mundial con Vladimir Putin o escribir "Laudato sì" (la primera encíclica sobre Ambiente de la historia), entre otras "frivolidades", mientras no los llama a Santa Marta (sí, les gustaría que el encuentro con ellos se haga en el aposento privado del Papa, nada de la Biblioteca, ni audiencias formales como a cualquier desconocido).

"El Papa no viene a la Argentina porque no quiere la unidad nacional", dicen algunos extraviados. Otros sostienen que "si viene el Papa va a quedar claro que no logrará la unidad nacional".

"El Papa es peronista por eso recibe solo a peronistas y apoya a Cristina", dicen los más boludos. Francisco recibió a Santa Marta a casi toda la cúpula del PRO, incluido Mauricio Macri, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, el senador Esteban Bullrich, y a tantos otros dirigentes "amarillos". Frente a esta evidencia, los boludos suelen responder: "Si, pero a Mauricio lo recibió con cara de culo, mientras que a Cristina le sonreía todo el tiempo". Está claro que para el boludo no hay razón que valga.

Como era lógico suponer, el macrismo y el gorilismo en general, acusaron al Papa de las ocupaciones ilegales de las tierras y se basaron en una serie de suposiciones e informaciones falsas.

Y lo ubicaron como el impulsor de la ocupación del campo de la familia Etchevehere en Entre Ríos y de las 100 hectáreas de Guernica en la provincia de Buenos Aires. Es más, aseguraron que Francisco bancaba a Juan Grabois, el impulsor de la intrusión del campo entrerriano "Casa Nueva" de la mano de Dolores Etchevehere y de las tomas de tierras en el Gran Buenos Aires.

Pero la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) -que como corresponde sigue la lìnea impuesta por el Papa- emitió un comunicado de repudio a las ocupaciones que estàn lideradas por Juan Grabois, otro gran confundido que no cuenta con el aval de Bergoglio a pesar de que muchos boludos aseguren lo contrario.

Guernica.jpg
La obra Guernica de Picasso que nada tiene que ver con la ocupación de tierras de la localidad bonaerense homónima (pero estamos hartos de las fotos de casillas y policìas)
La obra Guernica de Picasso que nada tiene que ver con la ocupación de tierras de la localidad bonaerense homónima (pero estamos hartos de las fotos de casillas y policìas)

De "Argenzuela" al Estado de derecho liberal en menos de 24 horas

Pero la "Argenzuela" de la inseguridad jurídica, de la toma de tierras, de la violación del derecho de la propiedad, supuestamente propiciada por Alberto Fernández y Cristina, con el apoyo del Papa Francisco, dió un giro de 180 grados en menos de 24 horas: La Justicia entrerriana dispuso el desalojo del campo de la familia Etchvehere y en Guernica, el inefable Sergio Berni, con más de 4.000 policías, helicópteros, cuatriciclos, gases y balas de goma, rajó (en menos de 4 horas) a los ocupantes de los terrenos del municipio de Presidente Perón.

De repente, volvió la seguridad jurídica, Cristina y Alberto se convirtieron al libre mercado y el Papa dejó de apoyar a Gabrois....O, lo más probable, todas las especulaciones previas fueron "relato" opositor fruto de la confusión y la falta de información.

¿Y si el FMI desembolsa los 11.000 millones de dólares pendientes del crédito que le otorgó a la confiable administración de Juntos por el Cambio? ¿Qué pasaría? ¿Kristalina Georgieva (directora del FMI) sería una peroncha? Y lo que es peor, la manejarían desde la Unidad Básica de Ciudad del Vaticano (Partido de La Matanza)

Lilita y el conejo.jpg
Elisa Carriò en su residencia de Capilla del Señor (El conejo rosa forma parte de la decoración del jardín)
Elisa Carriò en su residencia de Capilla del Señor (El conejo rosa forma parte de la decoración del jardín)

"Lilita" ningunea a Macri y se queja porque el pueblo no le dio la "oportunidad" de ser presidenta

Luego de la reaparición de Macri, hace dos semanas, hubo otro reaparición pública notable: Elisa "Lilita" Carrió otorgó varias entrevistas durante las cuales justificó su regreso en la necesidad de "salvar la República". ¡Gracias Lilita Dios y la Patria se lo agradecerán siempre! Aunque no está claro que pasará con el apoyo que le dió antes de las elecciones de 2015 y hasta la semana pasada a Macri. Millones de desagradecidos seguro que no le reconocerán ningún mérito.

Lilita aclaró que "Ahora estoy enojada con Macri porque me faltó el respeto, ya fue" (sin más precisiones, por lo que debe estimarse que se siente como la mayoría de los argentinos afectados por la presidencia de Mauricio) y que su candidato es Horacio Rodríguez Larreta (ojo con faltarle el respeto). Y para marcarle la cancha a todos los "amarillos" los citó a una reunión en su casa de Capilla del Señor. Sugerencia: sería recomendable que cite a domicilios más cercanos a los miembros de Juntos por el Cambio. Son fuertes en Capital y algunos partidos bonaerenses, como San Isidro y Vicente López. ¿Qué tal un departamento en Recoleta o en Olivos?

Mejor que Lilita no te ayude

En su raid por algunos medios, Lilita vaticinó que el situación económica se agravaría, que las tomas de tierras se iban a generalizar, y que el descalabro se acentuaría. Pero en las siguientes 48 horas de su discurso, le fallaron las predicciones como a astróloga improvisada: rajaron a los ocupantes de Guernica y del campo de "Sagrada" Familia Etchevehere (cuyos inodoros fueron mancillados por seguidores de Grabois), la Conferencia Episcopal Argentina rechazó las ocupaciones ilegales de tierras y el dólar blue bajó unos 25 pesos.

En su discurso mediático, Elisa Carrió dijo que Cristina Fernández "vació de poder a Alberto Fernández" y que éste estaba "delarruizado" (en alusión a la desastrosa presidencia de Fernando de la Rúa que duró dos meses). Pero después de "tirarlo debajo del tren" dijo: "Alberto es mi presidente" y lo apoyaré. Ante semejante contradicción, cerramos esta columna de humor (es solo humor) con un eslogan de campaña para la "abanderada de los amarillos": "Lilita confusión, conducción de la Nación"

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados