La joven madre de la joven aseguró que no noto bien a su hija. "La vi afligida porque empezó a declarar y estaba asustada", aseguró.

A seis días de la segunda desaparición de la adolescente Nadia Rojas, que se produjo pocas horas antes de su traslado previsto desde un refugio oficial para declarar como víctima de presunta trata, no se sabe nada de ella, en tanto la madre recordó que la última vez que la vio, hace una semana, la adolescente le dijo que tenía miedo.

Elena Rojas, la madre de Nadia, expresó a la agencia Télam que la última vez que pudo visitarla, cuando estaba en el refugio de puertas abiertas de la ciudad de Buenos Aires, el martes pasado, “la vi afligida porque empezó a declarar y estaba asustada. Cuando me vio me dijo: ’Mamá tengo miedo’”.

“Después no la pude ver más porque la trasladaron a un refugio de alta seguridad y me dijeron que ni yo podía saber dónde estaba, y dos días después me informan que se había escapado; cómo se va a escapar si estaba bajo el cuidado de ellos y en un lugar seguro”, dijo la mamá.

LEA MÁS:

En este sentido, la docente Amanda Martín, secretaria adjunta del gremio docente Ademys, que acompaña los reclamos de la mamá de la adolescente de Villa Lugano ante la justicia, señaló que Nadia “había comenzado a dar testimonios ante un equipo de psicólogos sobre las situaciones que vivió cuando estuvo desaparecida un mes”, entre el 9 de junio y el 12 de julio.

“Ahí ella habla de situaciones de abuso e identifica personas y por eso se toma la decisión judicial de trasladarla al refugio de máxima seguridad, y de ahí desaparece por segunda vez”, añadió.

Además, indicó que “nos resulta muy sugestivo que cuando se empieza a avanzar en la causa y Nadia puede hablar, desaparece, por eso hacemos un señalamiento a la justicia, al Estado en su conjunto que es responsable de la situación, nuestra denuncia es fuerte porque es fuerte lo que pasa en el barrio”.