Tras la reunión entre Nación, Provincia y Ciudad, que no fue fácil, las autoridades analizaron el avance del Covid, tras otra jornada record. Reducir horarios, mayores controles y cuarentena los fines de semana, algunas de las opciones que se barajan.

Cuando a las cinco de la tarde se supo que los contagios por Covid-19 en las últimas horas habían alcanzado la cifra record de 35.543, en la Casa Rosada los despachos ya eran un verdadero hervidero. Desde las 15, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, estaba reunido con sus pares de la Ciudad de Buenos Aires, Felipe Miguel, y de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco. Y no fue una reunión fácil. Hubo mucha preocupación por las restricciones que se aplicarán a partir del próximo viernes y mucha tensión por cómo se repartirán las responsabilidades y las culpas.

"Esto no da para más", dijo Cafiero poco antes de que se conocieran los datos que revelaron que la cifra de muertos también fue record: 745 fallecidos en apenas 24 horas. La gravedad de la situación obligó a los asistentes a esa reunión a darse un plazo de 24 horas para impulsar nuevas propuestas para restringir aún más la circulación y así evitar nuevos contagios.

La idea de compartir iniciativas no radica sólo en una voluntad democrática del gobierno nacional, sino en el deseo de repartir responsabilidades con las provincias. Dicho de manera más simple: desde la Casa Rosada están presionando para que sean las provincias (incluida CABA) quienes tomen más medidas de control, las pongan en práctica y ejecuten los controles necesarios.

"Se está hablando en la misma línea y con el mismo tono con todos los gobernadores", dijo un funcionario de la Rosada que comentó la reunión al término del encuentro.

Sin embargo, hubo un trato especial para un dirigente en particular: Horacio Rodríguez Larreta estuvo ayer en Casa de Gobierno, no para hablar de las medidas para evitar el avance de la pandemia, sino para debatir la coparticipación con los ministros Martín Guzmán y "Wado" de Pedro. Pero su presencia en los pasillos de la Casa Rosada dio lugar a múltiples interpretaciones. Incluso aquellas que señalaban que le devolverían algunos puntos de coparticipación a CABA a cambio de que suspenda las clases presenciales y se sume a modalidad de educación virtual que rige en otros distritos, como la provincia de Buenos Aires.

Las clases presenciales se suspenderán desde hoy en las principales ciudades de Santa Fe: Rosario, San Lorenzo, Rafaela, Villa Minetti y María Teresa. Así lo dispuso el gobernador Omar Perotti, quien también anunció otras restricciones, como el cierre de shoppings y centros comerciales, la prohibición de encuentros sociales y familiares, la suspensión de las actividades recreativas grupales al aire libre y en espacios cerrados, y la limitación de funcionamiento de locales gastronómicos de 6 de la mañana a 19 horas.

Horarios

El recorte de horario de funcionamiento de las actividades gastronómicas de 6 a 19 (ahora es de 6 a 20) es una de las opciones que se baraja también para el AMBA, aunque hay quienes dentro del gobierno prefieren pensar en una suerte de Fase 1 sólo para los fines de semana. Es decir, prohibir todo tipo de reunión social y circulación durante los sábados y domingos, y cerrar también los establecimientos gastronómicos los fines de semana, lo que significaría un colapso para un sector que ya viene duramente golpeado.

Sin embargo, otros miembros del gabinete no están de acuerdo con aplicar más restricciones durante los fines de semana, en especial teniendo en cuenta lo que ocurrió hace apenas 15 días cuando el gobernador Axel Kicillof decidió instalar controles en los principales accesos de Capital a provincia, lo que desató demoras de más de tres horas en la circulación un sábado al mediodía.

Controles

Por eso, hay quienes dentro del gobierno prefieren ensayar un control más férreo en la gente que utiliza el transporte público, lo que implicaría ser más selectivo con aquellos trabajadores que son considerados esenciales y aquellos que son exceptuados. "Hoy, con las restricciones horarias, tenemos grandes amontonamientos de gente a la hora de la vuelta a casa y eso es un foco de contagio", señalaron.

Otra de las alternativas que se discutieron ayer en la enardecida reunión de Cafiero, Bianco y Miguel, fue la posibilidad de restringir aún más el funcionamiento de los comercios que no son supermercados, ni farmacias, ni establecimientos gastronómicos. Pero también analizaron la implicancia económica que esto tendría en los comercios (en su mayoría pymes), que ya vienen muy golpeadas.

Pero sin duda alguna, la estrella de la tarde fue la presencialidad en las escuelas. Desde el gobierno nacional y provincial señalaron que es "urgente" que la Ciudad de Buenos Aires suspenda las clases presenciales atentos al aumento de casos que hubo en ese distrito. "Al final, fueron a la Corte y todo, y nosotros teníamos razón", comentó un funcionario en estricto off the record.

Más allá de las chicanas, en el gobierno nacional apuntan a conseguir la "foto de los tres" para el anuncio del viernes. Se refieren a volver a las épocas en que Alberto Fernández aparecía escoltado por Kicillof y Larreta para hacer los anuncios vinculados con las restricciones a la circulación. Pero eso, aún, no está confirmado. Todo esto ocurrió en una tarde en la que Rodríguez Larreta estuvo en la Casa Rosada y, pese a que ingresó apenas unos minutos antes, ni se cruzó con el Presidente.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados