El joven de 24 años, hijo de una fiscal, subió a las redes sociales un mensaje en el que se defiende de una denuncia que realizó contra él una ex novia

Las redes sociales explotaron cuando Rodrigo Erguillor, de 24 años, subió a su perfil de Instagram un descargo sobre una acusación de abuso sexual que recibió por parte de una joven de 22, oriunda de Ituzaingó. La causa, que fue caratulada en un inicio como “intento de homicidio”, ostenta ahora el título de “averiguación de delito” y recayó en el Juzgado Nº 48 de Alicia Iermini y la Fiscalía Nº 22.

Erguillor es hijo de la fiscal Paula Martínez Castro, fiscal de ejecución penal de Lomas de Zamora que pertenece al movimiento Justicia Legítima; y se lo conoce como “el cheto de Banfield”, dado su localidad de origen aunque ahora se dedica a trabajar como relacionista público en boliches como “Jet”, de Costanera.

La denuncia data del pasado 15 de noviembre y se viralizó a través de las redes sociales dos días después. De acuerdo al relato de allegadas de la denunciante, él la pasó a buscar por la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) pero luego le pidió que vaya ella porque estaba con un amigo en su casa y no podía salir. De acuerdo al expediente, Erguillor la habría incitado a mantener relaciones sexuales sin protección (preservativo) y al negarse, él la insultó. La situación se puso realmente densa cuando, tras negarse a fumar marihuana con él, ella decidió retirarse y él no se lo permitió aduciendo que su “amigo tenía la llave” del departamento.

De esta manera, la joven intentó escapar del departamento por el balcón, a pesar de que se encontraba en el tercer piso, pero cómo él trató de impedírselo ella gritó y despertó a los vecinos, que filmaron la escena. Erguillor habría simulado durante el forcejeo intentar salvarle la vida, como si ella fuera una suicida, y luego la ingresó nuevamente al departamento donde habría consumado un abuso sexual.

Rodrigo Erguillor balcón.mp4

Insólitamente, Erguillor se hizo eco de esta denuncia en su contra y procedió a publicar un largo descargo en las redes sociales, en las que trata a su supuesta víctima como una “negra de mierda que quiere sacarle guita”, amén de un sinfín de barbaridades.

Yo soy un chico que tiene muchos problemas y fui a un colegio para chicos especiales. (…) Sigo teniendo problemas mentales, no sé cuáles porque mis papás no me quisieron decir. Por eso, cuando voy por la vida, me chapo modelos, me garcho modelos, me cojo travas. A mí todo me va bien, como tengo problemas mentales… La cuestión es que fui a este boliche, que en la puerta dice que es para chicos con problemas. Entro a “Jet”, ya habrán visto que estoy en un caso judicial, y ahí empecé a laburar en negro y no me garpaban. Y yo le metía minas y de ahí salió esta chica que me garché tres veces”, dice Erguillor frente a la cámara mientras se arma un cigarrillo al que en otro momento de la grabación denomina "faso".

ADEMÁS:

Alexis Zárate quedó al borde de la detención

“Si quieren les cuento la posta, posta. Sino sigan hablando y díganme ´violín´, total no tienen ninguna prueba, no hay ninguna causa en judiciales. La cuestión es que esta mina viene a Jet y ahí no me la chapo. Estaba en la mesa con todos los pibes y me agarré a otra piba. Ella me habla, me ´gedea´ (por “molestar”) por Instagram, por todos lados. Le digo ´venite al departamento en San Telmo´. Ella estudiaba en la UADE, ahora no porque está internada en un neuropsiquiátrico. Sale de la facu, viene, sube y se tenía que ir con una mina, Estábamos así, garchamos una vez, tranca. Volvemos a donde está, me la vuelvo a garchar dos veces más y en la tercera me dice ´acabame en la boca´. Me voy a fumar un pucho y empiezo a escuchar ´¡Salvenla! ¡Salvenla!´”, dijo, siempre en tono de sorna.

Como los vecinos llamaron a la policía, ante los gritos de la joven, en la vereda del edificio se montó un operativo policial. “Yo flashee tipo película Bates Motel, salgo al balcón a ver qué pasa y la veo con una pierna afuera del balcón, a punto de tirarse. Yo le digo que pare. La familia estaba abajo, la policía, empezaron a venir los bomberos con camillas. Yo le decía que no se tire, que nos íbamos a Miami, a Europa, pero no me dejaba agarrarla así que lo único que pude hacer es agarrarla del cuello como se ve en el video y ahí aparecen las feminazis con el pañuelito, son unas mogólicas”, relata.

“Encima de que me están acusando de violador y asesino, sin prueba alguna, todo infundado. Búsquenlo en el código: ´toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario en un tribunal de justicia´. Tenía más fuerza que yo por la adrenalina y yo, con 97 kilos, no podía agarrarla. Se me zaban, era un jueves que llovía una banda. Me chupa un huevo, si me están grabando porque lo que cuento está en la causa que es por “intento de homicidio”. No es ni violación, ni abuso sexual, es intento de homicidio. La mina fue al Argerich y van a ver que la derivaron a neuropsiquiátrico”, dice antes de señalar el nombre de la joven para que sus seguidores puedan ver su Instagram.

“Ustedes me están acusando de algo y la policía me dice ´Flaco, vos sos un héroe´. La salvé, la saqué del balcón. Si yo no estaba ahí, la mina moría. Es más, si era un tipito de ustedes, las larvas con cero músculo, la piba se moría. La piba iba al gimnasio, tenía buen orto. La cuestión: cuando la intento sacar, ahí entra la policía, rompe la puerta. Suben los bomberos, nos atan con dos sogas y ahí entramos. Listo, se terminó, no hay mucho más para contar. (…) Todo lo que están hablando ustedes, sin saber… La piba me mintió y me decía que vivía en San Telmo cuando no (era así). Cuando leí la causa vivía en Ituzaingó. Era una negra que me quiere sacar toda la guita: en lo civil porque en lo penal es imposible demostrar nada", remató.

La denuncia de esta joven hizo resurgir el reclamo de otras mujeres que conoció Erguillor a lo largo de su vida. “Horror. A mí también, cuando tenía 14. Que miedo, Vivíamos en el mismo country. Está loco, siempre se supo. La madre es fiscal y lo saca de todas. No puedo creer que tanta gente hable así de él, y él como si nada. Es muy triste, la verdad”, indicó una joven en Instagram.

Rodrigo Eguillor Instagram (3).jpg
Rodrigo Eguillor Instagram (2).jpg

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados