Sampaoli no quería interrumpir la preparación para ir al Vaticano y le incomodaba el amistoso en Israel. Un protocolo inconcluso lo libró de Roma y las amenazas, de Medio Oriente.

El cuerpo técnico asumió con resignación algunas cuestiones relacionadas a la gira previa al mundial. No querían la escala en Jerusalén para jugar ante Israel y si bien no hubo oposición a la posibilidad de visitar al Papa en un encuentro privado, la AFA fue notificada de que no cancelarían un entrenamiento para viajar al Vaticano.

Con firma del preparador físico Jorge Desio, los responsables de la comitiva recibieron la rutina pautada para la estadía previa al Mundial. El encuentro con el Papa no estaba confirmado cuando la delegación partió a Barcelona.

El cuerpo técnico no fue notificado sobre ninguna fecha en el calendario para encontrarse con el Sumo Pontífice, pese a que desde el Vaticano aseguraron tener una cita pautada hace más de 30 días. Del mismo modo, la promocionada visita de Lionel Messi al Muro de los Lamentos, no estaba programada oficialmente.

La idea de jugar ante Israel en Medio Oriente no era del agrado de Sampaoli, pero no se opuso por la conveniencia económica que suponía el encuentro. Sin embargo, la postura radical palestina que regó las redes sociales con promesas de quema de camisetas argentinas y la posibilidad que la presentación del seleccionado pueda provocar atentados fue la excusa perfecta con la que el plantel manifestó su temor por jugar en la región. Por una cuestión de seguridad, el cuerpo técnico consiguió desactivar un viaje que no le interesaba.

LEA MÁS:

La AFA estuvo de acuerdo, pero el cachet es tan suculento, que esperan poder cambiar la sede -aunque ello suponga una baja sensible de los ingresos- para poder cobrar un dinero que ya contaban adentro. La posibilidad de jugar en Barcelona fue descartada hace tiempo por la lectura que hacían en España; creían que se trataba de un apoyo expreso a Catalunya y su lucha independentista.

En silencio y sin exponerse, Sampaoli consiguió que dos cuestiones en las que no estaba interesado, salieran de la agenda. Mientras tanto, en la Casa Rosada tienen que dar explicaciones por la ausencia del Seleccionado en Jerusalén, un detalle que el presidente Mauricio Macri había prometido en su reinicio de relaciones carnales con Estados Unidos, al prometerle a Donald Trump la presencia de Argentina con su equipo mundialista, en lo que el mundo señala como una provocación del país del norte al mudar su embajada al territorio que ocupa el gobierno israelí.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados